Adiós al caos, adiós a Arzú

0

La caótica Ciudad de Guatemala ha sido gobernada por el político tradicional más emblemático del país desde el retorno de la democracia. Ha permanecido en el poder gracias a las obras de maquillaje, peor es nada dirán, pero lo peor es lo que Álvaro Arzú le hizo a la instituciones del Estado y a la Ciudad más importante del país. El diseño institucional que dejó su presidencia establecieron las condiciones para que se profundizaran y expandieran las redes de corrupción en las instituciones del Estado y ha dirigido una Ciudad que no cuenta con los requisitos mínimos para ser una Ciudad en desarrollo hacia la sostenibilidad. Basta con salir a las calles a observar la urbe y revisar la bibliografía de Centros de Investigaciones de Estudios Urbanos y del Banco Interamericano de Desarrollo -BID- en su sección sobre Ciudades para constatar lo que en este artículo se afirma.

La Ciudad neoliberal es la priorización del capital en detrimento del desarrollo pleno de sus habitantes. Por eso no es una locura pensar que la Ciudad es el reflejo de Arzú, tiene mucho sentido que sea él quien ha dirigido desde hace dieciséis años la Ciudad que prioriza al capital, el lucro personal y a los dueños emergentes y tradicionales del capital en detrimento de la inmensa mayoría de población urbana que todos los días se encuentra con obstáculos para realizar con efectividad lo más básico de la rutina citadina: la movilidad. Y es en estos patrones de movilidad donde también se determinan formas de desigualdad. Las oportunidades de desarrollo no son para los habitantes de la Ciudad, son para sus empresas y sus socios.

La Municipalidad de ser el garante de los asuntos de la Ciudad, terminó siendo contratista de las propias empresas de sus dirigentes y sus socios. Se convirtió en un operador de los objetivos de una empresa o transnacional en el territorio, un administrador de los intereses de los inversionistas de gran escala sin consultar a la población que se desenvuelve constantemente en ese territorio. No existe un sistema de decisiones que permita vincular las demandas ciudadanas con la gestión municipal y que le otorguen a sus habitantes una posición privilegiada dentro de la Ciudad.

Su administración se ha olvidado de la descentralización, de la gestión articulada, transparente y estratégica de lo urbano, lo ambiental y lo fiscal. Y ha consolidado una Ciudad primada que absorbe las funciones de servicios y concentra el poder político y económico que ha ampliado enormemente la brecha en la jerarquía urbana entre la Ciudad Metrópoli y el resto de Ciudades del país, digno suceso de economías dependientes. Ya ni sus hermanos de linaje, de las élites que fundaron la República de Guatemala lo respaldan, se tardaron mucho tiempo pero cada vez se desmarcan más de Arzú porque respaldarlo es insostenible, es avalar la forma deficiente en la que funciona y opera la Ciudad de Guatemala.

La rotación es fundamental para oxigenar las instituciones y pensar de forma diferente su administración cuando está comprobado que el tiempo rebasó una visión de Ciudad que no ha logrado superar problemas básicos que son históricos. Por ejemplo, la solución del problema del transporte y la necesidad de la participación ciudadana en la toma de decisiones de la Ciudad ya eran sus promesas de campaña en 1982 y lo siguen siendo ahora por la simple y sencilla razón de que no han sido resueltos. Ahora resulta que la necesidad de captar votos lo llevo a seguir generalizando el TRANSMETRO meses antes de las elecciones, pero sin atender la planificación trazada por la Multisectorial de Transportes del 2000, no solo por lo tardío sino porque la generalización emula a la forma operativa del TRANSURBANO cuando tendría que ser la del BUS RAPID TRANSIT.

Si en las calles se puso una cuota importante de presión para que Otto Pérez Molina renunciara a la presidencia, en la urnas se pueden poner los votos para que uno de los diseñadores del Estado Clientelar de Guatemala salga del gobierno municipal. No más Arzú, por dignidad y por los futuros humanos que habitaran esta Ciudad de la Nueva Guatemala de la Asunción.

Share.

About Author

Luis Guillermo Velásquez

Latinoamericano y estudiante de Ciencia Política. Concibo en la política desde su enfoque científico y filosófico, los pilares del estudio de la problemática nacional desde una perspectiva histórica y coyuntural.

Leave A Reply