A propósito de las propuestas

2

 

En estos días es casi imposible no ser repetitivo en los temas, llevamos más de un mes rumiando las mismas cosas tratando de buscarles todos los lados criticables y rescatables para entender por lo menos de qué se trata el asunto. Seguimos preguntándonos qué ha pasado con los 43 normalistas desaparecidos en Ayotzinapa, Guerrero, México. ¿Qué hace que Byron Lima tenga las cámaras detrás de él todo el tiempo? ¿Cómo desmantelar el populismo desde la tecnología? ¿Por qué ahora Whatsapp nos avisa cuando nos dejaron en visto? ¿Por qué Zury Rios quiere que le mandemos nuestros mensajes al 3012 1838?

¿Por qué?

Es decir, cada uno de estos temas es debatido (unos más que otros) y en cada artículo la mayoría de comentarios se dividen en pros y contras, se alejan del contexto al criticar al columnista diciéndole “y usted qué propone”. ¿Oiga usted qué propone?

Las marchas en México y todos los demás países que se han unido para protestar y exigir la aparición de los normalistas dejan un desconcierto que profundiza en tratar de entender por qué el gobierno no soluciona las cosas. Los que no somos parte familiar de estos jóvenes, actuamos de acuerdo a como nuestra conciencia nos exige y si eso significa ir a pararnos con un rótulo y mostrar apoyo incondicional, pues lo hacemos. Pero siendo sinceros, no creo que eso nos quite el sueño, ni dejemos de vivir rutinariamente porque al final de cuentas, ellos -los desparecidos- no son nuestros hijos.

Un periodista detuvo en la marcha a un joven y le preguntó: ¿Tú por qué vienes a esta caminata? Él con esa inseguridad de saber que está siendo televisado dice…”porque no quiero qué me pase a mí”. Seguro que esta es una respuesta a la ligera y egoísta que no propone mayor cosa que el miedo de ser una víctima igual.

Peña Nieto, tuitea que estuvo reunido con los padres de los normalistas y escuchó su dolor, y que hará lo posible por hacer justicia. No veo la propuesta por ningún lado, solo es dar la cara y decir ya sé qué está pasando y los escuché. Seamos felices. Él tiene la autoridad y el teléfono a mano con números de cabecillas y garitas para que en un chasquido se solucione y se sepa lo que pasó. Obvio que protege a alguien más aparte de su trasero, por supuesto.

Ya tiramos la toalla con Byron Lima, le dejamos el terreno de los altoparlantes para que descaradamente desplome la poca credibilidad que teníamos en la autoridad carcelaria. Ni la cárcel es un centro de rehabilitación, ni menos de condena, es un espá de lujos y muchos sabores a mercé de su merced el capitán. El presidente de Guatemala se reserva el derecho de opinión cuando se trata de arreglar este asunto que se le ha salido de las manos (es más nunca lo tuvo). Me preocupa la falta de protagonismo de Otto, una decoración más en el guacamolón, un gasecito apestocito que el viento lleva de un lado a otro mientras todo se cae a su paso. ¡Todo!

Colonias invadidas por pandilleros, gente asustada por no pagar la extorsión, dejan su esfuerzo de años en completo abandono, la mano dura como el eslogan más predicado hace cuatro años, es ahora la bandera de victoria de la 18 y la MS. Esto destroza el mito de que el capitalino es un acomodado que ve solo sus narices, porque ¡ojo señores! en la capital también está la pobreza a unos cuantos pasos del redondel de la Atlántida. Es allá subiendo la “subidita” que el parqueo de la colonia Maya es el punto de inicio de la ruta a la muerte cuando los chóferes manejan su ruletero sabiendo que con muy poca suerte regresarán vivos.

Pérez Molina con esa táctica de inteligencia propuso subirse en un bus así bien discreto y como no quién quiere la cosa, se llevó sus guardaespaldas para ver que tal vive la gente de a pie. Dejemos de quejarnos, él como líder del cambio hizo algo magistralmente técnico para dejarnos saber que el miedo no anda en burro. Desde ahora el transporte será más seguro.

