Anatomía de los encapuchados: la derrota del movimiento estudiantil (1)

9

Encapuchados, entre los que se incluyen mujeres, del “Honorable” Sub Comité de Huelga de Dolores de Psicología pasan gritando dentro del edificio de esta escuela: “¿Quién guía?” “Psicología” “¿Quién guía?” “Psicología” “Y a quien no le guste” “Su madre” “Y si no” “También” “Porque la ley anticapucha” “Nos pela la v…nos pela la v…nos pela la v…”. Por otra parte, han “adornado” el edificio de psicología con una especie de “piñatitas” de encapuchados que se inspiran en una estética de kínder.

Sería tan solo una anécdota bochornosa si no fuera porque prácticas bizarras similares o peores (incluso delincuenciales) se observan con los diversos sub comités de facultades, escuelas y centros universitarios que, quiera que no, son los encargados de realizar la mayoría de actividades de la Huelga de Dolores.

Es posible que exista la tendencia a idealizar los tiempos pasados, pero muchos estudiantes desaparecidos y asesinados por el ejército y la policía en tiempos de la guerra, se sentirían avergonzados por la combinación de una manifestación medio chafarota como la gritada y puerilidades como las piñatas.

¿Qué ha pasado con la Huelga de Dolores?

Una interpretación: a pesar de una relativa independencia, la Huelga de Dolores está muy relacionada con el movimiento estudiantil. Y si el movimiento estudiantil se encuentra sin horizonte político, con liderazgos corruptos y con prácticas mafiosas, la Huelga de Dolores reflejará en buena medida dicha situación.

En rigor, parte de la responsabilidad por lo que ocurre en las asociaciones estudiantiles de la Usac y en la Huelga de Dolores es de la dirigencia estudiantil de la década de los noventa que no pudo enfrentar adecuadamente la descomposición del movimiento estudiantil y la notable influencia de personas corruptas y violentas que llegaron a ocupar las asociaciones y monopolizar la conducción de la Huelga.

Liderazgos estudiantiles con cierta preparación y cierto ideario político fueron perdiendo las asociaciones, incluyendo la AEU, frente a estudiantes cuya actividad principal era la Huelga de Dolores. Sin preparación política, violentos, mafiosos y con prácticas delincuenciales, ganaron los espacios del movimiento estudiantil.

Es probable que muchos factores hayan impedido una defensa eficaz de ese movimiento estudiantil: desde la pérdida de cuadros y formación política de las décadas anteriores, pasando por la desmovilización general de la tradición de izquierda promovida también por el “triunfo de la sociedad de consumo de masas” (Hobsbawm) y la no intervención de las autoridades universitarias, hasta errores propios. Se ha dicho por ahí, incluso, que el movimiento estudiantil fue conscientemente infiltrado para socavar su legitimidad y romper su acción política, lo que tristemente parece haberse logrado de manera muy efectiva.

De ser una parte de la actividad estudiantil, la Huelga empezó a nuclear la organización que quedó interesada principalmente en mantener los privilegios y el poder que da esta actividad, al mejor estilo mafioso. Las autoridades universitarias no pudieron/ no quisieron intervenir y han dejado pasar desmanes y abusos (lo que hace sospechar cierta connivencia).

La apatía organizativa del estudiante promedio, interesado en obtener su título, se refuerza por la visión de las prácticas huelgueras. Los pocos estudiantes con cierto interés político, que quieren cambiar las cosas, son acosados por los encapuchados. Un estudiante señalaba que los sub comités funcionan como pequeños aparatos contrainsurgentes que actúan como grupos de choque y dificultan una organización política más sana y con otros fines.

Finalmente hay que señalar un elemento que es digno de estudio. Los comités de Huelga logran crear una identidad muy fuerte entre sus miembros. Las expresiones “huelgueros de corazón” y que la “huelga no dura 40 días, sino todo el año” no son frases vacías y carentes de significado emocional.

Si bien no es la identidad que se genera en otros grupos, como las pandillas por ejemplo, sí que resulta un elemento identitario muy fuerte. Genera cohesión y obediencia. No es casual que ante lo que perciben como amenazas (organización y liderazgos estudiantiles de otra índole), reaccionen de forma rápida y puedan resguardar sus intereses.

Narcisismo grupal, cohesión de mafias, etc., lo cierto es que sin un movimiento estudiantil honesto y valiente (que tiene muchos elementos en contra), prácticas violentas y degradantes como las que se dan todos los años en la Huelga de Dolores y los bautizos seguirán por un tiempo indefinido.

Triste situación para un movimiento estudiantil otrora rebelde y una actividad crítica y con apoyo popular.
(1) Estas líneas son el inicio de una autocrítica tardía y el intento de empezar a dar alguna respuesta respecto a la corrupción del movimiento estudiantil. Le agradezco a Dina el interés y el aliento por

Share.

