Educarse en los departamentos vs la capital

0

Jaqui GonzalezPor Jaqueline González

Es paradójico que en un país tan pequeño como Guatemala, basta un viaje de 130km desde la capital hacia los departamentos para encontrar diferencias abismales en cuanto a cultura y lo que se considera prioridad ¿Qué tan grande puede ser el impacto de nuestro interés en alcanzar el mayor nivel educativo posible?

Existen grupos privilegiados alrededor del país, cuyos padres están conscientes de que los tiempos ya no son como antes. La necesidad de ser profesional se ha intensificado y hacen lo imposible para que sus hijos logren alcanzarlo. Incluso si eso significa no tener días de descanso, trabajar horas extras o migrar del país.

Por otro lado, hay grupos sociales para los que la educación pasa a segundo plano y sus prioridades son buscar el sustento propio y para la familia. Situación que se observa de forma marcada en los departamentos. Para el 2013 se indicaba un promedio de 35.2% a nivel departamental sobre la tasa de educación diversificada, mientras que el porcentaje de Guatemala era del de 63.8%, según el INE.

En el suroriente del país es normal ver a niños de entre 5 a 12 años acompañar a sus padres durante el día, para aprender cómo se hace el trabajo. Una vez que aprenden a leer y escribir, estarán listos para dejar la escuela y empezar a trabajar por su propia cuenta. Hay algunos casos en los que “el niño sale bueno para el estudio” y consiguen graduarse del nivel diversificado.

Tuve la oportunidad de trasladarme a la capital para terminar mis estudios de diversificado y universitarios, ahí me percate de que existía una percepción diferente y significativa en cuanto a la educación. A la mayoría de mis compañeros en verdad les interesaba aprender y no solo para sacar el curso porque no tenían otra opción.

Como resultado, las personas tenían una mente más abierta, capacidad de debatir temas tabú con fundamentos justificables, mayor productividad e incluso manifiestan mayor inquietud por el medio ambiente, lo que lleva a tomar medidas, etc. No obstante, esta situación se puede ver de forma contraria en algunas situaciones; hay estudiantes en los departamentos que han sabido aprovechar las oportunidades y encuentran un estable posicionamiento laboral. Así como estudiantes capitalinos que toman por alto su educación y terminan estancados.

Mientras más se estudia, más se genera la necesidad de desaprender algunas costumbres enraizadas que se adquieren inconscientemente en la sociedad, como el machismo, el racismo, la discriminación y la exclusión que empobrecen más a nuestro país. El planteamiento de nuevas políticas educativas no deja de ser esencial para recuperar la reducción de cobertura en la que hemos caído, con el fin de que todos los ciudadanos tengan acceso a una buena educación para obtener mejores oportunidades. La clave para un futuro optimista está en la prioridad hacia la educación del hoy.

Share.

About Author

En Paralela

Somos cuatro mujeres con mucha consciencia de género. Nos une la voluntad de hacer escuchar aquella forma de pensar nuestra realidad que corre en paralela a la opinión hegemónica y que frecuentemente es subestimada o ignorada. Queremos reivindicarnos como mujeres, como estudiantes universitarias y como ciudadanas guatemaltecas. Bienvenidos y bienvenidas a nuestro espacio. Primera semana: Celeste Guzmán Jugando a la vida, respetando sus respectivas reglas, algunas de ellas difíciles. Me encuentro en un momento desafiante: se está moviendo al mundo, con evoluciones y revoluciones de generaciones que al igual que yo están en la búsqueda de aquello que llaman democracia. Segunda Semana: Jaqui González Nací en el extranjero pero crecí en el oriente del país. Soy estudiante de relaciones internacionales, abierta a la verdad y optimista sin remedio. Convencida de la reconstrucción de una mejor Guatemala, me uno a la lucha contra la conformidad y exclusión. Tercera Semana: Sofía Fuentes Futura internacionalista. Idealista frustrada. Columnista amateur. Me gusta el sarcasmo, la literatura y toda conversación inteligente. Detesto la corrupción, la discriminación y los pelos en la lengua. Creo en que el diálogo y el disenso son el camino al progreso, en que el cambio se realiza con acciones y en que las redes sociales son aún un pozo inexplorado de imaginación política. Cuarta semana: Alejandra Escobar Mujer aprendiz de la vida, consciente del ahora y creyente de un mejor mañana. Soy amante de la igualdad, la justicia y la tolerancia en la sociedad. Estudiante de Relaciones Internacionales empeñada a buscar y dar lo mejor para Guatemala. Busco expresarme para crear reflexiones positivas con la esperanza de crear un cambio.

Leave A Reply