El Amor es mucho más que el 14 de febrero

4

Mañana se celebra el día del Amor, al que por corrección política se le añade de la Amistad o del Cariño, pero la verdad es que todo alrededor de este día está centrado en un tipo de amor: eros, el que existe entre una pareja –que a los ultraconservadores les gustaría que fuese siempre un hombre y una mujer, blancos,  de clase alta, vírgenes y buenos hasta el aburrimiento–.

Las parejas y el amor son mucho más que eso. No se puede reducir el sentimiento más poderoso que conocemos a una relación con una persona. El amor más importante debería ser el que sintamos por nosotros mismos, porque nadie puede dar de lo que no tiene.  Y hay un abanico enorme de posibilidades para el amor: entre un abuelo y su nieta, el que existe entre dos amigas que se identifican como hermanas, entre vecinos que hacen verdadera comunidad, el que hay entre una profesora y sus alumnas, el que sentimos por nuestras mascotas, el que vivimos fugazmente y tantos más, que limitarlo es condenarlo.

Desde hace días somos bombardeados con promociones y “descuentos” para celebrar este día, donde los que más felices están son los comerciantes, que al igual que el 10 de mayo o el 15 de septiembre, nos venden sensiblería a precio muy alto para que aumentemos sus ganancias.

Pero más allá del tinte comercial, la fecha transmite muchos mensajes equivocados a los que deberíamos estar alerta.

La felicidad significa tener pareja. Si ponemos esto como condicionante, aceptaremos , como hacen tantas personas, estar con alguien al lado a costa de lo que sea, incluso pagando una factura muy alta en dignidad y soledad en compañía, que es la peor de todas.

El amor se mide por el precio del regalo o el tamaño de la celebración. Una derivación de la idea patriarcal de que el hombre debe ser quien invite y pague todo y que lo que regale en fechas especiales como esta indicará qué tanto está interesado y si es o no “buen partido”.

Es más importante la apariencia que la esencia. Lo que cuenta es que coloquemos en redes las fotos de los regales recibidos, que recibamos muchas felicitaciones, que salgamos a celebrar para no sentirnos inadecuados, aunque después de todo eso haya mucho vacío interno.

Para todos los tipos de amor, no importa la fecha ni la forma en que decidamos celebrar esos vínculos a diario. Amarnos y a otras personas no debería ser dictado por un interés comercial sino por la autenticidad del sentimiento.

Así que hoy celebremos estar vivos y poder sentir amor propio y por otras personas, expresémoslo y vivámoslo a plenitud porque no sabemos si mañana estaremos.

Y si quiere hacer algo fuera de la común, le invito a que asista a la Sensual Expo que por primera vez se desarrolla en Guatemala, sábado 13 y domingo 14 de febrero en el km. 21 de la Carretera Interamericana durante todo el día. Seguro será una celebración donde aprenderá y la pasará bien.

En la imagen, algunos de los mitos del amor romántico que tanto daño hacen.

Share.

About Author

Elizabeth Rojas

Mujer, feminista, irreverente apasionada de la vida, comprometida con la salud mental. Escéptica e irónica, pero creyente en el poder de las redes sociales, la herramienta ignorada.

4 comentarios

  1. Sra. Elizabeth Rojas ME AGRADA MUCHO SU ARTICULO , y me viene a confirmar lo que YO siempre he analizado y meditado que el amor es “LA ESENCIA Y NO LA APARIENCIA ” y ” AUTENTICIDAD DEL SENTIMIENTO”,. . Yo se que el MERCADO a podrido mucho los sentimientos del ser humano, como dice Pepe Mujica expresidente del Uruguay, somos esclavos del consumismo, simplemente beneficiando a las grandes industrias.

Leave A Reply