De la muerte y otros lugares comunes

0

Un grupo de personas que buscaban “tesoros” en el basurero de la zona 3 murieron soterrados por un alud de desechos. Ni siquiera se sabe con exactitud cuántos quedaron ahí formando parte de la basura. Recuperaron unos cuerpos y los demás fue imposible. Cerraron el vertedero para hacer la operación de rescate, buscaron durante unos días, luego dijeron: Suficiente, la basura no puede esperar; y abandonaron la búsqueda. La lápida será más basura.

Por falta de respiradores mecánicos, en el hospital regional de Huehuetenango murieron 17 niños; tenían complicaciones respiratorias. Ellos, los niños, son una trágica metáfora de país, aquí a todos nos cuesta respirar. Mientras tanto, el director del hospital solo atina a decir que incluso con respiradores los niños no hubieran resistido. Así se minimiza la muerte.

Subir a un bus del transporte público y bajarse en una funeraria. Malas carreteras, falta de mantenimiento a la unidad, irresponsabilidad del dueño y el piloto, falta de supervisión por parte de las autoridades; el resultado es otra manera de morir en Guatemala.

Es un hecho que todos habremos de morir, pero la vida tiene una secuencia lógica que se cumple en la mayoría de los casos; pero cuando se habita un país violento, sin servicios de salud; con extrema pobreza, en donde la falta de comida es el día a día, en donde no existen programas para atender a los más necesitados, entonces, se pierde la secuencia y se puede morir en cualquier momento, de forma absurda e ilógica.

Quedar sepultado bajo toneladas de basura; dejar de respirar cuando apenas se está empezando; ir por la calle y recibir una bala; ser transportado por un bus que lleva como destino el cementerio.

Parece que la muerte dejó otros lugares y se vino a vivir a este país.

Share.

About Author

Fernando Ramos

Me he ganado la vida desempeñando la prosaica profesión de la contabilidad y la auditoría; sí, soy de esos tipos cuadrados a quienes todo mundo teme, porque encuentran descuadres y faltantes. Pero también escribo poesía, y otras cosas por ahí; de eso trata este espacio, de las cuentas que hago con las palabras.

Leave A Reply