Diálogo del “Le toca” y “No le toca”

1

Hay una tendencia clara, lo que no significa que sea ley: el candidato que queda segundo en las elecciones, gana en la próxima. Pasó con Portillo, pasó con Berger, pasó con Colom y pasó con Pérez Molina. No hay que considerar que esto sea producto de efluvios maléficos ni de ninguna maldición, aunque a veces lo parezca.

Es resultado del esfuerzo millonario y el marketing que hacen los candidatos. Baldizón quedó en segundo lugar con Pérez Molina. Es el candidato que tiene el mejor “posicionamiento”, como dirían los publicistas. Ha invertido una millonada y tiene una organización importante con alcaldes, diputados y otras figuras en el interior del país.

Pensando en esta explicación es fácil comprender que sin una alternativa real, se empezó a decir que a Baldizón “le tocaba” llegar a la presidencia. Cuatro elecciones previas daban cierta plausibilidad a una afirmación resignada. A Baldizón “le toca” porque quedó segundo. Pero no es tanto que haya quedado segundo y eso signifique, automáticamente, que debe llegar a la presidencia. De nuevo, son números: millones invertidos en publicidad y en organización durante bastante tiempo. Además, él es un político que no depende tanto de financistas, él puede utilizar su propia chequera.

En todo caso, en el ambiente de cansancio y resignación estaba la afirmación del “le toca”. Sin embargo, Baldizón debido a sus plagios, errores, afirmaciones sin sentido, etc., le choca al electorado de clase media, urbana (que no es un segmento tan despreciable de los votos). El Movimiento Cívico Nacional, entonces, sale diciendo que a “ningún candidato le toca”. El problema es que se lo decía a los ya convencidos. No al voto rural que es el principal soporte de Baldizón.

Además, Baldizón, pese a que sea tan chocante, no es tan baboso y algún asesoramiento tiene. Sale con una respuesta: “Le toca al pueblo”, “Le toca a Guatemala”. Publicitariamente es una medida inteligente. Tampoco es que vaya a convencer a las capas sociales que lo repudian, pero le sale al paso a sus detractores. Juega con su afirmación y, deber es decirlo, los deja callados.

Lo que no contaba es que el escándalo de “La Línea” fue la chispa para una indignación que se extendió mucho más allá de la ex vicepresidenta Baldetti. El acontecimiento fue el detonante para que los sectores urbanos salieran y mostraran su descontento no solo con los funcionarios de este gobierno, sino que con todas las figuras políticas que ven como corruptas, incluido Manuelito. Parece que estas manifestaciones empiezan a tomar un aire contrario a quienes representan, de una u otra forma, al poder político o económico (de ahí el rechazo a políticos, pero también a actores como Joviel Acevedo, Dionisio Gutiérrez y Gloria Álvarez).

La indignación (la necesidad, digamos), hizo que se organizara un movimiento de redes sociales diciendo que no le toca de una forma ocurrente y que muy difícilmente tiene réplica: “le toca será mi huevo” o una más “retro”: “le toca, dormir con la loca”.

Si no se produce un proceso o acontecimiento importante que impida llegar a las elecciones de septiembre, el ambiente de choque entre Baldizón y sus seguidores contra los que no lo quieren, se puede poner emocionante. Al momento, no lo ha manejado muy bien y algunos seguidores han amenazado o tomado medidas abusivas en contra de los que expresan su descontento a Baldizón. En otras palabras, sigue haciendo puntos para encabronar a las capas medias.

Finalmente, hay una consideración que quisiera hacer de la forma más desprejuiciada. Vaya, no le toca a Baldizón. ¿Entonces a quién? ¿A Sandra? ¿A Sinibaldi? ¿A Mario David García? Es decir, a escasos meses de las elecciones no hay una alternativa con la que uno pueda decir tranquilamente: “no te toca Baldizón”. Por supuesto que es satisfactorio que el petenero ególatra y enajenado se quede con las ganas, pero la cuestión no es de una figura, sino de fondo: de un proyecto político nacional popular que no existe.

Es decir, a estas alturas del partido, la panacea no es el voto por otro candidato, por opciones minoritarias, por el voto nulo o la abstención. Es construir otras formas de organización. Pero eso requiere tiempo y esfuerzos. Estar a la altura de una situación que exige cambios profundos en las formas en que nos hemos organizado para vivir.

¿Lo estaremos?

Share.

About Author

Mariano González

Psicólogo errante por otros campos y quizás errado. Ha llegado aquí por azares del destino y haber recibido privilegios inmerecidos, como comer los tres tiempos. Perpetra algunos artículos y ensayos. Fascinado con la imagen del ángel de la historia de Walter Benjamin, intenta (sin saber si bien), seguir la exhortación de "pasar por la historia el cepillo a contrapelo".

1 comentario

  1. Que tal Mariano, ando troleando me han bautizado como el trol del salmón pero bueno…
    .
    Casi siempre de los siempres me gusta ir mas lejos… de los lejos (casi que es un boletín de la usac), pero esto de pensar de mas…
    .
    No le toca, también significa que le toca a otro.. porque es admitir mientras no existan reformas al sistema legal (no electoral) de contrapesos que no se quiere que robe este, otro menos ese !!!…(no le toca, pero si a otro).
    .
    A mi parecer, la vista publica debe y tiene que enfocarse en el sistema legal… en sus contrapesos, como la inmunidad (que es un privilegio),.. el estado de derecho…etc..etc. las enmiendas a la constitución que son urgentes (pero no para que las hagan los diputados que tenemos actualmente)… y hechas las reformas al sistema legal y las enmiendas, ¡¡¡que le toque a quien sea!!!…hay tiempo, Si !!!, contrario a la reforma electoral… pero si se sigue enfocando en el voto o reforma electoral estamos cayendo en una trampa atrapa burros…y haciéndole un favor de mercadeo gratuito a ciertos personajes…
    .
    Saludos

Leave A Reply