De la acumulación de capital y el negocio de la fe

2

Aceros de Guatemala pagó más de Q800 millones, por impuestos no enterados al fisco, incluyendo multas e intereses resarcitorios. Farmacias Galeno fue intervenida por la SAT por no cumplir con sus obligaciones fiscales. Exploraciones Mineras de Guatemala, S.A. extrajo ilegalmente 19 costales de oro y plata de la explotación minera en La Puya, valorados en casi dos millones de dólares. Harold Caballeros, siervo de Dios, fue nombrado en los “papeles de Panamá”, porque escondía dinero por medio de empresas off shore. Ingenio Magdalena, Grupo Agroindustrias Hame, Ingenio La Sierra, Ingenio Pantaleón, Ingenio Palo Blanco, Finca La Bananera y Palmas del Horizonte fueron demandadas por el MARN acusadas de apropiarse de los ríos. Son solo unas pocas empresas que han amasado fortunas operando de manera dudosa.

Claro que no todas las grandes fortunas guatemaltecas han sido obtenidas de forma dudosa, ni defraudando al fisco o robando el agua de los ríos. Hay otras que iniciaron con la acumulación original, allá por finales del siglo XIX, y crecieron cuando se convirtieron en oligopolios o monopolios. También habrá otras que crecieron al amparo de privilegios otorgados por medio de leyes compradas en el Congreso. Pero no hay que ser mal pensado, de seguro que existe más de alguna fortuna que creció con base en el trabajo honrado de quienes empezaron el negocio; tiene que existir alguna que no fue el resultado de aprovecharse de los privilegios.

También están los nuevos ricos, no los de alcurnia o descendientes de los criollos, esos no, los que se hicieron con el negocio de las radios, telefonía, televisión, y cositas así concesionadas por el gobierno y por las que se pagó un valor simbólico o nada. Hay variedad de fortunas.

Pero no hay que ser resentido, no se vale criticar solo porque a uno no le tocó la suerte de haber nacido en cuna de oro. Mejor hay que trabajar duro, de sol a sol y dar la extra milla, porque esa es la actitud que lleva a obtener mejores puestos y a ganar más, para luego de muchos años de ahorro, bastantes, convertirse en emprendedor y, utilizando los métodos ya probados por otros, convertirse en millonario. Sí se puede.

Mientras tanto, como persona individual y consumidos final, hay que pagar todos los impuestos habidos y por haber, es lo que toca, porque, ya se sabe, y lo dice el CACIF, a las empresas hay que agradecerles pues dan trabajo y tienen derecho a privilegios, Dios guarde si no, porque se van con su capital a otro lado y nos quedamos sin empleo. Por eso no hay que ser malagradecido, nosotros tributamos y las empresas no, para que siga habiendo empleo. Igual que en el negocio de la fe, hay que dar el diezmo para que los hermanos ganen el paraíso en el cielo y el pastor el paraíso fiscal.

Share.

About Author

Fernando Ramos

Me he ganado la vida desempeñando la prosaica profesión de la contabilidad y la auditoría; sí, soy de esos tipos cuadrados a quienes todo mundo teme, porque encuentran descuadres y faltantes. Pero también escribo poesía, y otras cosas por ahí; de eso trata este espacio, de las cuentas que hago con las palabras.

2 comentarios

  1. Ganar dinero NUNCA es malo, excepto si este viene del robo, estafa, asesinato, evasión fiscal y la “trampa” o “privilegios” con las autoridades. Y bueno, empresarios y “empresaurios” pueden darle trabajo a la gente (algunos mejor que otros), lo cual no quita que se hayan aprovechado de todo o algo de lo anterior. Pero las iglesias de “Ca$h” Luna y Haroldo “Supertortilla” Caballeros son otro cantar. Son LAVADEROS de dinero sucio (narcos, evasión fiscal y corrupción). Debería gravarse estas donaciones, no me trago que regalan carros último modelo, ¿quién lo hace? Y no van a fundaciones de beneficiencia, un montón van a los bolsillos de sus grandes dueños.

Leave A Reply