Cayalá: el miedo de los ricos

48

En el “Plan Maestro” de la página electrónica de Ciudad Cayalá se hace la declaración explícita de que el lugar es una ciudad. Y claro que sí: solo que es una ciudad dentro de otra ciudad. Es decir, un espacio que incluye (o pretende incluir) lugares para habitar, consumir, recrearse, trabajar, etc…excluyendo, claro, el resto. ¿Cuál es el sentido profundo de este espacio?

Los arquitectos que lo diseñaron, los financistas que lo patrocinaron, las personas que viven y consumen en el lugar podrán decir muchas cosas similares. Quizás se podrían hacer poemas del sitio y celebrar la comodidad, el lujo, el “buen gusto” y tantas otras cosas más que ofrece… De hecho, se puede hablar desde una perspectiva “estrictamente” estética del lugar, de lo bien que se pasa ahí el tiempo, etc.

Sin embargo, lo que no se dice en la publicidad, los discursos y las celebraciones por su existencia es tal vez lo más importante: que es un lugar para ricos, surgido por el miedo que tienen los ricos frente a la violencia y el otro popular que es, en su imaginario, el otro violento.

Más allá de la buena voluntad y las declaraciones que muchos actores puedan dar al respecto, en un sentido profundo, Ciudad Cayalá es un buen ejemplo de lo que Franz Hinkelammert llama la “lucha de clases desde arriba”, es decir, de la lucha que se encuentra en el corazón de la historia, pero que ejemplifica y expresa aspectos importantes de las clases dominantes.

Frente a la violencia y frente a la siempre desagradable mezcla con los sectores populares (“¿Qué fue de la división de clases sociales?” se pregunta melancólico el Rey Julien de la película Madagascar), hay una tendencia urbanística que se encuentra representada en Ciudad Cayalá, pero también en otros puntos exclusivos de la capital y de América Latina (del mundo más bien), de construir espacios reservados para los ricos que constituyen islas de opulencia frente a los mares de pobreza que existen a su alrededor y que permiten alejarse de los peligros que tiene el contacto con dicha pobreza.

¿La lucha de clases es un mito o un discurso pasado de moda? Basta con ir a darse un colazo a Cayalá para ver que no lo es. Que es una realidad que se expresa incluso urbanísticamente. Que esos espacios exhiben, con su ostento y su pretensión de exclusividad, parte de la subjetivación de los ricos y que también expresan, aunque no lo quieran, sus miedos.

 

P.S.: Hay muchos otros síntomas del miedo de los ricos (o de cierta fauna en la que se incluyen conservadores, libertarios, wannabes, etc). Uno que se encuentra insistentemente en el discurso mediático es el miedo al populismo.  Que es parte de un miedo profundo se advierte al analizar su endeblez teórica, tal y como lo demuestran Abraham Barrios, Gabriela Carrera o Fernando Jeréz en sus críticas sobre el discurso de Gloria Álvarez.

Share.

About Author

Mariano González

Psicólogo errante por otros campos y quizás errado. Ha llegado aquí por azares del destino y haber recibido privilegios inmerecidos, como comer los tres tiempos. Perpetra algunos artículos y ensayos. Fascinado con la imagen del ángel de la historia de Walter Benjamin, intenta (sin saber si bien), seguir la exhortación de "pasar por la historia el cepillo a contrapelo".

48 comentarios

    • Mariano González
      Mariano González on

      Es como lo escribiste Fernando. A nivel urbanístico se cruzan discriminaciones y desigualdades de clase y étnicas.

    • Querido Mariano Gonzalez,

      Por mas profundo y poético que me parezca su punto de vista, tengo varios comentarios que hacerle al respecto. Desde el punto de vista económico creo que usted esta haciendo caso omiso de varias puntos positivos que un proyecto como Ciudad Cayala aporta a una ciudad en desarrollo como guatemala Ciudad. Antes que nada quisiera recordarle los serios problemas que la economia del pais esta sufriendo por la pobre inversion del sector privado. Los niveles de desempleo en el pais estan en un continuo incremento y los sueldos llevan varios años estancados. Las tazas de intereses de los bancos nacionales siguen subiendo y los incentivos para la inversión privada son cada vez menos. Como usted y yo sabemos la inversión del gobierno en nuestro país se la reparten entre un par de pillos. Entonces don Mariano, quedamos con la inversión privada como el único estímulo fuerte para nuestra economía, para la creación de empleo, para la mejora de sueldos y la reducción de desempleo.
      Dejando a un lado las importantísimos efectos positivos que están gran inversión esta teniendo en la economía del país, también lo invito a que piense en los efectos positivos que esta obra esta teniendo en la imagen de Guatemala ciudad. Quiera que no Ciudad Cayala también esta creando un cierto estímulo en el turismo del país pues varias figuras refonocidas de latino America y Estados Unidos han visitado la obra. Pero en conclusión don Mariano, usted de verdad cree que lo más importante de esta buena obra su percepción de que sólo es para ricos? No seamos ingenuos don Mariano.

