El #20S, el arte y la indiferencia

0

Sofía FuentesPor Sofía Fuentes

Hay un mural en el campus central de la USAC donde figuran manifestantes que traen rifles y machetes, libros y guitarras. Creo que ese es un simbolismo poderoso: las protestas también están llenas de academia, de arte: estas son las más poderosas armas de todas.

En la manifestación del jueves pasado hubo arte. En el centro de la plaza, baile cortesía de la escuela de arte de USAC. En cada cartel, en cada batucada, hubo música y poesía; aún en las rimas menos apropiadas y en las más soeces.

Quizá porque es más fácil que las canciones aticen tu espíritu, yo llevaba un par de días con una canción en la cabeza: Shock de Ana Tijoux (escúchenla, tiene un buen ritmo). Aparte de que nuestro gobierno aplica la doctrina del shock después de cada desastre (véase el transfuguismo después de la tragedia del Volcán de Fuego), hay algunos versos que se ajustan como anillo al dedo a la actual situación:

Venenosos tus monologos

Tus discursos incoloros

No ves que no estamos solos

Millones de polo a polo

Al son de un solo coro

Marcharemos con el tono

Con la convicción que

¡Basta de robo!”

Con estas letras recuerdo el discursillo este de la soberanía, que hace ver a la CICIG como ‘antipatriótica’ (¿qué es más antipatriótico que inhibir la lucha contra la corrupción?) Me recuerdo de nuestro presidente-comediante con sus discursos sobre camiones que atrapan aviones con droga (¡tiene que estar bromeando!) Y todas esas veces que hemos salido a marchar pidiéndole fin a la corrupción.

No hay países solo corporaciones

Quien tiene más, más, más acciones

Trozos gordos, poderosos

Decisiones por muy pocos […]

Todo se criminaliza,

Todo se justifica en la noticia,

Todo se quita, todo se pisa,

Todo se ficha y clasifica.

Tu política y tu táctica,

tu típica risa y ética.

Tu comunicado manipulado,

¿cuántos fueron los callados?”

Recuerdo el caso Construcción y Corrupción, y los negocios de Sinibaldi con el Ministerio de Comunicaciones. Recuerdo la decisión de ya no continuar con la CICIG, decisión que solo beneficia a los corruptos (¿a quién más?). Recuerdo el grito de ¡ambigüedad! que dio el Ejecutivo ante la resolución de la Corte de Constitucionalidad (¡qué justificación más boba!). Todos los casos que se estancan en tribunales, clasificados pero sin resolución, porque los presos se enferman mil veces en cien días.

Al menos, sabemos que hay otras líricas que no reflejan los horrores de nuestra realidad sino la fuerza de nuestra unidad como sociedad:

Nuestros padres lucharon un día

encendidos en patrio ardimiento,

y lograron sin choque sangriento

colocarte en un trono de amor […]

Pues tus hijos valientes y altivos,

que veneran la paz cual presea,

nunca esquivan la ruda pelea

si defienden su tierra y su hogar”.

Cantábamos esto en la plaza, y estas estrofas eran como promesas en los labios de los manifestantes. Es el acto más patriótico que he visto, aún después de años de correr con la antorcha.

Guatemala no soportará a tiranos que escupen su faz, ni a presidentes locos que pretendan manchar sus colores (aunque este tipo ya nos puso en vergüenza frente al resto del mundo).

No permitamos que nos quiten nuestro país. No permitamos que pisoteen la constitucionalidad. No permitamos que la corrupción y la impunidad continúen corriendo rampantes en nuestra Guatemala. Repito lo que decía un cartel el jueves pasado: “la corrupción mata a Guatemala, pero la indiferencia la mata lentamente.”

No seamos indiferentes. Tomemos fuerzas del arte, de la academia, de dónde sea necesario, pero no seamos indiferentes ante la situación crítica que atraviesa nuestro país.

Share.

About Author

En Paralela

Somos cuatro mujeres con mucha consciencia de género. Nos une la voluntad de hacer escuchar aquella forma de pensar nuestra realidad que corre en paralela a la opinión hegemónica y que frecuentemente es subestimada o ignorada. Queremos reivindicarnos como mujeres, como estudiantes universitarias y como ciudadanas guatemaltecas. Bienvenidos y bienvenidas a nuestro espacio. Primera semana: Celeste Guzmán Jugando a la vida, respetando sus respectivas reglas, algunas de ellas difíciles. Me encuentro en un momento desafiante: se está moviendo al mundo, con evoluciones y revoluciones de generaciones que al igual que yo están en la búsqueda de aquello que llaman democracia. Segunda Semana: Jaqui González Nací en el extranjero pero crecí en el oriente del país. Soy estudiante de relaciones internacionales, abierta a la verdad y optimista sin remedio. Convencida de la reconstrucción de una mejor Guatemala, me uno a la lucha contra la conformidad y exclusión. Tercera Semana: Sofía Fuentes Futura internacionalista. Idealista frustrada. Columnista amateur. Me gusta el sarcasmo, la literatura y toda conversación inteligente. Detesto la corrupción, la discriminación y los pelos en la lengua. Creo en que el diálogo y el disenso son el camino al progreso, en que el cambio se realiza con acciones y en que las redes sociales son aún un pozo inexplorado de imaginación política. Cuarta semana: Alejandra Escobar Mujer aprendiz de la vida, consciente del ahora y creyente de un mejor mañana. Soy amante de la igualdad, la justicia y la tolerancia en la sociedad. Estudiante de Relaciones Internacionales empeñada a buscar y dar lo mejor para Guatemala. Busco expresarme para crear reflexiones positivas con la esperanza de crear un cambio.

Leave A Reply