Árbenz trascendió en la historia

16

En 1954 la intervención norteamericana se da por los intereses económicos de la UFCO afincados en el país, compañía que estaba en contra de la multiplicación de la propiedad que llevaba a cabo el gobierno de Árbenz. Dicha intervención también es orquestada por la necesidad de Estados Unidos de tener a su servicio países con Estados débiles, pues así lo demandaba la incipiente globalización y era su estrategia para alcanzar la hegemonía en el sistema internacional. Hoy, para retener esa hegemonía necesitan países con Estados fuertes a su servicio para competir dentro de una nueva etapa de la globalización y retener su adorada hegemonía en el sistema internacional que se ve amenazada por Rusia y China.

El 27 de Junio de 1954 se cortó con la construcción planificada del país, es un infame 27 de Junio que nos recuerda a lo mejor de una historia nacional. Hasta hoy ningún esfuerzo se compara al que hicieron Arévalo y Árbenz junto a guatemaltecos democráticos que aglutinaron esfuerzos para construir un nuevo modelo de Estado con una nueva estructura económica moderna y capitalista, y una nueva forma de organización social. No podía ser un proyecto perfecto y sin errores, eso sería ahistórico, no ha existido persona o sociedad que haya logrado la perfección sobre sus nobles ambiciones. El avasallamiento de la potencia más poderosa del mundo derrocó a Jacobo Árbenz de la presidencia, pero no eliminó su legado ni lo sacó para siempre de nuestra memoria.

La memoria histórica en Guatemala parpadea en el tiempo, la recordamos y luego dejamos de hacerlo, tres momentos marcan ese parpadeo cuando se ha tratado de recordar a Árbenz como se lo merece. El primero cuando repatriaron sus restos mortales a Guatemala y la población civil rompió el protocolo militar y exigió llevarlo en sus hombros. Fue cuando Doña María Vilanova de Árbenz dijo: “Que el pueblo lo cargué, es lo que Jacobo hubiera querido”. Y así se fue Jacobo, en los hombros del pueblo hasta el Cementerio General. El segundo momento fueron los diversos eventos académicos y artísticos que expusieron la obra de Árbenz y fueron organizados por la comisión organizadora de actividades por el centenario de su natalicio que fueron celebrados en todo el mundo. Por último, las fotografías de Árbenz entre la multitud y su holograma reflejado en las paredes del Palacio Nacional en las protestas de Abril, Mayo y Junio de 2015. En estos meses de manifestaciones se han reivindicado cambios básicos para comenzar a salir del subdesarrollo que han estado dotadas de una conducta en rechazo a la corrupción y a los políticos tradicionales, pero también han significado ese reencuentro social con la historia.

Han pasado 61 años y sectores recalcitrantes siguen buscando desesperadamente razones para desprestigiar a Jacobo Árbenz, principalmente con el caso Arana y ejecuciones extrajudiciales, ambas sin evidencia empírica que lo impliquen. Hablan de un hombre débil que se acobardó; sí, el mismo hombre débil que soportó por largo tiempo junto a su familia uno de los exilios políticos más inhumanos de la historia mientras esperaba poder regresar nuevamente a su país y el mismo cobarde que le dijo al embajador norteamericano asignado en Uruguay: “Dormir con el diablo jamás”, cuando Estados Unidos le ofreció asilo años después del derrocamiento. El mismo don nadie e incapaz que inspiró a la CIA después de la operación golpista escribir en PBSUCCESS: “Qué daríamos por tener a un Árbenz, mejor lo inventamos”. Su trayectoria de vida en la revolución, en la presidencia y en el exilio, deja sin coherencia el discurso recalcitrante y le otorga la credibilidad necesaria para ser un referente en nuestro anhelo por lograr un mejor Estado con más democracia.