  1. Ciertamente Cayalá es un lugar para consumo de un sector con poder adquisitivo alto, pero también es un lugar de recreación, en mi caso, para el sector medio también. Un pequeño respiro de la inseguridad que sufre el país. Y en efecto, como vos decís, es una isla o espejismo de la vida de plaza y barrio que Guatemala ya no tiene. Es una cuestión muy lamentable a lo que se ve reducida la sociedad Guatemalteca, los que pueden construyen su pequeña isla y los que no, son dejados a la deriva del océano de delincuencia y violencia de la ciudad.

    • Mariano González
      Mariano González on

      Seguro que la “vivencia Cayalá” es agradable estéticamente y es seguro. El problema, me voy a poner kantiano, es que no es universalizable.
      Necesitaríamos 2 ó 3 planetas tierra para que el consumo que se genera en lugares como Cayalá fuese para todos y evidentemente sólo tenemos un planeta tierra y también es dudoso que sea la única opción para vivir.

    • Mariano González
      Mariano González on

      No sé si entienda bien el comentario, pero seguramente que no todos los ricos viven fuera. Quizás el tema es que Cayalá se convierte en símbolo. Luego otro lugar le sucederá (como apunta Fernando Ramos)

    • Mariano González
      Mariano González on

      No, por supuesto. Pero la forma en la que expresan su miedo (propio de su clase) es a través de este tipo de construcciones. De hecho, son los sectores populares los que sufren más de la violencia.

      • Y es malo que expresen su ‘miedo’ a travez de este tipo de construcciones?

        O sera que simplemente se construyen estos espacios por la falta de un Gobierno que asegure a sus ciudadanos un espacio digno y seguro para trabajar e invertir en Guatemala día a día?.

        No se necesitamos que un gobierno nos regale laminas ni bolsas con comida, solo que cumplan su función de brindar un estado seguro para invertir.

        • Obviamente Doña Julia nunca a pasado hambre, para la gente que lo ha experimentado una bolsa con comida es mucho más de lo que usted jamas podra comprender…

          No se necesita un gobierno que brinde un estado seguro para “invertir” sino uno que asegure los derechos humanos por lo menos de primera y segunda generación… Le encargo que es su tiempo libre, que podría apostar mi almuerzo solidario que es mucho, lea un poco más.

  2. Hay muchos “autores” que deberían pensar un poco más antes de escribir cosas que no reflejan nada más que ignorancia y crítica destructiva sin fundamentos.

    Le sugiero que dé una vuelta por la ciudad de Guatemala y vea los nuevos proyectos, urbanizaciones, etc. que “los ricos” han desarrollado para el uso, recreación y vivienda de “los pobres”, y los que seguramente, usted mismo visita o habita.

    Artículo digno de un resentido que trata de promover su ideología mediocre.

    • Mariano González
      Mariano González on

      Pues este “autor”, aunque no lo crea, pensó antes de escribir. Desde su perspectiva Ana, evidentemente es un pensamiento erróneo, que muestra ignorancia y crítica sin fundamentos.
      No pretendo la posesión de la verdad absoluta, ni mucho menos. Pero pienso que esta sociedad está polarizada por la existencia de ricos y pobres, sin comillas. La dinámica social que esto genera incluye confrontación, más allá de lo que yo, “autor”, pueda opinar.
      Y ese es el corazón del asunto. De lo que se debe debatir, no es si yo soy “resentido” o si a usted no le gustó o le enojó el artículo.

  3. Me pregunto de qué urbanizaciones habla Ana. Creo q está fuera de lugar insultar, ya que el autor sólo expone cómo la desigualdad y violencia se trasladan al diseño urbanístico.