Clavarnos en desarticular el discurso sobre el populismo y la república, que si Platón le dijo a Aristóteles, que si Bernabé le pegó a Muchilanga y etcétera, no es acaso otra fuga más de ideas. Dejamos llevarnos por eso que se llama “no estás en nada” y ellos, los vatos OpusMarro siguen teniendo el poder del discurso cercando a ovejas desprevenidas que creen que el lobo es un ente imaginario, que con declarar un discurso de superación este va a desaparecer. No es sorprendente ver que entre más argumentos que demuestran sus mentiras más se aferran a sus fantasías, les alimentamos la llama de la pasión libertaria. Ellos ya tienen los foros, nosotros construyamos uno con una técnica diferente, no agarrados de figuras como Chávez y Fidel porque eso significa que tenemos que bañarlos, secarlos y presentarlos en sociedad libres de todo pecado y eso mínimo nos va a costar de 100 a 200 años.

Como quién dice dejémoslos en visto, ya Whatsapp nos dio la clave, hagamos veamos y sigamos con nuestra tarea. Pasa, caros míos, que ya vimos que ante los adoctrinados se puede hacer muy poco. Qué tal si seguimos con nuestro plan y los dejamos hablando en la loma o chiflando, digo, para hacer más musical la situación. Aprovechemos los espacios para predicar nuestras ideas, nuestras propuestas lejos de tecnicismos para ver quién dominguee más y a quién se le entiende menos. En la sencillez del discurso está la clave y bueno en los malabares también, pero mientras aprendemos a hacerlos construyamos un nido con herramientas y prestemos atención a los comentarios que generan nuestras columnas.

De no tener la paciencia para escuchar y leer detenidamente, otros la tendrán. Zury Ríos, la hija del genocida, está en plena campaña diciendo lo que todo mundo quiere escuchar y voy a escribirlo… “guatemaltecos hoy lo más importante que se debe saber de un gobernante es si tiene sensibilidad, si tiene honestidad, si tiene vergüenza, si tiene carácter, si tiene conciencia ciudadana […] porque un plan de trabajo o un buen discurso cualquiera lo compra, pero la calidad no cualquiera”. ¡Vamos! Que esto es para enternecer a cualquiera o ponerlo listo con las armas al hombro, bueno usted me entiende, y sobrepensar qué candidato merece la batuta.

¿Qué candidato merece la batuta? Así a ojo de buen cubero, a ninguno se le ve todo lo que Zury propone, supongo que ella está hablando de alguien que no conocemos, un extraterrestre que tiene alma de Mujica combinado con Supermán. Porque es obvio que ella no está hablando de su padre ni del plan de trabajo que lo llevó a la victoria, Victoria también se llamaba el plan que tantas desgracias trajo a nuestros hermanos y del que todavía no nos recuperamos. Victoria que sin querer puso al comandante Tito al frente del batallón y lo trasladó al guacamolón y como me salió en verso, recordemos al buen Bolo Flores. ¡Te saludamos Bolo!

En aquel libro los compañeros el Bolo nos llevó de la mano al nacimiento-tortura-muerte del Patojo, como un ejemplo de esa Guatemala oprimida que nace en la tortura recibe la muerte y vuelve a meterse en esa rueda de opresión viajando en círculos.

No tenemos número al que usted, amigo lector, pueda mandar sus propuestas, esto está mas fácil que lo que propone Zury, en la casilla de comentarios se aceptan las propuestas para armar algo que podría beneficiarnos. Ellos tienen los medios, el billete, la careta y también cargan el genocidio. Pero existe otro lado, el de la población honesta que merece vivir mejor. Qué mas da si aquellos cantan misa, algún día se escuchará el canto de la nueva vía; claro, solo si empezamos hoy a escribir las notas.

Tome el pincel.

Share.

About Author

Brenda Marcos

Nací en la ciudad de Guatemala, emigré a Estados Unidos. Por ahora estudio y trabajo para obtener mi licencia como maestra de lenguaje de señas. Estoy sentada junto al camino que conduce al sueño americano, quizá un día me levante y siga a otros que he visto pasar. Contribuyo escribiendo mis observaciones y me hago los quites con el racismo que pega tan duro por estos lados.

2 comentarios

  1. Mi propuesta es que en nuestras comunidades hagamos conciencia de lo poco que nos queda de algo llamado “país”; enseñar, guíar, y ayudar a recuperar la memoria histórica, demostrar que nuestro futuro está atrofiado si seguimos de brazos cruzados. Aprender a desnudar nuestra realidad para afrontarla y ya no permitir esta maraña de aberraciones que resultan de nuestros políticos.

  2. Juan Carlos Carrera
    Juan Carlos Carrera on

    Me dejas pensando mucho Brenda. Sobretodo en aprovechar los espacios que tenemos para exponer nuestra forma de pensar, de soñar el país que anhelamos, de construir algo mejor.

Leave A Reply