Hay errores en los años de la revolución que no necesariamente son culpa de Arévalo o Árbenz, se debe tener presente que existía división de poderes, es decir que existían autoridades judiciales y legislativas o de otras dependencias del Estado que eran responsables de su organismo y de aquello que se derivaba de sus funciones. Ya no eran los días de las dictaduras liberales y conservadoras para responsabilizar de todo al súper hombre, a la persona que controlaba y ordenaba en toda la estructura del Estado. Al parecer es conveniente para estos sectores no dar luces de comprensión sobre los mecanismos de distribución de funciones y de la estructura legal que desconcentraba el poder del ejecutivo, a la vez que ignoran por omisión o ignorancia el carácter determinante de un ultimátum de la potencia más poderosa del mundo y de la traición del alto mando militar que no luchó, entregó a la población armas sin balas y se vendió por puercos billetes (la propia CIA lo confirma en sus archivos desclasificados y explica cuánto dinero le pagó a cada uno).

El error de Árbenz fue confiar en sus amigos de toda la vida, con los que se había formado en la escuela militar. Si alguien se acobardó en 1954 fueron los integrantes de la élite militar, tan evidente fue la cobardía que los cadetes de quince años intentaron recuperar la dignidad militar y nacional desconociendo a su alto mando y venciendo a las fuerzas de Castillo Armas el 2 de Agosto de 1954. No se trata de idolatrar a las personas, pero sí de ubicar en su justa y real dimensión a las personas respecto a sus actos. Con el mismo ímpetu con el que se denuncia y crítica a quienes han desfalcado y corrompido el Estado, se debe seguir festejando y honrando a quienes dedicaron su paso por la vida para desarrollar un país a través de mejorar las condiciones de vida de toda la población. Árbenz, un guatemalteco de mundo que entró a la historia haciendo historia a pesar de las condiciones adversas, y que conjuntamente con un sector poblacional democrático persiguió un solo objetivo, el desarrollo integral de Guatemala.

Para que las actuales generaciones puedan construir un proyecto similar al revolucionario del cuarenta y cuatro, se necesita mayor organización pero también que las familias comiencen a cambiar, que marquen cambios cualitativos en su cultura política como estaba sucediendo en los años de la revolución. Porque el 27 de Junio de 1954 también se cortó con la transición del conservadurismo y el autoritarismo hacia la democracia en la cultura política de la mayoría de los guatemaltecos y sus familias, una transición que nunca se completó.

“Si la revolución de Octubre, y, en especial el gobierno del presidente Árbenz no hubiese tenido realizaciones notables y propósitos de trascendencia histórica, no nos dolería tanto el desenlace”. Luis Cardoza y Aragón.

Share.

About Author

Luis Guillermo Velásquez

Latinoamericano y estudiante de Ciencia Política. Concibo en la política desde su enfoque científico y filosófico, los pilares del estudio de la problemática nacional desde una perspectiva histórica y coyuntural.

16 comentarios

  1. Sr. Luis Guillermo Velasquez, lo felicito por su articulo. Esto me viene confirmar con el tiempo lo que mi Señor Padre el Lic. Adalberto Echeverria ( fallecido en 1995 ), gran amigo de Arbenz, Diputado por el departamento del Quiche en dos ocaciones , Magistrado de trabajo hasta 1954, gran legislador , Abogado y Notario. dedicandose a su profesion despues del derrocamiento de ese Gran Gobierno de Arbenz y Arevalo. Me dejo su gran legado para SIEMPRE, ver por los derechos de los mas necesitados, y el verdadero PUEBLO de Guatemala. Legado que he transferido a mis DOS hijos y a mi esposa . Mi Señor padre me platicaba de las grandes discuciones que el tenia con los abogados de la United Fruit Company , Purifoy, director de la CIA tambien, asi como la influencia de los hermanos Dulles, con el negocio de los ferrocarriles , todos ellos grandes amigos, y consejeros de Eisenhower. En esos años la corrupcion de favorecer a los amigos tambien se noto con esa invacion a nuestro pais, FAVORES que se hacian a los amigos entre si, SIN que el VERDADERO PUEBLO de Estados Uniddos lo supieran . Simplemente se inventaron que el Gobierno de Arbenz era comuista , para justificar una invacion, y favorecer a sus amigos, de esa epoca.