    Como guatemalteco viviendo en Europa hace mas de 10 años, vivo sin miedo a robos y violencia gratuita, no sólo porque las armas no están permitidas para civiles sino porque el bien común es algo que se busca como sociedad. En Noruega por ejemplo, está mal visto usar demasiadas cosas nuevas para evitar ser visto como un nuevo rico que no confía en la tradición de las cosas.

  4. Entonces todos somos igual que esos “ricos”. Usted, solo con el ejemplo que usted tenga una casa y hay personas que no tienen, usted se esta alejando de la verdadera sociedad. Todos deberíamos de ir en camioneta , por que un carro es un lujo y me alejo de la sociedad que me da miedo….. Ahí esta la falla en su planteamiento. Para una cosas la división de clases sociales es mala para otra buenas. nunca he escuchado un caso en que cáyala le prohíba la entrada a las personas, todos somos libres de ir o no ir y si tengo el dinero para vivir ahí cual es el problema, si para eso trabajo. Que tiene de malo buscar seguridad ? Es un delito? Tengo la libertad de hacer lo que yo quiera….

    • Mariano González
      Mariano González on

      María, está peleando con un fantasma que usted construye. Marx, por ejemplo, no quería eso que llamaba socialismo de cuartel. Hablaba de riqueza, pero no solamente material (al respecto, es muy interesante el análisis que hace Marshall Berman sobre El Manifiesto Comunista…y vea allí las flores que Marx le echa al capitalismo…claro, no se queda en eso).
      De nuevo el análisis pretende llamar la atención sobre signos de la lucha de clases. Que se expresa, incluso, urbanísticamente. Más allá de la voluntad y conciencia de los actores.

      • su respuesta no es concreta de verdad me parece un articulo interesante para conocer diferentes puntos de vista pero lo que quisiera saber es que tiene de malo que las personas que tienen dinero mucho o poco inviertan en su seguridad (siempre teniendo en mente que si se critica el area de cayala esta es un espacio publico con ciertos disuasivos para la clase baja pero publica al final ) sea en pequeños proyectos o grandes proyectos porque esta condado narajo la zona pradera (se que no son de clase baja pero son ejemplo de lo mismo) va por ese camino tratando de mantener los puntos de comercio trabajo y vivienda cercanos para no sufrir una infinidad de problemas (inseguridad, transporte,etc) para ser mas concreto en mi pregunta al final que tiene de malo invertir en la seguridad si no se esta limitantando a una etnia particular solo una clase social a la cual todos podemos pertenecer algun dia con suerte y/o trabajo, y aparte de esto es posible una sociedad donde todos sean ricos???

  5. Perdón pero no estoy de acuerdo. Los ricos no le temen a las personas pobres o de clase media, simplemente le temen a la violencia. Usted y yo que somos de la clase media evitamos pasar por ciertos sectores de esta ciudad y no precisamente por llevárnosla de “ricos”.
    Las personas van a Cayalá no sólo por la seguridad, si no porque el ser humano está hecho para buscar la belleza, no es lo mismo caminar en Cayalá que caminar en la 18 calle de la zona 1. Otro ejemplo podría ser la elección de subir a un transmetro o subir a una camioneta roja, por supuesto muchos prefieren subirse al transmetro ¿Por qué? porque es más seguro y un poco más estético y ese es un ejemplo de exclusión entre la misma clase media. Así que es por eso que no estoy de acuerdo que digan que Cayalá fue creado sólo para fomentar una división de clases.

  6. Por qué criticar un espacio, que muchos guatemaltecos tenemos la dicha de disfrutar? En realidad, por qué importa quién lo creó, o cuál fue el objeto de crearlo? Cualquiera puede disfrutar de él! Que yo sepa, no cobran por ingresar, por caminar en sus calles…
    Con respecto a la desigualdad económica que impera en el país, ese tema no será responsabilidad más bien de los gobernantes que precisamente nosotros los guatemaltecos elegimos? Según entiendo, estos “ricos”, suelen ser fuente de trabajo para los guatemaltecos, así como también la fuente de ingreso para el erario nacional. O acaso el Estado posee otras fuentes de ingreso?

  7. Criticar a la gente que quiere alejarse de la violencia es una de las mayores estupideces que he leído en mi vida. Felicidades por eso.

