De feliz día de la mujer a las luchas invisibilizadas

0

El 8 de marzo las redes sociales se llenan de mensajes felicitando a la mujer en su día y uno que otro establecimiento regala flores a las que pasan por el lugar. Seguramente en la plenaria del Congreso veremos a unas cuantas mujeres en el palco exigiendo sus derechos, y tendremos a 158 diputados(as) debatiendo sobre si las mujeres deben participar o no en política por ley. Hoy es un día para reflexionar.

Nada es casualidad. El torrencial de felicitaciones a las mujeres es parte de la inexistencia de información que conlleva a vernos por 24 horas como algo que hay que exaltar porque sí. Entre discursitos como “los hombres no seríamos nada sin ustedes”, “feliz día a las amigas más hermosas” y otras banalidades, pocos(as) recuerdan la finalidad de días como hoy. Si estuviéramos conscientes de lo que se quiere CONMEMORAR, dudo mucho que alguien se atrevería a decir: Qué alegre que se murieron más de cien mujeres quemadas en una fábrica a principios del siglo pasado y siguen muriendo mujeres por exigir derechos ¡Felicidades!

Tampoco es casualidad que las luchas de género queden relegadas estrictamente a las mujeres. Como si el reconocimiento de nuestros derechos no debiera ser parte de una agenda política que apunte al fortalecimiento democrático. Sigo sin entender, por ejemplo, porque la semana pasada el Congreso permitió únicamente la presencia de las mujeres en palco para presionar sobre el tema de paridad y alternabilidad en las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos.

Así mismo, el debate sobre paridad y alternabilidad en el Congreso sería innecesario si los espacios en los partidos políticos estuvieran abiertos para todos(as). Es decir, se busca regular por ley lo que por voluntad no ha sido posible hasta ahora. La política de la paridad es una medida definitiva que busca que el poder sea compartido por hombres y mujeres, por supuesto, privilegiando la meritocracia.

La invisibilización de las luchas de género aún son la regla que permiten que sigamos siendo una excepción… en el lenguaje, los derechos, las libertades, etc. Más que felicitar hoy quiero que visibilicemos esas desigualdades y reflexionemos sobre esta, la lucha que nos compete a TODOS(AS).

Share.

About Author

Stephanie López

A veces odio al mundo aunque siempre termino reconciliándome con él. Soy feminista porque no encuentro otra manera de luchar por la equidad. La naturaleza y sus volcanes han sido los mejores aliados de mi vida y creo que escribir también es una manera de contribuir con la sociedad.

Leave A Reply