Discurso cultural y político del cristianismo evangélico de casa de Dios: Una aproximación a la construcción y contradicción del discurso

20

Por Luis Guillermo Velásquez Pérez

El avance tecnológico y su capacidad de atracción se han convertido en un aliado para exponer ideas y generar o persuadir sentimientos, en muchos espacios sociales se han utilizado para que impacten en las personas. Desde el momento que se ingresa a casa de Dios la infraestructura, la bienvenida a los que llegan por primera vez, el escenario, los sonidos, las luces, la vestimenta y el aspecto de las personas que están cantando, todas juntas buscan envolver a las personas que ingresan.

Todo el espectáculo inspira un espacio de integración sociocultural y de fortalecer ese sentido de pertenencia en la medida que el espectáculo continua, logrando su máximo esplendor con la satisfacción gestual de las personas después de haber sentido por unas horas lo relajante que es aislarse de una realidad que hace convulsionar. Después de la descripción se entiende que el culto refleja una necesidad de país, el deseo de ser y hacer junto a otros. Por eso es sumamente curioso que la experiencia de las personas adentro del culto tampoco sea colectiva, la experiencia es personal pues no hay interacción palpable entre los asistentes.

El moderno sistema de audio y video no se queda en los sonidos, ubica y enfoca a las personas que están desbordando emociones, en una lógica de mostrarle al resto de personas quiénes están siendo influenciados por Dios. El mejor respaldo para lo que viene después, un emocionado y convencido “Dios está aquí”, “sus condiciones pueden cambiar por estar en la casa de Dios”. La transformación de la vida y el alcance de la felicidad por causa de estar en la iglesia pero automáticamente ligado a una manipulación anterior que les sirve de argumento para evidenciar la supuesta presencia de Dios.

De la idea cultural de que Dios es el único digno y rey, la iglesia (católica y evangélica) ha auspiciado, promovido e idealizado desde tiempos remotos la forma de gobierno y de vida basada en la lógica monárquica y de subordinación. Fomentando la desigualdad, el servilismo y la inferiorización de la humanidad. De ahí que exista una justificación de las posiciones de poder de unos grupos étnicos-culturales sobre otros, por su condición de “pueblo elegido”, “realeza” y “linaje”. Acompañada de una visión de la vida religiosa, machista y homogenizante, encerrada en la frase, “la mujer es la tentación que envía el diablo para que el hombre caiga en pecado”. La soberanía de Dios lo explica todavía mejor, “creer y someterse. El amor de Dios encima de cualquier cosa”. Se condiciona el amor a Dios, pues hay que amarlo desde la castidad, la virginidad, la ofrenda, y no desde la autenticidad de una persona para amar. Se menosprecian las pasiones y emociones humanas, ya no se habla de negar una parte étnica y cultural sino de negar la propia humanidad. Sería dejar de ser cuando se supone que al culto se llegar para poder ser y sentirse parte de un conglomerado sociocultural. Este apartado de toda la línea discursiva del cristianismo-evangélico también tiene otra contradicción porque inferioriza al hombre pero idealiza a un Dios que tiene características humanas. La personificación de Dios en el culto es constante, lo catalogan en características que son propias del ser humano (bueno, bondadoso, amoroso y capaz de perdonar).

Más allá de pretender que sean partícipes de la glorificación a Dios parece que la intención es aumentar ingresos monetarios, por lo constante que fue el diezmo durante todo el culto. Fue claro el pastor cuando beneficiado por la enorme capacidad de audio del auditórium mencionó: “Lo que se promete se cumple. Si prometen dar el diezmo lo tienen que dar para que Dios los bendiga y así puedan cambiar sus circunstancias”. Fácil es caer en la conclusión de que la promesa de fe se compra, la oportunidad de que Dios cambie la vida de las personas pasa por prometer el diezmo y pagarlo. El desesperado deseo por cambiar circunstancias de vida termina en la lógica de mercado de la compra-venta, esperando ilusamente y en total ambiente de fe que Dios finalice el intercambio del servicio adquirido.

Las circunstancias negativas y desfavorables de la vida son las razones que producen el acto desesperado de hacer una promesa de fe, el terror a que la adversidad dañe la fe, que las personas caigan en enfermedad, pobreza o maldición, pueden conducir hacia aquella vieja amiga que por el miedo que ocasiona han surgido todas las religiones del mundo, la muerte sin necesariamente morir. Para vencer a la muerte y poder pasar a la vida eterna es indispensable ser bendecido por Dios. Confuso, ilógico, contradictorio o curioso exclamar por los cuatro vientos que la vida terrenal es el tránsito hacia la vida eterna, renegando la primera por no ser esencial (pero aferrándose a ella) y deseando la segunda (pero huyendo de ella), y siendo la esencia de estar vivo la misma.