  8. Estoy muy de acuerdo con el artículo. Como bien menciona por allí: algunos “wannaby”… Conozco gente de clase pobre (que somos la mayoría) que solo con darse una vueltecita por Cayalá, ya se sienten de otro mundo. Y conozco suficientes ricos de verdad (los que pueden pagar un apto. en Cayalá), que verdaderamente se escandalizan cuando los pobres nos acercamos a ellos, como si fuéramos sarna… He sido víctima constante de esta desigualdad social y el verdadero temor de los ricos, verdaderos ricos y no q se creen ser ricos. Gente que ni los buenos días te responde porque eres “inferior a ellos”. La gente que se ofende por este artículo, son precisamente los que se creen ricos, uds. son clase media. Si fueran de esa clase: ricos, ni se tomarían el tiempo para leer al autor de este artículo…

    • Personalmente estoy muy consciente de mi posición social en este mundo, y también de la suya, que se dice “pobre”, pero cuya redacción dista de serlo…

  9. Mariano González
    Mariano González on

    Debo reiterar algunos puntos del artículo:
    1. Hay varias perspectivas que pueden tratar el tema. Por ejemplo, desde la apreciación estética y de la “vivencia” de estar en el lugar. Pero ese no es el interés del artículo.
    2. Hay clases sociales independientemente de la voluntad de los actores. Y estas clases sociales tienen intereses contrapuestos. Se evidencia en el tema de salarios e impuestos muy claramente.
    3. Pero también se expresa urbanísticamente.
    4. La violencia es un tema que preocupa a la gran mayoría de personas en el país, pero las respuestas que dan son diferentes de acuerdo a sus recursos.

    • Artículo muy vago, argumentos aún más vagos y con esta reiteración deja en evidencia que aún le falta camino por recorrer para transmitir correctamente sus ideas. Es una lástima, porque es un buen tema para debatir.

  10. el mundo a probado muchas estructuras sociales comunismo, socialismo, capitalismo, feudalismo y como dice la canción asta pendejismo y nada a funcionado el problema no son los sistemas somos nosotros los seres humanos los que le ponemos a todo etiquetas, limites todos los puntos de vista planteados son validos, no estoy ni en contra ni a favor de ninguna postura los que vivimos en zonas etiquetadas como rojas estamos cansados de tanta reprecion y nos encantaría sentir esa tranquilidad que tiene los que pueden pagar la paz o los que pueden hacerse la ilusión de pagar la paz (referencia a los de clase media que se alucinan con esos lugares) es lindo poder ir al país de las maravillas y ver las vitrinas llenas de cosas que aunque trabaje duro toda mi vida no lograre tener por que ? por que los ricos están contados y no comparten lo que tiene quieren quitarte todo asta el alma si es posible y lo mismo pasa con uno de clase media que llega a tener un poco mas o con un pobre que tiene mas que todos los pobres cuando llega a tener poder adquisitivo todos sacamos el tirano que llevamos dentro por que es el fantasma que todos llevamos dentro y alguien podría decir es por el dinero que tiene y no el dinero es un simple papel que no es ni bueno ni malo por que no tiene vida. bueno en fin tengo tanto que decir y muy poca vida bueno los dejo por que tengo que ir a trabajar para algún día poder llegar a tener un poco mas y dejar de preocuparme por lo que comeré en mi almuerzo

  11. Estoy leyendo esto, curiosamente, sentado en Cayalá, tomándome un café de Q25 que sabe a Q2, rodeado de un elefante blanco que a mi humilde criterio, es una aberración arquitectónica y de muy pero muy mal gusto.

    Soy, tal vez, de una clase mas privilegiada, si. Pero no nací con plata, no nací rico. El trabajo y mucho esfuerzo me han llevado a tener una vida más cómoda, por decirlo de alguna manera. Y, por eso mismo, siento que este lugar es todo y mucho mas de lo que este artículo dice. Mas que un “escape” de los ricos, es la manera de restregar en la cara que los que tienen pueden hacer esperpentos como este y que aún así digan que es un lugar precioso. Es un lugar en el que caminan igual niños con miles de dólares en ropa puesta como hombres y mujeres que limpian baños. Donde hay una iglesia del todopoderoso Opus Dei y a pocos metros un gigante que muestra su poder cual dios griego omnipresente. Es un lugar de contrastes, de paradojas y surrealismo vivo.

