¡Ahí viene Baldizón!

0

Si la memoria no me falla, de pequeño encontré el cuento del pequeño pastor mentiroso que gritaba: “Ahí viene el lobo, ahí viene el lobo”, en aquella publicación Libro Almanaque Escuela para todos. Algo parecido a lo que se relata en el cuento está pasando en el país, solo que en vez del lobo está Baldizón y en vez del pequeño pastor mentiroso está la clasemedia, esta sí, atemorizada.

Pero debo aclarar de entrada: sí, es preocupante que Baldizón sea el candidato que encabeza las encuestas y que ya le “toque” ser presidente, por muchas razones… pero quizás no exactamente por las razones que se dan en los medios de comunicación, las redes sociales (osea pues, en la expresión de la conciencia clasemediera urbana liberal/conservadora de la capital, verá) y las pláticas entre ciudadanos comunes.

El Movimiento Cívico Nacional (de la Marro) está haciendo anuncios a través de la radio que tienen como objetivo claramente a Baldizón, al decir que “a nadie le toca” llegar a la presidencia. El clavo es que están predicándole a los convencidos. Como le tienen mucho miedo a Baldizón (que ojo, tampoco es santo de mi devoción y que, en efecto, le haría más daño a la institucionalidadsi llega a la presidencia) creen que por hacer esta propaganda van a contrarrestar en algo esta tendencia.

Se puede argumentar que cada quien debe hacer lo que su conciencia le dice. Está bien. Pero en términos prácticos, no le están haciendo daño a Baldizón pues su voto no está aquí en la capital, sino en otros sectores.Y para llegar a estos sectores se necesita contrarrestar efectivamente las prácticas clientelares de los demás partidos políticos, lo cual es muy difícil para cualquiera que a estas alturas lo pretendiera hacer.

Además, esta forma de argumentar tiene implícito cierto mensaje: que existen otras opciones para voto, “menos peores”. Lo cual es discutible, dado que la mayoría de partidos funcionan como máquinas electorales con fuentes de financiamiento dudosas. Y uno que otro que se salva de esta caracterización no tiene oportunidades de llegar y tampoco funciona democráticamente.

En el fondo, esta razón esboza el problema nuclear por el que preocupa que Baldizón sea muy posiblemente el próximo presidente del país: por la cultura política que encarna y que, es penoso decirlo, no hemos podido transformar.

Sobre todo, y suena horrible ya lo sé, porque Baldizón es hijo nuestro (con perdón de las eventuales refutaciones de paternidad). Es hijo nuestro porque como país no hemos podido transformar las condiciones en las que se practica la política y les hemos dejado a los políticos toda la cancha que han querido.

Existen responsabilidades diferenciadas. Las élites tienen mayor responsabilidad que sectores en condiciones de vulnerabilidad. Pero eso no quita que como comunidad política hayamos permitido que Baldizón sea a quien “ya le toca” llegar a la guayaba.

Por supuesto que la unión de ciertas fuerzas políticas y algunos eventos pueden impedir que Baldizón sea presidente. Pero de nuevo: las opciones tampoco son muy atractivas.

Suena pesimista ya lo sé, pero no todo es voluntad. No existe una opción política efectiva en este torneo electoral. Si se quiere algo diferente a lo que tenemos ahora, habrá que construirlo para las próximas elecciones.

Share.

About Author

Mariano González

Psicólogo errante por otros campos y quizás errado. Ha llegado aquí por azares del destino y haber recibido privilegios inmerecidos, como comer los tres tiempos. Perpetra algunos artículos y ensayos. Fascinado con la imagen del ángel de la historia de Walter Benjamin, intenta (sin saber si bien), seguir la exhortación de "pasar por la historia el cepillo a contrapelo".

Leave A Reply