Día de la Mujer, con D de Derechos

1

#8MEnLucha

Llega otro 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Nunca he conocido a una mujer que no lo sea. Es tan injusto decir “no trabaja”, para referirse a las amas de casa, que son quienes más se cansan y menos crédito reciben por todo lo que hacen.

Así que este día es para todas nosotras. Pero no nos perdamos en banalizaciones como las tarjetas que nos desean feliz día con florecitas e imágenes del modelo estándar de belleza, la imagen abnegada, nítida y siempre al servicio de otros que son más importantes que ella. No permitamos que el 8 de marzo se convierta en otro 10 de mayo, donde se regale a las mujeres aparatos que hagan más normalizada la idea de que el hogar y los hijos son territorios femeninos.

Hoy el Congreso discute la importante Reforma Electoral, la única iniciativa verdaderamente trascendente que  se obtuvo del año pasado, una oportunidad de dar un decidido paso al frente.  No es la Reforma ideal, tiene muchas carencias, pero es la posible, la que puede cambiar el panorama para bien.

Y una parte importante de esa reforma son las cuotas, que muchos temen;  argumentan que ya en la Constitución hombres y mujeres tenemos iguales derechos y que si no participan más mujeres es porque no quieren.

Olvidan convenientemente que los partidos son cualquier cosa menos democráticos y que la meritocracia no es para nada su objetivo al establecer las candidaturas, pero a esta corrupción interna se añaden los prejuicios machistas y misóginos que hacen que las mujeres sean relegadas a posiciones inferiores.

La verdad es que ya tenemos una cuota, de facto, 85-15, abrumadora ventaja para el género masculino. Y sabemos que las condiciones no cambiarán por buena voluntad. Hasta los partidos que se dan baños de progresía fueron machistas en sus listados.

Las cuotas son peldaños en la escalera para lograr la equidad, que es la norma más justa y la que redunda en beneficios para la mayoría.  Estamos lejísimos de poder elegir a una persona por sus méritos, en un listado uninominal y prescindiendo de que sea hombre y mujer. Pero podemos dar un paso decisivo hacia ese objetivo si la Reforma obliga a los partidos a candidaturas realmente representativas.

La paridad es lo mínimo justo. Las decisiones de este país las han tomado hombres, relegando a las mujeres a ser  invisibilizadas e ignoradas, cuando no acosadas o asesinadas. La capacidad femenina abunda, no así las oportunidades para una competencia equilibrada que premie el mérito y la capacidad.

Este 8 de marzo no queremos felicitaciones vacías o regalitos insulsos. No más migajas.

Queremos que los hechos se traduzcan en derechos. No más que eso, pero en ningún caso menos. Queremos dejar de ser el 54% de la población que es tratada como minoría.

Queremos dejar de ser tratadas como ciudadanas de segunda. Nosotras somos seres humanos de primera y por eso conmemoramos este Día de la Mujer con D de Derechos.

Share.

About Author

Elizabeth Rojas

Mujer, feminista, irreverente apasionada de la vida, comprometida con la salud mental. Escéptica e irónica, pero creyente en el poder de las redes sociales, la herramienta ignorada.

1 comentario

  1. Mujer por decreto es lo que el mundo ha hecho!!!!! y todavía así sigue el resentimiento hacia los hombres. Quieren dejar de ser, pero no se animan a ser!!!!! De verdad ya llora sangre esa actitud de victima…. Hagan algo!!!! Porque esta señora se puede poner :”mujer feminista” en su presentación…. Pero fuera un hombre que se ponga “hombre machista”, Dios nos guarde… Pero en fin… Creo que no debí nacer en esta época, no por machista ni mucho menos por no respetar a la mujer, sino porque me enseñaron a ser un caballero y ahora no puedo serlo por culpa de las feministas que ni siquiera se dejan abrir la puerta pensando que un hombre caballeroso solamente quiere ir a la cama con ella…. Creo que es la razón de que han proliferado los gays.

Leave A Reply