    Que no nos afecte ya que digamos que hay ricos y pobres, los hay y siempre los habrá. Que no nos moleste ya escuchar o leer que las clases poderosas tienen el control, eso jamás va a cambiar. Lo que si debería asustarnos mas bien, es que vemos muy normal escapar a islas acordonadas de Carolina Herrera y Starbucks, escapar con nuestros autos y ropa de diseñador hacia lugares que nos construyeron los ricos, los verdaderamente ricos. ¿Asustarnos? Claro, porque estamos escapando de lo que hace nuestra sociedad, la clase media, la clase trabajadora que solo puede venir a “abrir la boca” aquí y tomarse una foto con el gigante, porque de comprar cafés de Q25, no suenan y lo ven como la aberración y estupidez que es.

    Y terminando, porque si no esto se convierte en mas largo que el propio artículo, son lugares como este los que ponen en práctica de la peor manera la frase inmortal de los Beatles “Live and let die”. Aquí se vive, para dejar morir a los demás en la periferia.

  12. Jorge Luis García on

    Pues para ser una ciudad, deja mucho que desear. Si el punto es que en Cayalá hay exclusión, coincido con el artículo. ¿Alguna vez han intentado llegar a pie a Cayalá? Yo una vez caminé desde Cayalá hasta Cardales y no encontré una sola banqueta. Claro, ¿a quién se le ocurre caminar hasta allá? Pues a los que no tienen carro. Vaya, yo sí tengo y ese día simplemente no quería pagar dos veces estacionamiento. Pero mientras iba sobre el asfalto, caminé junto a varios trabajadores de construcción y de servicios de los centros comerciales. ¿No forman ellos parte de esa ciudad?

    Que yo sepa, la ruta 2 no va a dar la vuelta hasta Cardales y de seguro los que llegan en camioneta les toca caminar. Y aunque, en Cardales hay accesos más cercanos, estos están cerrados… por seguridad. Entonces toca dar una gran vuelta. Y ni hablemos de intentar atravesarnos el Boulevard Las Jacarandas a pie. Supongo que una pasarela no combinaba con el paisaje arquitectónico o elevaba mucho el precio del proyecto y los que alquilan tendrían que pagar la factura. Injusto para ellos. Sí pues, eso.

    Algunos han preguntado qué tiene de malo que la gente con dinero pague para vivir seguros. Pues lo malo es que es a costa de la seguridad y bienestar de otras personas, por puro diseño. Al final, siempre sí, unos están mal para que unos estén bien.

  13. La maldad que carga encima la maldad, es decir todos temen del otro del pobre del desposeido porque por el ansia de mantenerse con vida puede destruir lo que el que ostentosamente posee, la verdad es que ninguno de los dos deja de ser malvado, porque simplemente el rico carga un monton de guardaespaldas, guardandose de la maldad de los perversos, y que sus guardespaldas no son malos pues, ellos buscan lo mas pilas, los mas astutos, los que son mas malos, para guardar sus vidas, es como llevar doble equipaje, hace algunos dias escuche la conversacion del presidente Mujica, y realmente creo que esun ejemplo de persona tomando en cuenta que siempre en el fondo tenemos que tener un respeto a un ser que es sobre todo ser el Dios supremo que es sobre todas las cosas asi tengamos o no tengamos dinero nos guarda, ademas el malvado va a buscar al rico que tiene y que no le gusta compartir, porque en los tiempos antiguos habian millonarios que compartian sus riquezas y no necestaron de guardespaldas o lugares aislados para sentirse seguros o sin miedo.

  14. Saludos!!! Me gusta pensar que se escribe sobre estos temas, pero la verdad es que el autor denota un simplismo por “entender a los ricos” que raya en el prejuicio de juzgar a alguien que más allá de su nivel económico, anhela como todos los latinoamericanos vivir en paz y seguridad. ¿Quien que pueda pagar vivir lejos de la violencia estaría dispuesto a no hacerlo y poner en riesgo la seguridad de su familia? Yo creo que nadie. No se debe de ver el mundo como rico=malo y pobre=bueno, porque eso sería una salida facilista. Rico o pobres queremos vivir en paz.