La campaña de criminalización hacía las personas que piensan distinto en el discurso es sencilla, sin profundidad filosófica y sin praxis en la realidad. Sin embargo, es contundente y construida como un “juicio”, aunque se base en una mentira rotunda. Escenifica en la cotidianidad a dos personas: los buenos (los que tienen fe) y los malos (los que no tienen fe). Habrá que aclarar también que esos malos que no tienen fe, sí tienen visión de mundo, metas y sueños. La bondad o maldad de una persona no es producto de un asunto de fe.

El discurso continúa y es claro, “Se salva la persona cuando cree y tiene fe en Dios”. Es decir que las acciones cotidianas son irrelevantes en el juzgamiento de Dios, ¿cómo podría un Dios inmensamente perfecto salvar al creyente que actúo mal en vez de salvar al no creyente que realizó buenas acciones? El discurso invita a que las personas olviden sus acciones de la semana y cada domingo se transformen en las promesas de fe, porque al final, para ser salvado no importa lo que se hizo sino en lo que se creyó, a través de lo que se prometió y cumplió.

Como es lógico, se lleva a cabo un adoctrinamiento desde niños, la formación completa del discurso y sus prácticas para que sean una cuestión familiar-generacional y abierta a los amigos de los fieles. Existen dos espacios para materializar el aspecto generacional de esta identidad religiosa, la “iglekids” en donde se imparten clases y se explican las prácticas cristianas evangélicas, el temor a Dios y su incalculable misericordia. Y en el culto, el cual es más directo y práctico, puesto que un niño es vulnerable a repetir las prácticas y los gestos de sus padres.

El éxito del cristianismo evangélico en Guatemala se debe a que busca llenar los vacíos en la personalidad de sus integrantes que son esenciales para que la persona desarrolle su ser, la desintegración familiar, la necesidad de creer en algo o en alguien, la exclusión en grupos sociales, la necesidad de crear pasos a seguir para desarrollar su vida, aislarse de una realidad turbulenta e incluso por ser una fuente de negocios. Satisfacer necesidades psicológicas a sus integrantes, otorga influencia y poder en las decisiones, no es extraño que por eso, en la tarima o en los asientos de casa de Dios desfilen personas con aspiraciones a ocupar los máximos cargos públicos. La dependencia de desfilar por casa de Dios para obtener votos, posiciona a la iglesia cristiana evangélica como una fuerza emergente para influir en las decisiones del Estado y su escenario político-electoral. Han logrado un poder político mediante dominación carismática y sobre todo religiosa que hace menos de un siglo le correspondía única y exclusivamente a la iglesia católica.

La tecnologización de la conciencia de los integrantes de casa de Dios los hace sentir parte de una forma de vida que comparten con muchas otras personas, entre sonidos e imágenes los hacen vivir una experiencia espiritual que reafirma el compromiso con Dios, los pone en una misión de salvación y de expandir su palabra. Tan profunda es la influencia tecnológica y de persuasión que durante el culto proyectan publicidad en las grandes pantallas, al estilo de las mejores escuelas de mercadotecnia, girando una invitación para la transformación de los fieles a una hora y día determinado, que es tan estructurada que pareciera que están vendiendo un producto de alto nivel que por su posición en el mercado tiene que ser atractivo e impactante. Hacen de las promesas de fe una “lovemark” que le hace creer al fiel que obteniéndola alcanza la satisfacción de una necesidad, en este caso, al mismo y omnipotente Dios. La iglesia cristiana evangélica tiene que agradecer su increíble crecimiento a los mercadólogos expertos que los posicionaron en la religiosidad de los guatemaltecos, emulando una competencia de productos en la que ya están alcanzando al producto líder (la iglesia católica).

Share.

About Author

Luis Guillermo Velásquez

Latinoamericano y estudiante de Ciencia Política. Concibo en la política desde su enfoque científico y filosófico, los pilares del estudio de la problemática nacional desde una perspectiva histórica y coyuntural.

20 comentarios

  1. Interesante punto de vista. Pero tengo una duda. Por qué no menciona que dentro de esa cultura están cientos de personas que anteriormente vivian con hogares infelices, martirizados por la falta de felicidad y ahora sus vidas han cambiado y son un ACTIVO PARA LA SOCIEDAD? Creo que su punto de vista está parcializado.