    • Luis Guillermo Velásquez
      Luis Guillermo Velásquez on

      Sr. Echeverria: Ha sido un gusto leer su historia familiar, su relato demuestra que ahí están las referencias, unas más cercanas que otras en términos de parentesco, que nos han dejado un legado de obras y anhelos democráticos que podemos replicar y potencializar. Saludos.

  2. Ingrid Rosenberg Arbenz on

    Gracias por este artículo tan bello. Como familiar de Arbenz me siento orgullosa de sus ideales, los cuales como buen dice Usted no son perfectos pero eran nobles y progresistas.

    • Luis Guillermo Velásquez
      Luis Guillermo Velásquez on

      Gracias a usted por su comentario, es nuestra responsabilidad dimensionar a las personas respecto a sus actos. Y Arbenz es un referente y el mejor gobernante que ha tenido el país.

  3. Dice el Jefe que la verdad nos hace libres; si no le creemos y obedecemos, no le damos autoridad; lo matamos decía Nietzsche; por eso nos invitaba a arriesgarnos, a «emprender nuevos caminos… con la inseguridad de quien procede autónomamente… si quieres alcanzar paz en el alma y felicidad, cree; pero si quieres ser discípulo de la verdad, indaga».
    Ayer protestaban ante la Embajada gringa por el aniversario del derrocamiento de Arbenz, en vez de agradecerles el haber arrinconado a Pérez Molina para que siguiera la CICIG, sin ella ¿estaríamos manifestando?.
    Arbenz fue derrocado por que el Congreso lo convirtió en un dictador, dándole el poder de sustituir al Organismo Judicial.
    Seguimos siendo república bananera porque a los gringos les encanta el banano, lo que si perdimos fue un medio de transporte económico.
    Agradezco a mis padres que me hayan enseñado que la democracia es la mitad mas uno (ejercitándola en una familia de 4).
    Otto Morán

    • Luis Guillermo Velásquez
      Luis Guillermo Velásquez on

      Cada agrupación tiene derecho a trazar su agenda de manifestaciones como mejor le parezca en cuanto impacto y/o justicia moral. Si lo logran o no, es otra dimensión del análisis. Ahora bien, Arbenz no fue derrocado por lo que usted dice, los desclasificados de la CIA son claros y usted los puede leer. Y tampoco se convirtió en dictador ni tuvo funciones totales o absolutas. Ningún académico se atreve ni siquiera a sugerir que Arbenz se convirtió en dictador, es una locura que solo puede ser difundida en discursos ideologizados ajenos a un carácter científico en la lectura e interpretación de la historia. Es injusto estar afirmando una idea que no tiene forma histórica ni respaldo documental. Luis Cardoza y Aragón decía que el olvido es como un acto defensivo del subconsciente individual y colectivo. Y que los principales responsables de aquellos lustros fueron pronto los que pretendían “salvarnos”, los que se lamentaban de la “desunión” de la familia guatemalteca, los que protestaron constantemente y los que organizaron 30 complots para establecer la “democracia” en connivencia con el Departamento de Estado Norteamericano. Saludos.

      • Donde se fumó eso de justicia moral; moral es el modo de comportarse de un grupo, si el grupo aspira a valores éticos entonces eleva su moral.
        Lea el Decreto 900 y se dará cuenta que Arbenz fue el títere del congreso, como lo es ahora Maduro en Venezuela.
        Que los gringos adoran el dios dinero, lo puede leer en los billetes de un dólar, In God we trust.
        Lo vergonzoso de este momento es que ninguna institución ni propone ni entiende que democracia es el valor social de decidir con la mitad mas uno. Comunistas asquerosos que fomentan el capitalismo al no proponer la elección personal de diputados sino la de una manada donde el que tiene mas dinero aparece en la primera casilla.

