Apuntes sobre la plataforma nacional para la reforma del Estado

0

Leer:
Parte I: Sobre sus integrantes:

Parte II: Sobre sus propuestas:

Parte III: Sobre su futuro.

La Plataforma desde el inicio se marcó una trayectoria, una serie de pasos que una vez cumplidos iban a culminar en la propuesta de reforma al modelo de Estado que se aprobaría en una futura Asamblea Nacional Constituyente –ANC– una vez existieran reformas electorales previas que permitieran tener mejores representantes políticos para que la convocatoria y la realización de la ANC respondieran a los intereses de la mayoría de los guatemaltecos. Estando en plena semana electoral se puede afirmar que no podrá ser posible ese escenario, al menos para el próximo año, ante la inminente victoria electoral de un candidato que responde a la lógica del clientelismo político y a la corruptela institucionalizada.

La Plataforma puede evitar que las elecciones del Domingo 06 de Septiembre sean el primer paso para su disolución a través de depurar las representaciones que son de dudosa honorabilidado que son abundantes e incorporar a personas de comprobada trayectoria que se han dedicado a la construcción de un mejor país. Acompañado a ello, debe de replantearse la hoja de ruta trazada, ya que el momento coyuntural que le dio sustento ha sido rebasado. El trabajo de la Plataforma después de las elecciones tendrá que ir enfocado al diseño de reformas legales de las instituciones del Estado que son claves y de la organización sectorial (profesionales, sindicatos, etc.), mientras se construyen las condiciones necesarias para cambiar el modelo de Estado. Será una oportunidad también para perfeccionar la propuesta que pretende reformar la Ley Electoral y de Partidos Políticos, considerando que la presentada tenía una agenda mínima de reformas que respondían a la coyuntura y que podrá ser aumentada tomando en cuenta puntos importantes que se habían dejado de lado.

El futuro de la Plataforma y su labor tendrán relevancia si trabaja articuladamente con los movimientos sociales e indígenas, representantes institucionales, las élites más democráticas, agrupaciones académicas y técnicas que persistan después de la coyuntura. Lo ideal sería que se mantuvieran para acompañar el proceso reformista que fue respaldado por la sociedad civil desde Abril de 2015. Es decir que la permanencia de la Plataforma también depende de la continuidad del movimiento ciudadano que emergió ante el hastío y con una conducta anticorrupción que ha evolucionado en demandas conforme avanzan los meses y que no puede claudicar si lo que se pretende es comenzar a cambiar el país.

Esta serie de tres artículos que se titulan: “Apuntes sobre la Plataforma Nacional para la Reforma del Estado” los escribí en función de mi experiencia como Representante Estudiantil ante la Plataforma y por mí convicción de que los procesos deben ser criticados y examinados, con el afán de comprender, eliminar, planificar y mejorar. La Plataforma sobrevivirá, si se reestructura estratégicamente a partir de los escenarios que instaure el sistema político ante su inexorable crisis. Estableciendo mecanismos que posibilite presentar propuestas de reformas y forzar su implementación para ir depurando escalonada y sistemáticamente a los defensores de las redes clientelares y de desfalco del Estado. En aras de que el repunte de la crisis del sistema actual llegue a su punto de rompimiento y sea desplazado, para poder alcanzar el fin último que es construir un Estado Plurinacional, autónomo, participativo y representativo, desde lo local hacia lo nacional.

Share.

About Author

Luis Guillermo Velásquez

Latinoamericano y estudiante de Ciencia Política. Concibo en la política desde su enfoque científico y filosófico, los pilares del estudio de la problemática nacional desde una perspectiva histórica y coyuntural.

Leave A Reply