  15. Sin duda hay autores que tratan de “superarse” por medio de escribir sobre puntos que azotan y dividen a la sociedad.
    Yo trabajé en Paseo Cayalá durante un año y nunca sentí que yo estaba fuera de lugar o que estaba sirviendo a la clase adinerada o rica como lo indica el autor. Tambien visito Cayalá cada vez que puedo porque me encanta tener un lugar como la Antigua (que NO es solo para ricos) aquí en la Ciudad.
    Yo, al igual que mis compañeros, me sentía muy a gusto de trabajar en un lugar como Cayalá y, es más, me sentía muy bien de trabajar en un lugar como ese.
    Según el autor, ¿tenemos que trabajar en lugares para pobres? ¿Lugares donde no ofrezcan algo diferente? Sin duda hay personas que “lucran” todavía por ésta división de clases.
    Yo no creo que deban haber varias tierras antes que exista otro Cayalá. Esta es una forma de construir que muchos otros deberían de copiar.

  16. Andrés Galeano on

    Paseo Cayalá representa un respiro a las estúpidas intervenciones estatales, las cuales sin duda buscan beneficiar a la población más necesita (lo cual hay que reconocer) pero que sus resultados terminan haciendo totalmente lo contrario. Si se tuviera que comparar el nivel de idiotez entre los gobiernos de Latinoamerica, Venezuela estaría en el primer lugar y Guatemala sería un contrincante respetable. Si Cayalá no resultara un aliciente a las distintas necesidades que tienen los ciudades de Guatemala, dejaría de existir. Es así de sencillo. Tristemente resulta lamentable que “como no lo hizo el Estado” esta mal. Les aseguro por lo que me llamo Andrés Galeano que si esto se hubiera con inversión estatal, la historia sería otra. Don Mariano, el ataque realizado a esta construcción, la cual empleó a un incontable numero de personas, es sin fundamentos pero tiene la suerte de vivir en un país que respeta, si quiera, la opinión. Imaginemos estar en uno de estos países socialistas y que su opinión es contraria a lo que dictan esos farsantes, ¿Estaría vivo? La lucha de clases, como usted mismo dijo, es un fenómeno que se encuentra a lo largo de la historia y lo que buscan estos nuevos socialistas, como usted, es gobernar para cometer las mismas estupideces de las que se están quejado. Señoras y señores, la religión no es el opio del pueblo sino las ideas que van en contra de la libertad porque resultan un aliciente a los fracasos, porque no somos perfectos y la información es escasa, cuando el único responsable de la misma es uno.

  17. Preocupa más cuán a la defensiva está la gente que no es capaz de leer una opinión como la que se presenta en este espacio así tal cual representa. Continuamos tapando el sol con un dedo o bien, caminar como yunta de bueyes solo que aquí no es porque no se pueda sino porque no se quiere ver a los lados, una realidad que salta a la vista. O en el peor de los casos, como dicen, ser avestruces que a la primera señal de amenaza, esconden su cabeza dentro de un hoyo. Ojo, que aquí no se ataca, seino se opina. Si usted está de acuerdo, magnífico, exprese su consentimiento. Si no, tranquilo, que un puño de palabras no amenaza su posición, a menos que se sienta aludido, como reza el dicho: Al que le caiga el guante que se lo plante… Por cierto, en parte estoy de acuerdo con el autor y en parte, difiero pero no por eso me le voy a ir encima con palos y fuego… De realidades hay realidades… No nos hagamos ciegos…

