Demodesgracia

2

LSandovalPor Luis Alberto Ramírez Espada

Lo que tenemos hoy es una explosión de la crisis política, social e institucional, porque la crisis es algo que se ha venido gestando desde hace mucho tiempo y a veces se pierde de vista, se cree que es como una moda, o algo momentáneo, y lo momentáneo es su explosión, la cual permitió intercambios sociales que no son habituales en nuestra sociedad, intercambios simbólicos como la reunión en el pleno centro de la capital, en el corazón del país. Pero estos intercambios simbólicos no dieron origen a un encuentro. Generalmente los intercambios son habituales, los encuentros son raros. No logramos realizar un encuentro, nos quedamos en el intercambio, en lo que resuena por ahí, en el descargo emocional, en la movilización presencial, pero más allá de ese intercambio, no pudimos escuchar en la alegría de un acontecimiento inédito, el eco del impacto traumático. Vivimos un momento mágico de libertad ilusoria, que de alguna manera no es ilusoria totalmente, y ahora nos encontramos en harapos con esperanzas frustradas por el retorno a la realidad normal.

Nos enfrentamos ahora a un sistema político desencajado, perverso, y a una noción política donde esta es considerada solamente como una serie de puras intervenciones pragmáticas, mítines políticos que parecen más stand ups de comedia, rifas, malas prácticas de oratoria, y él que es buen orador representa cabalmente esa clase política que por un lado se repudia, pero que por otro lado se mantiene en el imaginario y en la práctica social como el “buen político” porque llega a robar, (como todos lo hacen, como todos lo sabíamos, como sabemos que opera el sistema y lo seguimos manteniendo) pero de los que no se tenían pruebas. Y las pruebas ya fueron demostradas, al menos todos estos “destapes” de la CICIG, dieron pauta a un juicio social que ya se realizó, ya hemos condenado a esos políticos “clásicos”, a los corruptos puestos en evidencia mediática, al menos emitiendo juicios valorativos hacia ellos. Puede que sea algo estéril a largo plazo, pero pudimos realizar ese pequeño acto, que en otros tiempos era inimaginable. Personalmente quiero que se lleguen a juicios reales, judiciales y se logren las mejores condenas, sobre todo que no sea por errores del MP, o de la CICIG, que se minimicen los agravios. De lograrse castigos ligeros o inexistentes que se deba a la responsabilidad del sistema judicial corrupto, y maliciosos.

Quizá también nos condenamos a nosotros mismos al repudiar la política, al no tratar nosotros mismos de cambiarla, porque les permitimos que sean los mismos actores los que sigan moviendo las piezas. Ahora mismo, hemos bajado la guardia y no exigimos una reforma electoral real, que sea acorde a nuestra exigencias: menos diputados, una cantidad fija de estos, eliminar el transfuguismo, permitir un ejercicio real de nuestros derechos políticos, sin el intervencionismo y monopolio de los partidos políticos como existe actualmente, un Tribunal Supremo Electoral independiente, y total controlador de la legislación de esta materia especial, y menos exigir una postergación de las elecciones, ¡Dios nos libre!.
La política actual, se actualizo, pero solo el formato visual, los titiriteros son los mismos. No estamos acostumbrados a una política de la verdad, esta es incluso rechazada por totalitaria, claro porque desnudar la política es desnudar el sistema y contemplar un grotesco espectáculo dantesco, es contemplar unas manos entre leprosas y esqueléticas moviendo los hilos. El reacomodo político, solo nos dejo una triste moraleja, un cronopio con ansias de ser fabula.

Lo más probable es que se realicen las elecciones, y con las alternativas que tenemos estamos bastante jodidos. Seguiremos pues manteniendo el fetiche político, social y judicial que tenemos ahora, y pagaremos el precio de nuestra continuidad en el teatro perverso. Es un fetiche, porque representa el mantenimiento, la institucionalización de la mentira, con este fetiche se nos permite mantener la insoportable verdad de un sistema putrefacto. Para suerte de los políticos, tradicionales, para los defensores el status quo, el fetiche nos permite sobrellevar la cruda realidad, pasamos de ser los ciudadanos-apáticos-neuróticos, a ser los ciudadanos-apáticos-perversos, ya no somos soñadores de mundos imaginarios y democráticos, somos enteramente “realistas” , ahora, lamentablemente somos capaces de aceptar el modo en que las cosas están, pues cruzamos los brazos, cerramos las bocas, agachamos la cabeza, y aceptamos la continuidad temporal de unas elecciones inevitables, –y como dicen los ancianos, lo único inevitable es la muerte, ¡no jodan!–, aceptamos nuevamente la opción que no es opción, en el simulacro de decir entre lo menos peor, aceptamos ahora pero digámoslo así, con nuestro saber y consentimiento pleno este fetiche al cual aferrarnos para cancelar el impacto total de la realidad.

No pudimos dar el paso radical, de romper el orden, institucional, constitucional o no, que no por ello tiene que ser violento, como lo pintan los conservadores. ¿Nacimos como sociedad, con esta constitución? ¿No son las sociedades capaces de evolucionar, de transformarse, no somos capaces de crear una mejora constitucional, institucional, política, social? Locos son aquellos que creen que el apocalipsis esta a la vuelta de la esquina, son los mismos que tienen miedo de cualquier cambio. Puede que ese apocalipsis les llegue algún día, pero será por haber pasado de la neurosis a la perversidad, (y no se preocupen, podemos pendular de una a otra), por celebrar el upgrade del sistema, regocíjense de la actualización, de la demodesgracia 1.0 a la demodesgracia2.0.

Share.

About Author

Firma Invitada

Autores invitados y colaboradores en la página de El Salmón

2 comentarios

  1. Felicitaciones por su articulo Sr. Luis Alberto Ramirez , bastante acertado en la descripcion de lo que nos esa pasando. Me permito darle unos datos de lo que a mi edad y experiencia, me a enseñado : El deterioro de nuestra sociedad, se principio a mostrar con mas descaro desde 1954, cuando El Militarismo principio a ver que el Gobernar a un pueblo inculto y analfabeta, era la llave para su enriquesimiento ilisito, y claro LO HA LOGRADO, llevando a cabo sus propocitos solo por medio de la FUERZA BRUTA, sin mas interes que a querer controlar un pueblo para el BIENESTAR de UNA institucion, que como dijo y escribio Juan Jose Arevalo “EL CANCER SOCIAL DE GUATEMALA ES EL EJERCITO” , y eso hace mas de 60 años, siendo lo peor que aun esta vijente en el 2015 !!!!!. Elecciones por ahora como he comentado desde hace varios meses, es “CANCELAR LAS ELECCIONES”, no tiene objeto votar , para un RELEVO DE CORRUPTOS, es simple . Hay que aprender del Peru que cancelaron sus elecciones, por el caso de Fujimory, para PRINCIPIAR a tener una mejor solucion, DIGO PRINCIPIAR, porque para solucionar algo el problema pasaran algunas generaciones de gente joven con mejores valores morales, y mucho amor al PAIS.

  2. Luis Ramírez on

    Gracias, estimado lector. Nuestros males tienen bastantes causas añejas y algunas cuestiones actuales. Nos falta mucho por recorrer, mucho por hacer, para posibilitar un cambio.

Leave A Reply