    • Fabiola Rosal: Ser buena persona (o ser activo para la sociedad) no depende de la fe. La lógica de este artículo NO es, “si vas a casa de Dios no servís para nada”. Es más, los que van es porque tienen la fe de que para transformar su vida tienen que ir a prometer y cumplir las promesas de fe. El deseo es llenar vacíos como usted bien dijo (que todos tenemos). Algunos lo logran y otros no, por eso la fe no es determinante para ser activo en la sociedad, lo determinante es hacer realidad el deseo de cambiar (sin importar la base cultural que te motivó a cambiar).

    • Son un activo para la sociedad porque en la iglesia -grupo de personas- han construido un sentimiento de aceptación del cual antes no gozaban, cosa que les hace un poco más felices que ayer, y esa felicidad la proyectan hacia su familia y sociedad, pero ese sentimiento de aceptación bien se puede construir dentro de otros grupos de personas, la misma familia que hizo infeliz al sujeto por ejemplo.

  2. creo que tu comentario no tiene fundamento alguno, hablas de la humanidad como sino pudiéramos tener sentido de superacion MORAL, que acaso en tener pasiones sentimientos deseos etc… humanos, debe hacernos caer en ellos… Ej. si quiero fumar mota porque tengo una necesidad de satisfacerme lo hago se pasa el efecto y lo sigo haciendo en vez de superarlo y sentirme mejor porque ya no depende de algo …

    • Diego Ortiz: El sentido de superación moral también es parte de la humanidad. El punto es la criminalización que se hace a las emociones y pasiones humanas. Sin importar cuales sean, creo que nadie tiene la autoridad moral para decir “este gusto tuyo es malo”, una persona no es criminal por lo que le gusta hacer (siempre y cuando sea legal). Por eso también se habla de la legalización de las drogas, etc. Yo no me drogo pero tampoco creo que quién lo hace es una mala persona, y claro que el exceso te puede llevar a cometer malas acciones (pero cualquier exceso puede provocar eso, desde el exceso de drogas pasando por el exceso de dependencia amorosa hasta el exceso de religión).

  3. Estupendo artículo, pluma joven y prometedora, nada en contra de la religión, si se desea entender creo se dirige mas al factor humano en la religión, falso, ventajoso, dispuesto a vender lo conseguido con su fe; algo que Dios no permitiría si en realidad esa fe fuese fidedigna y no un producto de la necesidad por no conocer la realidad del alfa y el omega del ser humano en sí. La moral no se encuentra solo en la iglesia, esta y la corrupción son parte integral de los cambios en los sistemas políticos que el hombre sin el aval de Dios ha establecido para controlar al hombre, religiosa, económica y políticamente.
    Don Diego Ortiz, la situación es simple, si desea argumentar efectivamente, lea la historia de la religión o de la iglesias en la historia del hombre, que desde el día uno de su existencia, no ha logrado cambiar la mentalidad, o la actuación del ser humano, no soy experto para negar o asegurar que el fumarse un cigarro de mota sea diferente a la fe, que es una cosa diferente a la religión, que ha sido inmoral y criminal ha través de los tiempos. Con eso no cuestiono la existencia de Dios, que no tiene control sobre sus representantes aquí en la tierra, porque son simples seres humanos. lo que si se es que tanto al amor y a la fe hay que alimentarla constantemente, sin la seguridad que esta haga un mejor ser humano del que por naturaleza tiene una mente criminal. Como los que se acercan a la iglesia para conseguir sus propocitos politicos.

  4. Excelente reportaje y aunque no comparto la forma en que habla de Dios, su punto de vista es interesante y su comparación del marketing “ideologico” podriamos decir, con el marketing de productos, especialmente llenando el vacio espirutual de las personas en su busqueda de la trascendencia en esta vida, que hay ejemplos de personas cristiano-evangelicas que han cambiado sus vidas acudiendo a estos llamados, claro que sí, pero sus motivos ulteriores eran esos precisamente, cambiar y que bueno que para bien.

  5. Yo no haré gala del pseudo periodista que escribió esto no cabe duda que eres una persona inopia de conceptos base. Comentaste tu experiencia de la vista a esa Iglesia. Basado y conceptualizado en la religión. Faltó de conciencia y uno que otro insulto tanto a Dios como a la personas que buscan un mejor futuro. Llenar vacíos ? La Biblia lo dice no digamos una partícula insignificante del universo. Página mediática mal utilizada y parcial a un solo punto. Reportaje fatídico lleno de odio y preceptos ridículos.

    • Comentario irracional a un artículo racional, evidenciando la incapacidad de dialogar, la verdad con frecuencia molesta.

  6. La casa de Dios, no es un edificio. JesusCristo no necesito de templos para darle inicio a un movimiento que ha perdurado por milenios. La casa de Dios somos nosotros! La Biblia, no es la palabra; es una interpretacion hecha por seres humanos.

