Belleza, ya no te compro

0

No me ofrezcas cremas anti-estrías porque no las quiero. Acepto mis estrías y su patrón único que surgió cuando pegué el estirón. No quiero desaparecerlas.

No me ofrezcas tampoco cremas para eliminar la celulitis porque no la quiero remover de mis muslos. Si cuando me pongo pantalonetas o faldas cortas no quieres ver los hoyuelos de mis piernas, entonces mira hacia otro lado.

No me ofrezcas tratamientos de alisado químico. Pienso que mis colochos son bonitos y divertidos, rebotan, se estiran y se encogen. No me importa si me llamas despeinada cuando me dejo el pelo suelto.

No me digas que la sangre que sale de mi cuerpo cada mes es asquerosa y que debo disimular que estoy menstruando. Deja ya de usar líquido azul para promocionar toallas sanitarias y tampones. ¿Acaso no sabes que la sangre es roja?

No me digas que por “ser mujer” necesito someterme a tantos procesos. De esos, los que yo elija nada más. No necesito tu opinión “como hombre” y menos tu aprobación.

Por mucho tiempo fui “acomplejada” y ya no quiero seguir siéndolo. El proceso para despojarse de la normatividad de la belleza es lento. Sé que entre más cómoda me sienta con mi cuerpo, menos voy a comprar tus productos y eso… te asusta.

Share.

About Author

Andrea Tock

Curiosa, preguntona, torpe y ridícula. Estudié Ciencias Políticas y trabajo en investigación social. Disfruto comer, ver fútbol, escuchar música y hacer el amor, entre otras cosas. Me gusta el azul. Escribo para dejar registro.

Leave A Reply