Descubriendo la Universidad maya ixil y otra forma de educar

0

eiliane-hauriPor Eliane Hauri

¿Estamos listas y listos para descolonizar nuestra mente?

Desde los Alpes suizos a las montañas de Nebaj
Abril de 2012.  Con dos muy buenas amigas estamos en el ojo del huracán de nuestro festival de documentales, “Food Focus” sobre agricultura y alimentación, que organizamos por segunda vez en la ciudad de Ginebra.

La cola de gente se alarga cada vez más y ya nadie cabe en la pequeña sala de cine. Vienen a escuchar a nuestra invitada de 89 años, que dará una charla sobre plantas medicinales. La señora Germaine Cousin-Zermatten es originaria de un pueblo de los Alpes suizos (Saint-Martin, Valais), ha escrito varios libros sobre medicinas naturales y ha sido bastante expuesta a los medios, lo cual nosotras no habíamos tomado en cuenta. Tras el pánico de los primeros minutos al ver llegar a tanta gente pudimos cambiar finalmente a una sala más grande.

Ese fuerte vínculo con la tierra, las recetas medicinales que nos daba, todo era fascinante para mí, citadina.

Meses antes, cuando la fuimos a visitar un fin de semana a su casa, en la mañana, Germaine me preguntó si ya había salido a saludar a la cascadita. La oía hablar de esa cascadita y de su espíritu, igual de fascinada como observaba sus crucifijos católicos en la pared.

Cinco años más tarde, me encuentro en Nebaj, en la región maya ixil, la región más sufrida durante el conflicto armado interno de Guatemala.
A pesar de todas las destrucciones ocurridas en esta región, la resiliencia se construye y surge en el 2011 una universidad maya que no quiere enseñar ni lo mismo que en las convencionales, ni con los mismos métodos.

 

La Universidad Ixil
Estoy desde hace un mes, empapándome de la cultura ixil, por medio de la Universidad Ixil, donde se enseña la carrera de técnica/o en desarrollo rural comunitario. El fundamento es el pensamiento maya ixil, con el fin de recuperar lo de este pueblo, y no lo impuesto por la invasión española, las Iglesias, Europa o el gran vecino del Norte.
No es una universidad privada, no es pública, es: comunitaria.

Estoy aquí, lista para descolonizar mi mente, lo suficiente para que no me sorprenda más una pregunta como: “¿ya fuiste a saludar a la cascada?”.
¿Qué querrá decir descolonizar la mente?

Lo definiría como la manera transversal, en cualquier ámbito de la vida, de tomar primero en consideración a la comunidad y a la Madre Naturaleza que nos alimenta, y luego a uno mismo.

Tal manera de concebir el mundo, el pensamiento maya ixil lo logra expresar, fíjense ustedes, en una sola palabra: el TIIXAJIL, que se podría traducir como el “buen vivir”.
Por cierto, es por esa razon que me interesa aprender un idioma maya: para comprender ciertas concepciones del mundo, verbalizadas de una forma diferente a la castellana.

El objetivo de la Universidad Ixil es formar servidores de la comunidad, o sea defensoras y defensores de su tierra y constructores del buen vivir en el seno de sus Comunidades. Al contrario de una universidad convencional donde se forma al estudiante, primero para que piense en sí como individuo y luego en la sociedad.

 

Los catedráticos se definen más bien como “facilitadores”.  La carrera de técnica/o en desarrollo rural comunitario se estudia en tres años en plan fin de semana y con tres años más se obtiene la licenciatura. Las clases se dan en idioma ixil, más que en español. Se estudia igualmente la gramática del idioma ixil. Las clases no se dan en Nebaj, sino que en las aldeas de Río Azul, Tz’alb’al, y en las cabeceras municipales de Cotzal y Chajul. Se piensa que la Universidad Ixil tiene que ir hacia las alumnas y los alumnos ¡y no ellas y ellos a la Universidad!
Con el fin de ser servidores de la comunidad, pues, uno de los pilares de la enseñanza es el respeto a la Madre Naturaleza, que nos proporciona los bienes comunes, ojo, no los “recursos naturales”.

Los cuatro elementos sagrados de la Madre Naturaleza son la tierra, loq’ola tx’ava’; el agua, loq’ola a’; el aire, loq’ola kaqiq’ y el fuego, loq’ola xamal.

Por cierto, don Diego Santiago Ceto uno de los facilitadores y autoridad ixil nos comentaba: “Un maestro ya no les va a decir a sus alumnos, entren que ya viene el agua sagrada”, sino que dirá, “¡Entren, que ya se vienen los cachimbazos de agua!”.
Los elementos ya no se conciben como sagrados y se está tratando de recuperar ese respeto.

 

El saber de las Ancianas y de los Ancianos

Es importante resaltar que se busca recuperar también la confianza de los jóvenes de este mundo consumista, hacia los saberes ancestrales de las Abuelas y Abuelos, e igualmente vice-versa.  Efectivamente, las Abuelas y Abuelos desconfían a veces de los jóvenes que les vienen a pedir información para sus tesis. ¿Y para qué la quiere, a qué empresa la va ir a dar?

Pues ahí vamos, Damas y Caballeros, en este proceso de descolonización; de respeto a la Madre Tierra y a la vida, que al final debería ser al cual tender, dadas las alarmantes cifras del cambio climático producto de esa forma predominante de ver a la Madre Tierra y entender la vida.
Pero como dijo uno de los coordinadores, “Aún no somos completamente ixiles, porque el saber no se da, no se aprende en las aulas, como en el otro sistema, se aprende directamente de las Abuelas y Abuelos, en la práctica de todos los días.

Para ahondar el tema, en el próximo capítulo les hablaré de la tenencia de la tierra…

 

Qué bofetada en la cara estar frente a una comunidad que antepone los intereses comunes frente a los intereses individuales, ¿cuándo esto en nuestro sistema?

Admiro esta resiliencia y lo quería compartir.
Guatemala país tan pequeño, tiene una dicha increíble de tener tantísimas culturas.

 

 

 

Para leer más acerca de la Universidad Ixil, encontré esta nota de la revista Brújula, después de las graduaciones de este año, en febrero 2017:

http://brujula.com.gt/2017/05/09/una-piocha-y-un-azadon-para-las-mujeres-ixiles/

La Universidad Ixil tiene convenios internacionales de colaboración con la Universidad de Austin, Texas, USA; la Martin Luther King de Managua, Nicaragua, la Universidad de Turín, Italia y el Colegio Mayor de Antioquia, Colombia.
Localmente, tiene colaboraciones con la facultad de ciencias sociales de la URL y con la facultad de agronomía de la USAC.

Share.

About Author

Fernando Ramos

Me he ganado la vida desempeñando la prosaica profesión de la contabilidad y la auditoría; sí, soy de esos tipos cuadrados a quienes todo mundo teme, porque encuentran descuadres y faltantes. Pero también escribo poesía, y otras cosas por ahí; de eso trata este espacio, de las cuentas que hago con las palabras.

Leave A Reply