About Author

Mariano González

Psicólogo errante por otros campos y quizás errado. Ha llegado aquí por azares del destino y haber recibido privilegios inmerecidos, como comer los tres tiempos. Perpetra algunos artículos y ensayos. Fascinado con la imagen del ángel de la historia de Walter Benjamin, intenta (sin saber si bien), seguir la exhortación de "pasar por la historia el cepillo a contrapelo".

9 comentarios

  1. Si permanentemente ese espíritu de crítica,sarcasmo y denuncia que se intenta plasmar en carrozas y “boletines” de las actividades de huelga, se expresara día a día en asociaciones, comisiones y representaciones estudiantiles serias y comprometidas con los intereses académicos de defensa y ejercicio de la autonomía de la USAC y sobre todo en actores en la búsqueda de respuestas a la problemática nacional como lo manda su propia ley orgánica ,el desfile bufo tendría el valor y el impacto de otrora y no quedaría sólo en un día de desmadre y tragos.

  2. Interesante tu artículo, mano

    Nunca ruí “huelguero de corazón” pero si formé parte del movimiento estudiantil (FERG) y como tal participé de un esfuerzo crítico frente a lo que ya en 1977 se vislumbraba como destino reaccionario de la Huelga de dolores: el humor a costa de los “otros”: indios, gordos, huecos, putas; pronunciamientos y denuncias aisladas, ajenas a un discurso crítico de conjunto y a una propuesta democrática de movilización de las conciencias; ejercicio de catarsis colectiva cuyos beneficios se anegaban en una representación patológica de la sexualidad; etc….

    • mariano gonzález
      mariano gonzález on

      Sí. La Huelga podía tener esas derivaciones, pero había un horizonte político que le daba otro tinte. Y era la vinculación con el proyecto revolucionario que se lo daba. Habrá que discutirlo.

  3. No obstante, estoy casi seguro que incluso ahora, con dirigencias seudo-estudiantiles tan corruptas y mediocres como casi todas las autoridades académicas y administrativas, permanecen en la Huelga de dolores algunas expresiones genuinas, críticas, bien logradas, que orientan la mirada -y el humor- de la población… ¡LAS UNICA MANERA DE CONSERVAR LAS TRADICIONES, ES RENOVÁNDOLAS!

  4. mariano gonzález
    mariano gonzález on

    Y ese es el otro aspecto: la huelga es más que los encapuchados…hay que afinar la crítica y ponderar esa doble realidad: la condución encapuchadezca y la institución que va más allá de eso y que incluso permea otras manifestaciones culturales (teatro, radio)…

  5. Como “psicólogo” que se considera, para publicar un artículo debe indagar sobre su tema, y déjeme decirle que éste trabajo es totalmente subjetivo, además de brindar información falsa y negativa sobre las actividades de este movimiento. Siendo parte del estudiantado de la Escuela de Psicología, le recomiendo conocer antes de criticar y mucho menos hacer una publicación que ofenda el trabajo y esfuerzo de jóvenes dedicados a dar una imagen positiva a sus compañeros. Sea objetivo e investigue lo necesario como el profesional que debiera de ser. Gracias.

    • mariano gonzález
      mariano gonzález on

      Estimada Diana, dice usted que lo que digo es totalmente subjetivo, que es información falsa y negativa. Pero no argumenta nada sobre lo que expongo. Dígame en concreto en qué me equivoco y podría ser que eso alimente mucho el diálogo.
      Podríamos discutir con mayor riqueza.

  6. René Villatoro on

    Si bien es cierto que el movimiento estudiantil en las últimas tres décadas a dado bandazos a diestra y siniestra, no es menos cierto que empezó realmente a ser totalmente desarticulado, con el secuestro masivo de la dirigencia del grupo AVANCE, cuando tomaron Rectoría y expontáneamente, recibieron el apoyo de más de 20,000 estudiantes que rodeamos el edificio durante dos días. Esto ocurrió en el año 1988, evidentemente, tal fuerza asustó a los “sospechosos de siempre”, quienes reaccionaron de manera homicida y fúrica, secuestrando-desapareciendo a 17 dirigentes, enviando al exilio forzado a varias decenas más. De ahí en adelante, a escepción de la secretaría general de Manolo Vega, la AEU perdió toda legitimidad, llegando al extremo que uno de sus miembros actualmente está prófugo de la justicia por el “ataque” a Roxana Baldetti, auspiciado por la UCN. En esencia loq ue digo, es que los capuchas ahora se dedican solo a parasitar en la U, repartiéndose privilegios y granjerías con las autoridades académicas. Así estamos.

Leave A Reply