        • Luis Guillermo Velásquez Pérez

          Conn justicia moral me refería a una reivindicación, la agrupación H.I.J.O.S. convocó a esa protesta en función de sus principios. El decreto 900 fue aprobado por el Congreso porque a ellos les correspondía, pero fue propuesta y era la promesa de campaña de Arbenz. Y estipulaba básicamente lo siguiente: 1. Expropiación de las tierras fértiles que no estaba siendo cultivadas. 2. Esas tierras eran compradas (no era una expropiación sin paga) y se le vendían a los campesinos que no tenían propiedad sobre la tierra para que la producieran.3. Las tierras que estaban siendo utilizadas para la producción no se tocaban. En síntesis el decreto 900 o reforma agraria convirtió en propietarios a quienes no lo eran para que volvieran productivas tierras que no contribuían a la economía nacional. Los resultados: creció la economía, se amplió el mercado nacional, se elevó la productividad y se mejoraron las condiciones de vida de la población campesina mediante el trabajo y la propiedad que prácticamente antes de eso era improductiva. Lejos de eliminar la propiedad, la multiplicaba. Así que no entiendo porque postula que Arbenz era un títere del Congreso cuando el impulsó uno de los mayores logros del Congreso en la historia del país. Y la comparación con Maduro es una aberración académica que guardando seriedad y rigurosidad científica ningún académico se atrevería a mencionar. Disculpe Sr. Morán pero yo sí he leído. Le recomiendo comenzar con Jim Handy.

  4. El Congreso le dio autoridad judicial a Arbenz para resolver los conflictos agrarios. Lea a Juan José Arévalo en El Candidato Blanco y el Huracán. De Arbenz no hay nada que leer porque hasta el discurso de renuncia se lo escribieron.

  5. Luis Guillermo Velásquez Pérez

    Le cedieron campañas de información y cabildeo con organizaciones y partidos. Y fueron comandadas por el ministerio de economía y autoridades gubernamentales del agro. Un mecanismo normal de “lobby” que se lleva a cabo hasta en Estados Uniados. Era una iniciativa impulsada y diseñada por el ejecutivo, el interés en su aprobación era toral. No hay en ningún momento la figura dictatorial que menciona, las funciones estaban caramente designdas y hasta en algunos casos descentralizadas. Al final, el día de la aprobación hubo votos a favor y en contra; Y la decisión la tomó el Congreso, no Arbenz.

  6. Muy buena la manera de abordar el contexto histórico en donde se dieron ese tipo de arbitrariedades dentro de la historia de la política nacional. Se debe tener en cuenta los detalles que fueron descuidados (en su momento) que llevaron que los años primavera se tornaran en un invierno del que no se ha terminado de salir. Creo que analizar de manera correcta y bajo la necesidad de reivindicar la historia podremos crear los nuevos momentos y contextos que puede escribir esta historia.

  7. Excelente artículo, poca gente conoce la realidad del 44, la realidad de nuestro poco desarrollo, la realidad de esos diez años de primavera…

    Lo repito nuevamente, excelente artículo…

  8. Felipe Aldana on

    Es triste y lamentable leer comentarios como el del señor Morán, que denotan tanta ignorancia histórica. Es tan trillada su argumentación, especialmente cuando mezclan eventos de otras latitudes y de épocas distintas. Me encanta leer los planteamientos de un joven que se ha interesado por la historia de su pais, que argumenta con sobriedad y entereza. Siga adelante y arremetiendo contra la estulticia, que es tan abundante en los sectores conservadores.

    • Felipe: Si tan conocido y común es mi planteamiento, “trillado” dice usted ¿porqué me llama ignorante histórico.
      Las épocas son distintas pero los títeres, los mismos ¿acaso no le dio el Congreso Venezolano poderes especiales a Maduro, como se lo dieron a Arbenz, el Congreso Revolucionario que repitió mucha porquería del dictador Rufino Barrios?
      Echarle incienso a los jóvenes para nublarles la vista, es una cabronada.
      Si fuera “conservador” como usted dice, aprenda algo en mi portal de Facebook: https://www.facebook.com/omorangalvez

Leave A Reply