Deseos para 2016: reorganizar la protesta

6

Desde un punto de vista histórico, ha pasado muy poco tiempo para una evaluación más comprensiva de las protestas de 2015. Sin embargo, parece que es posible sacar un par de conclusiones preliminares de lo sucedido el año pasado. Aunque a estas alturas suene trillado, se debe resaltar que cumplieron los principales objetivos de los sectores urbanos que enarbolaron el Renuncia Ya, Justicia Ya y No te toca.

Lo cual no es poco, pero dista mucho de ser suficiente.

Pues también se debe advertir la enorme capacidad del sistema para refuncionalizarse y contener las protestas que empezaron a perfilarse peligrosas, a través del cauce de las elecciones y el triunfo de un actor de derecha.

En otras palabras, si bien ciertas figuras quedaron fuera del  juego, las reglas del mismo no fueron alteradas. De hecho, las causas estructurales de la corrupción como ciertas normas institucionales y la imposibilidad de ascenso social permanecen.

Es más, los datos de la última Encuesta Nacional de Condiciones de Vida -ENCOVI-, muestran que la pobreza se extiende y que la delgada franja de la clase media no se expande. Sin oportunidades de ascenso dadas por la educación y el trabajo, se busca mejorar yendo para el Norte, participando en ilícitos o en la corrupción ligada al Estado que, además, se ha convertido en un botín para nuevas y viejas élites.

Estos resultados son comprensibles. Las protestas, pese a ciertos extremismos en los análisis, incluyeron actores, fuerzas e intereses muy distintos. Lo que no impide que sea el “sistema” el que haya salido ganando o, cuando menos, oxigenándose por un tiempo impreciso.

Pues situaciones por las que vale la pena protestar continúan: la extendida corrupción que no ha sido erradicada ni mucho menos, la pobreza, la falta de educación y salud, etc.

La pregunta (y un deseo intenso al mismo tiempo) es si podremos reorganizar la protesta. Lo que pasa, necesariamente, por la identificación de los verdaderos obstáculos y enemigos a vencer, por la organización, la formulación de un programa (mínimo) y un sujeto capaz de llevarlo adelante.

Lo cual no es, ya se ve, sencillo.

Fotografía tomada del Facebook de “A la cárcel los ladrones”.

 

Share.

About Author

Mariano González

Psicólogo errante por otros campos y quizás errado. Ha llegado aquí por azares del destino y haber recibido privilegios inmerecidos, como comer los tres tiempos. Perpetra algunos artículos y ensayos. Fascinado con la imagen del ángel de la historia de Walter Benjamin, intenta (sin saber si bien), seguir la exhortación de "pasar por la historia el cepillo a contrapelo".

6 comentarios

  1. Meditado artículo, aunque me da pena que siga pensando en un salvador; el único Salvador es el Jefe.
    Lo importante del 2015 es que no nos dejamos impresionar por campañas millonarias, escuchamos los valores desde nuestra alma y coincidimos en la plaza.
    No nos dejamos concienciar (nuevo verbo de la Real Academia Española) por los políticos. Para el Estado y para nosotros, eliminar la extrema pobreza y proteger a los que no pueden valerse por sí mismos, es nuestra prioridad.

    • Mariano González
      Mariano González on

      Estimado Otto, gracias por su observación. Lamento que no haya escrito adecuadamente lo que quise significar, pero cuando escribí sujeto estaba pensando en sujeto colectivo, digamos los jóvenes y no tanto en un salvador. Ojalá este comentario aclare el sentido. Saludos.
      Mariano

  2. Con lo acaecido esta semana, bueno sería analizar ¿contra quién protestamos?

    ¿Quién está tomando las riendas y porque y para qué?

    ¿cual es el rumbo?

    • Mariano González
      Mariano González on

      Hola Angélica, en efecto, el año empezó movido y hay muchas cosas pendientes. Sus preguntas son muy importantes.

  3. Edgar Batres on

    Por ello es importante que este 14 de enero a partir de las 14 horas nos hagamos presentes en la plaza central con propuestas de agenda que permita orientar el camino a seguir para lograr una sociedad incluyente en donde las relaciones de producción permitan mejores salarios, en donde el territorio sea parte de la naturaleza de los pueblos indígenas. Y todo ello lo ratificamos el sábado 16 en donde debemos articular la lucha por venir. Esto es el principio de la lucha continuada y prolongada.

Leave A Reply