Arrancó el año electoral

0

Por Rubén Fuentes*

Rubén FuentesEl 8 de enero del presente año, el Tribunal Supremo Electoral emitió el Acuerto No. 1-2015. Dicho acuerdo suspende una frase del Artículo 5 del Reglamento de la Ley Electoral y de Partidos Políticos, esto con la finalidad de evitar la trashumancia electoral, mejor conocida como “acarreo de votantes”.

La medida, a simple vista, parece acertada y congruente con el accionar del Tribunal Supremo Electoral. Recordemos que los actuales magistrados iniciaron su gestión suspendiendo a los partidos políticos, multando los actos de campaña anticipada y cancelando la inscripción de Roxana Baldetti como Secretaria General del partido oficial, entre otras medidas.

Es necesario tener presente que esta forma de acarreo de votantes no es un fenómeno nuevo, ni ilegal. El referido Artículo 5 del Reglamento de la Ley Electoral y de Partidos Políticos da la pauta para que un ciudadano que cambie de residencia dentro del mismo municipio, o bien, se traslade a un municipio distinto para residir en él, pueda actualizar sus datos ante el Tribunal Supremo Electoral con el fin de votar en el municipio donde actualmente reside.

Tal disposición surge en la lógica que el votante que reside en un nuevo municipio (ya sea por migración laboral interna o por gusto y gana), por comodidad, optará por votar en este y no en otro. El Artículo al que se hace referencia presume la intención de “residir” en un municipio si el ciudadano reside en él –valga la redundancia– por lo menos seis meses antes de dar el aviso de actualización, que por cierto, se hace mediante una declaración jurada ante el Tribunal Supremo Electoral.

Ahora bien, el Tribunal Supremo Electoral toma la decisión de suspender tal facultad ciudadana gracias al acarreo masivo de personas de distintos municipios con la intención de incrementar el caudal electoral a favor de X o Y candidato. En otras palabras: alcaldes y candidatos a cargos públicos trasladan gente de otros municipios, los actualizan en el que les interesa –aunque no residan en ese lugar– con el fin de obtener más votos el día de las elecciones. Pensando mal se puede presumir que tal acarreo es pagado. Dicho fenómeno ha sido denunciado en elecciones anteriores sin que se deduzca ninguna responsabilidad.

Llama la atención que el Acuerdo No. 1-2015 suspende la actualización a todas las personas que residan en un municipio distinto del que habitaban en las elecciones anteriores, esto a partir de ayer, 12 de enero, y hasta que concluya el proceso electoral 2015. Este pequeño detalle puede dar cabida a impugnaciones y el consecuente desgaste legal. Basta indicar que los magistrados Rudy Pineda (Presidente) y Jorge Mario Valenzuela (Vocal II) razonaron su voto en contra, usando argumentos técnico legales, a mi juicio, bastante atinados. Por tal razón, recomiendo dar lectura al acuerdo y sus respectivas impugnaciones, las que se encuentran en el enlace siguiente.

http://tse.org.gt/images/Acuerdos-Sanciones/Acuerdo_01-2015-TSE.pdf

Arrancó el año electoral y como ciudadanos debemos estar al pendiente de las incidencias que ello conlleva.

 

*Soy abogado, patojo, desengañado por la realidad. Me gusta revisar libros viejitos y no creo prudente cerrar la puerta a la memoria histórica. Mientras tanto, crío pitbulls; practico deportes, los comento; analizo el panorama jurídico y político de éstas tierras y cuido el jardín.

Share.

About Author

Firma Invitada

Autores invitados y colaboradores en la página de El Salmón

Leave A Reply