  18. Saludos, Interesante debate, en términos urbanos la ciudad de Guatemala representa lo que ahora es Región Metropolitana, por supuesto que el debate es real, y considero que ambos tienen razón, solo que a veces no porque nos guste algo, que no es que este mal, es simplemente que por más que le busquemos forma de explicarlo !se complica¡.
    Es opinable por supuesto, y con esto pretendo participar de su debate, es que EXCLUSIVO es contrario a INCLUSIVO, con relación a que salió así creo que mal que bien es un resultado esperado, el proyecto definitivamente es EXCLUSIVO, en otras palabras uno incluye o excluye, en ambas cosas hay profundas diferencias técnicas (no opinables), trataré de ser breve y respetuoso.
    INCLUSIVO: Incluyente (es para todos los que deseen) en concepto, con financiamiento público o privado como parte de un negocio que si implica ganancias (como por error se concibe que no tenga utilidad) o sea lucro, que busca ser parte integral de los que deseen, ya que pretende que TODOS estén dentro lo que sugiere INSTITUCIONALIDAD o sea organización legalizada que tributa que colabora y forma un fondo común económico, que se informa y acciona su actuar laboral, profesional, político, económico, desde su núcleo familiar, que al ser parte del mismo esta en común unión con sus cercanos y que realizan en pleno una sólida y profunda posición cultural, o sea que son las instituciones, organizaciones, entes o simples agrupaciones las que hacen las verdaderas bases económicas de un país, ejemplos IGSS (sin este el estado estaría en trozos, y como institución no como proyecto), digamos remesas bancarias (que representa no una ciudad sino un dispersión de expresión), debido a su posición geográfica, su historia, son por lo regular imitaciones o recreaciones de estructuras urbanas originales que si tienen origen, historia y una legítima vocación en su renta, que su expresión urbana la vemos en todo el recorrido que ha hecho el centro económico de la ciudad, en la arquitectura institucional bien hecha (no cuentan los mamarrachos), al interior la arquitectura vernácula de las aldeas y pueblos de la historia viva del país, La Antigua (en este caso el modelo base de Cayalá o sea una ciudad de a pie) etc.
    Exclusivo: Son solo para un sector parcial, son de fondos privados únicamente, son orientados al lucro o negocio, por lo regular estos no son parte de un fondo común son solo de algunos miembros o sociedades, si son parte de un grupo pero por la limitación dada en su propuesta, limita su crecimiento propio, limita la expresión espontánea dando como resultado un escenario sin origen, eso no le quita legitimidad puesto que si permite el disfrute de su espacio que así fue dispuesto por sus diseñadores, sin embargo y lo hago no con el afán de ofender pero si de aclarar que el proyecto es interesante, pero con agudeza de ir más allá de la crítica que será atractivo mientras mantenga el estatus con el que fue concebido, es correcta la apreciación de que es SEGURO caminar ahí, lo que ya lo hace diferente, que ofrece diversidad y todas las facilidades, o sea una concepción importada de otro núcleo original que funciona aunque no sea seguro digamos La Antigua, que quiero decir con esto, si comparto la idea que si no fuera seguro correría riesgo de ser un lugar peligroso por lo tanto sin demanda de servicios, si le quitas la seguridad privada a Cayalá se te cae la demanda y muere el proyecto, La Antigua actualmente mantiene un warning por violencia sin embargo hay demanda, se debe a su origen, su legitimidad, que se identifica y genera demanda a pesar de ello.
    Bien en cuanto a esa variable SEGURIDAD es otra página, vale la pena poner en contexto que Cayalá es un proyecto interesante, en lo personal he visto el disfruto de los núcleos familiares, eso considero es positivo y es un aporte social, porque aunque sea a caminar puede llegar la familia y recrearse aunque no consuma, como igual lo hace en La Antigua; aprovecho aquí para anotar que la SEGURIDAD de la La Antigua es pagada por el estado como todas las ciudades del estado, es importante para el lector comprender la importancia de su actividad de informarse, investigar, estudiar de observar el actuar de su acción política de su entorno y actuar en consecuencia.
    Les deseo mis mejores deseos de BUENAS VENTAS de crecimiento al proyecto Cayalá, es una inversión de grandes dimensiones esperemos traiga mas buenas noticias para el sector laboral y profesional al que le da participación, que sean contribuyentes de esas INSTITUCIONES que son los verdaderos bastiones de la economía del país.

  19. Muy interesante su articulo, aunque lo he visto en fotos porque vivo en otro pais, refleja la ostentacion, el materialismo y la ilusion, los paradigmas con los que crecemos nos dictan que “ese lugar” es el simbolo del exito, la felicidad y la alegria. El sistema te educa para pasar toda la vida pensando que “ese” es el lugar al que se pertenece. Esta en el inconciente y pocos despiertan. Es mejor alienar a las masas para que se entretengan y que incluso les agradezcan por tan amable favor de construir algo tan lindo aunque no les alcance un sueldo de mes para gastarlo ahi, que reclamar el derecho de la seguridad al gobierno para que la Ciudad de Guatemala sea un lugar donde todos disfruten.

  20. No soy rica, ya quisiera! Pero disfruto Cayalá… Que hay de malo en sentirse seguro y disfrutar un paisaje maravilloso? Generalmente como un helado Marco Polo al mismo precio que en la sexta :)

    • Jajajaja simple y honesta. Ve y disfrútalo. Si no te gusta, no vuelvas.
      Yo no lo visito porque prefiero las dobladas y el atol de la Antigua, sin embargo, Cayala sigue siendo una muy buena opción para convivir.

