Al oído del CACIF, políticos y demás élites

0

Ronalth OchaetaPor Ronalth Ochaeta

El 25 de Abril pasado ocurrió algo impensable e inimaginable para ustedes; el gigante dormido despertó. La sociedad maduró durante los últimos 30 años de democracia, ello implica que para bien del país y para el mal ustedes, tempranamente tenemos que abandonar el modelo de democracia de transición y apostarle a un nuevo modelo de Estado y democracia que sea abierto, plural, democratizado, robusto, transparente, moderno y justo.

El modelo de democracia de transición, lo pactaron los mismos actores que hoy están pactando la estabilidad y gobernabilidad tras la crisis que gira en torno al gobierno de OPM; la crisis ustedes mismos la gatillaron porque han estado en el poder durante tres décadas. El CACIF es tan culpable de la defraudación aduanera como los políticos porque tanto agremiados, políticos y mafiosos se beneficiaron de esa grosera estafa que no empezó con este gobierno, lleva muchísimos años.

La política de seguirnos dando atol y tapar el sol con un dedo, les informo, se acabó. La sociedad ha madurado democráticamente más que ustedes porque ya no es tolerante a la corrupción, impunidad, injusticia y al excesivo poder discrecional que han usado de manera arbitraria para usar el Estado a su gusto y antojo.

El CACIF, políticos, militares, poderes emergentes y tradicionales, poderes fácticos y EEUU, han sido los actores de los pactos y negociaciones tras bambalinas, los Acuerdos de Paz fueron un alto al fuego pero no significaron cambios, sino fueron solo “ajustes” al modelo de Estado y democracia del 85. Por ende no queremos que los efectos del 25A, tengan la misma suerte que la firma de la paz. La clase media está tomando las calles y entre líneas en sus reclamos demanda: mejor Estado y más democracia.

Vean los mensajes de las pancartas que llevan los indignados. Les recuerdo, estimada élite, que esa gente que va a las marchas, es la gente que vota por ustedes, que paga los impuestos y no tiene privilegios fiscales como los grandes empresarios. Somos los que consumimos los bienes y servicios del gran capital, las familias de los migrantes que mandan remesas, los que con el trabajo desde la formalidad e informalidad aportamos a nuestros hogares, somos los que pagamos el salario al funcionario y al político, somos los que generamos utilidades al sector privado, somos el PIB, somos el desarrollo en carne viva.

No es con ánimo de odio dirigirnos a ustedes pero demandamos seriedad y concesiones justas. Demandamos que los políticos y élites, se tomen la molestia de hacer reformas serias y profundas, no queremos más discursos y ofertas enlatadas, ni proyectos a medias tintas, ni reformas cosméticas.

Necesitamos que cambien de mentalidad porque nosotros los ciudadanos indignados tenemos una mentalidad distinta a la de ustedes; existe un cuerpo intelectual vivo, activo y lúcido que no se cree el cuento de que no es necesaria la ideología y rechazamos el discurso libertario y conservador de la élite, queremos agendas programáticas, queremos reformas a gran escala, queremos un mejor país, queremos que nos deje liderar los cambios que Guatemala necesita.

Atrás de toda esa gente que va a las plazas a protestar, hay un tejido social que se volvió a restituir después de la guerra y nos tomo tres décadas hacerlo. Atrás de esas protestas hay una clase media despierta que con lucidez y elocuencia demanda cambios reales y sustantivos. Atrás vienen más ovejas negras que no le tienen miedo al descrédito, a la infamia o al fusil, esas ovejas negras no están solas y están convencidas de que no quieren despertar más con el dinosaurio a la par. Atrás de todas esas protestas hay familias enteras, hay diversidad, hay demandas, hay esperanza en la humanidad.

Señoras y señores, ustedes que siempre negocian a la espalda del pueblo, les sugiero empezar a cambiar sus preferencias, discursos y actitudes. El discurso del odio, el uso de prácticas clientelares y corruptas debe empezar a desaparecer. Es importante que ustedes entiendan que el odio, estigmatización y violencia con que se dirigen a los que pensamos diferente debe acabar.

Estimada élite, empiecen a esforzarse por hacer las cosas diferentes porque el gigante está despierto. Sí a ustedes no les calan nuestras demandas, les apuesto que el siguiente y subsiguiente año, seguiremos protestando contra ustedes y me da gusto informarles que esto es nada más el inicio.

Es imperativo recordarles; es necesario hacer un recambio generacional, pues ustedes no son eternos y la biología en pocos años les pasará factura. Por ende, estimada élite; vayan pensando en crear las condiciones de reformas profundas al Estado y al modelo de democracia para que sea útil para mi generación y las venideras, y así hacer lo que ustedes no hicieron durante los últimos 30 años: usar el poder para poder transformar el país.

Share.

About Author

Firma Invitada

Autores invitados y colaboradores en la página de El Salmón

Leave A Reply