Como las ratas (con especial dedicación al Presidente y su gabinete)

2

El comportamiento de este animal produce una serie de animadversiones en los humanos dada su capacidad de esconderse y roer cables, cajas de cartón y lo más detestable, comerse la comida que se deja al descubierto.  Su capacidad de estar en la obscuridad o en lugares donde no pueda ser observable es admirable, tradicionalmente cuando llegan a los hogares, salen por la noche o cuando sus habitantes se encuentran en otras actividades.

Este comportamiento animal, es decir por impulsos propiamente biológicos y no de conducta, en los humanos es adquirido a través de su desarrollo como persona y tradicionalmente van acompañados de actitudes desleales, traicioneras, opacas, saqueadoras o raptoras de lo que no les es propio. Sus acciones se realizan cuando nadie está presente o bien cuando se está en otras ocupaciones. Tal es el caso reciente de varias acciones en el escenario político y jurídico en el país.

Las y los guatemaltecos desde hace más o menos una semana están inmersos en actividades propias del fin de año, consumiendo sus magros ingresos, intentando comprar el estreno para las y los hijos procurando eso si un pantalón y camisa que pueda luego usar en el ciclo escolar (para quienes tienen el privilegio de la educación), arreglando sus viviendas con nacimientos, manzanilla, hojas de pacaya, pino. Sin lugar a dudas el cómo arreglárselas para poder comprar los insumos para el tamal y el ponche son parte de las ocupaciones de estas fechas.

Es en este marco de consumismo y alienación a la cual se ve sometida la sociedad guatemalteca, se da el hecho que el Presidente y su Ministro de Trabajo y Previsión Social han acordado generar una circunscripción económica en donde lo más degenerado de la humanidad fue imponer un salario mínimo muy inferior del decretado para actividades agrícolas y no agrícolas y someter a la población de San Agustín Acasaguastlán, Masagua, Estanzuela y Guastatoya a condiciones mayores de pobreza y pobreza extrema.

Las descaradas y cínicas declaraciones del Ministro Carlos Contreras y del propio Presidente Otto Pérez Molina al decretar el mísero salario de Q1,500 mensuales, fue que en esos cuatro municipios se estaba pagando Q600 y por lo tanto es salario impuesto, es en realidad un aumento.  De esta cuenta, así como el comportamiento de las ratas mientras la población está en otras ocupaciones, Pérez Molina y Contreras salen de sus ratoneras y se apropian junto a la élite económica de la fuerza de trabajo y de los ingresos de las familias guatemaltecas.  Resulta ser que el costo de la Canasta Básica Alimentaria para el mes de noviembre es de Q3,218.10 y el de la Canasta Básica Vital es de Q5,872.45.

Es importante señalar que al declarar que algunos municipios se paga Q600.00 es aceptar que la función pública sirve de poco o nada para defender los derechos de la clase trabajadora y que en realidad el Ministro Contreras esta para servir a los intereses de la oligarquía. Por otro lado a cualquiera con dos dedos de frente y además de humanidad le sería evidente que con Q1,500 al mes hace falta Q1,718.10 para alcanzar los mínimos requerimientos calóricos necesarios para la subsistencia, es decir que tanto Pérez Molina y Contreras están legalizando así la pobreza, la desnutrición y serán los responsables históricos de mayores niveles de estos males.

Obviamente no son los únicos, dado que al fracasar las pretensiones de decretar una ley de punto final en el Congreso de la República en este mes, le corresponderá a la Sala Primera de la Corte de Apelaciones del Ramo Penal de Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente, resolver el amparo presentado por la defensa del golpista y dictador Efraín Ríos Montt para que se le otorgue amnistía por el delito de Genocidio.  De darse u otorgarse el amparo y con ello la amnistía al Genocida se estará dando el golpe o zarpazo final al Sistema de Justicia, en tanto que permitirá contra derecho otorgar un privilegio que por Ley es imposible de dar.

Así que alertados y alertadas será el momento de regresar a nuestras ocupaciones, organizarnos y no dejar que las ratas se apropien de nuestro hogar. En realidad deseo que el Presidente y su gabinete al hartarse de viandas y bebidas producto de sus obscenos ingresos mensuales más lo que se llevan producto de la corrupción, se recuerden que en menos de un año y un mes perderán el poder que hoy ostentan y serán perseguidos por sus actos contra la población a la que juraron proteger.

Imagen tomada de www.talcualdigital.com

Share.

About Author

Jorge Santos

Hombre guatemalteco, centroamericano y profundamente latinoamericano, defensor de derechos humanos, amante de la vida, la esperanza, la humanidad y fiel creyente que otra Guatemala es posible.

2 comentarios

    • Estimada Maria, gracias por leer. El sentir cuando escribi esta columna fue la incesante busqueda de justicia. A lo largo de muchos años he aprendido de los pueblos y sus experiencias, la más reciente fue la del Pueblo Ixil y su lucha por condenar al ex dictador y genocida Ríos Montt. Fueron más de 30 años lo que las víctimas y sus familiares lucharon para alcanzar la sentencia lograda el 10 de mayo del 2013; esta experiencia a mi en lo personal me dice mucho, ya que pareciera ser que los poderosos no terminan de entender que el poder, al final de cuentas, es efimero, pero que lo hecho se perpetua. Así que reitero lo dicho, al finalizar este corto período de cuatro años, la corrupción, la impunidad, el abuso de poder y la arbitrariedad no tendrá otro impedimiento que el esconderse, pero no habrá suficiente escondite para que algún día sean alcanzados y alcanzadas por la justicia.

Leave A Reply