Del combustible barato y los números rojos

1

Cuando el precio del galón de gasolina llegó a Q38 (en los departamentos más lejanos de los centros de distribución pasó de Q40) pensamos que el fin de la humanidad estaba próximo, que la economía iba a colapsar y todos moriríamos de hambre, porque los precios de los demás productos también se dispararon y los empresarios dijeron que tenían que subirles pues el combustible era uno de sus principales costos de producción, y nadie protestó ante tal evidencia, la culpa era de la guerra contra el terrorismo que empujó el valor del petróleo hacia arriba.

La economía colapsó en algunos países, pero no por los precios del petróleo, el golpe vino del exceso de endeudamiento individual y del comportamiento usurero de los prestamistas. Aunque los afectados fueron los ciudadanos comunes, no los bancos ni otros empresarios.

En estos días el precio del galón de combustible ha bajado hasta donde nunca imaginamos, y dicen que seguirá bajando, pero el colapso de la economía siempre se mantiene a la vista. Los empresarios de la carne de res le suben desmedidamente a la libra, el costo de la canasta básica se incrementa, y nunca escucharemos a las gremiales de empresarios decir: Como el valor de los combustibles ha bajado sustancialmente, y siendo este uno de los principales costos de producción, entonces todo bajará. ¿Utópico, verdad?

Los mismos de siempre dirán que el valor del combustible nada tiene qué ver con el precio de venta de otros productos, que eso lo determina la “mano invisible del mercado” y bla bla bla bla. Todo mundo lo acepta y aquí no ha pasado nada. Para el consumidor no hay protección.

Es común que al principio de año los precios suban, por eso el gobierno revisa el monto del salario mínimo, supuestamente para ajustarlo a la inflación. Para el 2015 aunque, en teoría, lo subieron en 5%, también tuvieron la brillante idea de fijar un salario de Q1,500 en cuatro municipios, mucho menor al de ley. El argumento fue que en esos lugares las empresas no pagaban más de Q600 y que lo que estaban haciendo era subirlo. Es decir, en lugar de hacer que las empresas cumplieran la ley, decidieron legalizar su incumplimiento.

El asunto es que la mayoría de personas no tienen vehículo y a ellos en nada les beneficia que el precio del combustible se desplome o que lo regalen, en esas contabilidades los números rojos persisten y no hay señales de que vayan a convertirse en negros.

De momento hay que sentirse afortunados porque el precio de los combustibles siga a la baja y esperemos que ninguna guerra contra el terrorismo, o cualquier otra situación violenta, lo haga subir de manera abrupta, pues no tardarían en venir los empresarios a alegar que sus costos se han incrementado y que deben volver a subirle a todo.

Seamos felices como cuando íbamos a la gasolinera y pedíamos Q20 y eso alcanzaba para toda la semana. Disfrutemos el momento de pagar “barato” por el combustible, porque a la salida de la estación nos espera el tráfico de enero y lo ahorrado en precio tendremos que gastarlo en el tiempo que tardemos en llegar a nuestro destino.

Share.

About Author

Fernando Ramos

Me he ganado la vida desempeñando la prosaica profesión de la contabilidad y la auditoría; sí, soy de esos tipos cuadrados a quienes todo mundo teme, porque encuentran descuadres y faltantes. Pero también escribo poesía, y otras cosas por ahí; de eso trata este espacio, de las cuentas que hago con las palabras.

1 comentario

  1. René Villatoro on

    En realidad, cuando algunos “empresarios” alegan que sus productos están más caros por lo del combustible, a muchos no nos cuadran las cuentas, sin embargo, en lo que si todos los empresarios están de acuerdo es que el costo de la energía eléctrica afecta sus costos. Entonces pregunto ¿ahora que los combustibles están más baratos que en los últimos 15 años, cuándo bajarán los costos de producir energía? y si estos costos obligadamente tienen que bajar ¿cuándo estos costos más bajos serán trasladados al consumidor final?. Y lo de la carne, bueno, pueden argumentar que la sequía, que contrabando a México y no se cuántas casacas más, donde nuevamente, las cuentas nunca quedan claras, pero si los combustibles bajaron, ¿cuándo van a bajar los calores de los pasajes?, al día de hoy el galón de diesel está por los Q20.00, si antes un viaje me costaba a la Antigua Q25.00, no será posible que lo ajusten a los Q15.oo, o los combustibles afectan el precio solo al alza pero nunca a la baja?

Leave A Reply