  7. A pesar de que pienso que la visión del texto es muy parcial, considero que es un buen análisis. Lo que no logro entender es si es una crítica hacia Casa De Dios o hacia toda la religión “cristiana-evangélica” porque si es hacia la religión (como lo interpreté en algunas partes del texto) creo que no fue lo más objetivo. Hay muchas derivaciones y muchas formas de practicar esta religión y una de estas formas es precisamente la “doctrina de la prosperidad” que es la que practica Casa De Dios. El “cristianismo-evangélico” NO es Casa De Dios. Leí que en esta religión se cree que se es el “linaje” o algo superior y es algo que todas las religiones tienen dentro visión aún el ateísmo porque es obvio que se escoge un practica porque se cree que es la mejor. Claro que esta no es justificación para temas como la exclusión y demás que por supuesto creo es una visión un tanto exagerada de ese punto.

    Estoy totalmente de acuerdo con las claras estrategias de mercadeo que tiene Casa De Dios pero creo que criticar a toda una religión desde la práctica de UNA sola iglesia no es lo mejor.

  8. Es increíble que tanto políticos como religiosos se aprovechen de las necesidades o como bien dicen vacios en las personas, porque muchas personas carecen de identidad cultural, económica y social. Los políticos por su lado lo único que les interesa es ostentar un cargo público para lavar dinero con la obra pública, ofreciendo a las personas tantas cosas que perfectamente saben que no van a cumplir, lo poco que hacen lo sobre valúan y le facilitan los contratos a empresas de familiares y amigos, por ello nos es sorpresa de que ahora quieran participar en política o se vuelvan pastores evangélicos algunos deportistas, personajes de los medios de comunicación, entre otros. Por otra parte los religiosos ofrecen cosas aún mas ilógicas vendado a sus seguidores de los ojos, vendiendo por abonos (diezmo) algo que ellos mismos desconocen, pero que si saben a lo que van, porque lo único que les interesa es el dinero, la poca preparación de las personas en nuestro medio favorece a estos porque de esa manera logran construir mansiones, buenos autos, entre otros enseres, hay que usar la lógica, si ellos saben que van a ir a un lugar mejor porque se complican complaciéndose con tanto lujo para si, tampoco es sorpresa ver a políticos y pastores involucrados en narcotrafico y lavado de dinero, en la famosa casa de Dios Ca$h Luna no acepta menos de Q100.00 y la pobre gente hasta deja de comer por dar el famoso diezmo. Suplico a la gente que está siendo timada ¡ABRA LOS OJOS! mejor invierta mas tiempo y dinero en su propia familia y que ponga sus pies bien puestos sobre la tierra, quieranse así mismos y a los suyos porque nadie va a hacer por ustedes lo que ustedes mismos deben hacer.

  9. Juan Pablo Aguilar on

    No quisiera salirme del contexto, pero excelente artículo y opinión. Comparto la idea plasmada y más allá detrás que entre líneas se lee pero no se puede decir por respeto a la gran mayoría.
    Basta con leer y aprender un poco de historia para abrir los ojos y darse cuenta que muchos hemos sido víctimas hasta que la venda se cae. Todo ser humano tiene moral, mala o buena, indistintamente del grupo de la sociedad al que se quiere pertenecer, por lo tanto la fe es irrelevante en las decisiones propias del ser humano.
    Lamentablemente por medio de la manipulación de la fe, muchos han llegado a estratos superiores y lucrar con ella.

  10. Si se utiliza el marketing para atraer a gente a lo malo, como por ejemplo: alcohol, cigarro, sexo, etc., que todas estas cosas destruyen y como decís en tu comentario te envuelven, cual es el problema de usar marketing para atraer gente a lo bueno, para que la gente tenga una conducta moral que haga crecer al país.

    Aparte creo que si todo esto fuera mentira la gente sencillamente ya no seguiría diezmando u ofrendando, ya que nadie te obliga a dar dinero, o te obligaron?.

    Y por último porque no escribís de cosas como las millonarias ganancias de empresas como la cervecería que ganan dinero por ventas de alcohol que destruye familias, hogares y personas??

    • Luis Guillermo Velásquez Pérez

      NESREM: En ningún momento dije que era malo, solo es una descripción sobre el funcionamiento y la expansión de Casa de Dios. Los artículos académicos no deben de llevar juicios de valor, de lo bueno o lo malo, simplemente deben basarse sobre la explicación de los fenómenos. Y en cuanto a tu recomendación, espero un día escribir sobre eso. Gracias

Leave A Reply