  21. Pingback: Del paseo al país no hay mucho trecho

  22. Pingback: Lucha de clases: una relectura de Rendición de cuentas

  23. Un artículo sin fundamento. Huir de la violencia es casi que pecado según este señor… jajaja POR FAVOR!! ¿Quién no desea, como ya fue mencionado, ir a pasear de noche o de día o a cualquier hora a un lugar seguro, limpio, agradable? Vivo cerca y ciertamente extraño años atrás cuando esto no era más que naturaleza y tranquilidad (que es otro tema), pero al mismo tiempo, disfrutamos en familia un sábado en la tarde, ir a cenar con mi esposo mientras mis hijos van al cine con amiguitos. Claro, me encantaría hacerlo más seguido y pedir todo lo que se me antoje, pero no puedo gastar tanto, así que lo hacemos un par de veces al mes. No por ello me siento “excluida”, ni resentida porque otros sí pueden y yo no.
    Sinceramente, me parece escrito por una persona que no ha alcanzado mayores logros y que está bastante resentida con la sociedad y en general con la vida.
    Es humano aspirar a más material y espiritualmente, esa es la vida y si por eso vamos a ser criticados… estamos más que MAL SEÑORES.
    En un próximo artículo sería excelente que nos enseñara COMO VIVIR SIN MIEDO EN CIUDAD DE GUATEMALA, cuando es catalagoda como una de las ciudades más violentas del mundo. Si nos dá su fórmula perfecta, le juro que se ganaría la admiración de todo un pueblo.

    Qué ridiculez!!!

    • Mariano González
      Mariano González on

      No, no es pecado. Es lo comprensible y cada persona y sector lo hacen en función de sus posibilidades. De igual forma, vivir sin miedo en ciudad de Guatemala sería contraproducente a los intereses de la sobrevivencia.
      El planteamiento es otro: Cayalá es una expresión de clase que, además, sirve de referente aspiracional como usted bien lo muestra.

  24. Me encanta que tan lejos estan de la realidad ricos y pobres de comparan Cayalá con la Antigua, por si no se han dado cuenta el monumento principal es una reverencia a la Diosa Minerva (Diosa pagana) y toda su arquitectura hace una remembranza de las ciudades Romanas con fachada antigueña para disfrazar la cercania a nuestras costumbres pero con la opulencia de estas ciudades antiguas que al final por ser una copia de un imperio caido llegara a sufrir las mismas consecuencias, ademas hablan de seguridad en el interior de esta seudo “”Ciudad””, recordemos que no puede existir una ciudad dentro de otra por ley, pero ese es otro asunto, pero continuo, claro que existe, pero al final al salir de ahí, todos, ricos y pobres, regresamos a la reaidad, y pensar que por momentos estuvimos en un lugar seguro, es como el alcolico que es feliz mientras esta borracho. ademas me pregunto, como es posible que tratar de vivir ahi sea carisimo y a una distancia de 1 km. Aproximadamente existan asentamientos y pasemos frente a ellos como que no existieran, y apunto, zona 5, cerca de la Universidad Landivar, zona16. Areas marginales que siempre han existido y existiran.

  25. ok, que la persona que escribió esto lea “Atlas shrugged Ayn Rand” o en español ” La rebelión de Atlas de Ayn Rand” y luego opine. Además, siempre existirá una persona más rica que tú o más pobre, por lo que todos somos más ricos o pobres que otro nadie es quien para criticar.

  26. Hay un tema muy importante que agregar, el abuso que se tienen contra los proveedores de servicios por parte de los administradores de Cayala, se aprovechan de la necesidad de trabajo que existe en el país para tardarse el tiempo que se les da la gana para pagar los servicios que se les han prestado que con prepotencia, abusives y arrogancia le dicen al porveedor después de haber realizado los trabajos que debe esperarse a que le paguen y que si no le parece se largue a trabajar a otro lugar porque ahí así es y qué hay muchos más haciendo cola esperando la oportunidad de trabajar para ellos. ( yo diría hay cola de personas que no saben que al trabajar para cayala van a ser victimas de abuso del poder que les da el dinero ).

Leave A Reply