Circunstancias Aconsejables

2

Los apologistas del genocidio y sus magistrados en la CC necesitan urgentemente validar el sistema después de tanto prevaricato, García Arredondo representa esa oportunidad.

Si a Ud. amigo lector le resulta extremadamente sospechosa la resignación con la que las fuerzas vivas del negacionismo acataron la sentencia a Pedro García Arredondo por la masacre de la Embajada de España no se alarme. Eso no es ninguna casualidad.

A diferencia de Ríos Montt, García Arredondo no tuvo cómplices ni en el CACIF ni en ninguna embajada, él era un simple sicario de clase baja, de esos desechables que reciben órdenes y testaferrean cuando conviene. Los proverbiales pobres diablos que reciben mala paga del cachudo mayor por servirle bien.

Con todo y su impresentabilidad, García Arredondo les ha sido extremadamente útil a los apologistas del genocidio porque les permite validar la legitimidad del sistema legal –según ellos–. Pero no nos engañemos, la CC es un ente aparte, está totalmente desligada del sistema que juzgó los casos Aguacate, Dos Erres, Ríos Montt y Embajada de España. Históricamente la función de la CC ha sido garantizar la impunidad y defender los intereses de las élites a cualquier costo. La justicia no tiene nada que ver con ellos.

Es poco probable que la CC elija intervenir en un caso que le permite lavarse la cara, sobre todo cuando presiones de los sectores político, económico y mediático han sido virtualmente inexistentes. La ausencia de presión no solamente se debe a que la evidencia contra García Arredondo es abrumadora sino a que los cómplices de Ríos Montt entienden perfectamente bien que pedir la anulación del juicio en este caso socava sus intereses en el juicio por genocidio. Los apologistas del genocidio y sus magistrados en la CC necesitan urgentemente validar el sistema después de tanto prevaricato, García Arredondo representa esa oportunidad.

No había terminado la jueza de leer la sentencia pero los sofistas profesionales ya habían lanzado argumentos falaces como “aplauden el resultado de este juicio pero no aceptan el del otro, ¿Quién los entiende?” como si Ríos Montt no hubiera sido vencido en juicio y como si la CC no hubiera facilitado la impunidad con argumentos tan patéticos como ilegales. En los próximos días, el uso de esta narrativa falaz delatará a los relacionistas públicos del CACIF.

A falta de argumentos legales o morales, la CC suele justificar sus prevaricatos con un “porque las circunstancias no lo hacen aconsejable”, cínica frase que un día pasará a la historia como el sello oficial de la infamia. Pero será difícil que veamos esa funesta explicación en el caso de la Embajada de España porque cuando un gato es enviado al cadalso las circunstancias sí son aconsejables para la Clica Constitucional.

@ajbarriosm

 

Foto tomada de EFE

Share.

About Author

Abraham Barrios

Estudiante empedernido de la naturaleza humana y amante de las causas perdidas. Aparte de eso, muy difícil de etiquetar.

2 comentarios

  1. A este hombre lo sentenciarion, porque ESPAÑA estaba pendiente de que así fuera. La dizque “justicia” en Guatemala no existe! la desfachatéz de los tribunales, del gobierno, de las autoridades, del congreso, de los jueces, de los empresarios, de los abogados y sus cómplices, no tiene precedente. ¿Y el pueblo? sumiso ante el abuso.

Leave A Reply