El amor insano en tiempos de vallas

19

En la víspera del aniversario del terremoto, ocurrió uno en redes sociales con la viralización de la valla de José para Anita que causó multitud de comentarios. Es interesante analizar el fondo del mensaje, las reacciones de él, porque ella nunca apareció  y, especialmente, del público que opinó sobre ella.

Comencemos diciendo que cada quien elige qué hacer con su dinero, también es cierto que la forma en que decidimos gastarlo revela mucho de nuestra personalidad. Q15,000 es una cantidad no disponible para un regalo para la mayoría de guatemaltecos, menos para los que ganan el “salario mínimo diferenciado”. Muchos usan el argumento de que cada quien puede gastar como quiera y que no se debería criticar, pero cuando se ha decidido hacer público un tema privado, colocarlo en una vía pública no se puede pedir que la gente no lo comente.

En cuanto al “buen” o “mal” gusto del diseño o del mensaje, es algo subjetivo. Habrá a quienes les guste y a otros que no. Quizá muchos ni se fijaron en los graves errores de ortografía y redacción. Está encuadrada dentro del promedio de promocionales realizados por las agencias de publicidad locales. Aunque muy criticado, es relativo a la forma.

Lo que me asusta es el fondo. El mensaje que esconde y sobre todo la reacción de tantas personas a favor de lo que comunica. Vamos por partes, como dijo Jack:

  1. “Hoy estoy feliz por que –sic- en un día como este –sic– nació la mujer que llenó mi vida de amor y felicidad”. Qué gran carga darle a otro la responsabilidad de hacernos felices y darnos amor, una que debería ser nuestra, para luego compartirla. Desde ahí José se pinta como alguien que requiere a otra para ser feliz. Y es así como anda la mayoría por la vida, sintiéndose incompletos y buscando quién los haga felices. Cuando colocamos la llave de la felicidad en bolsillo ajeno es que todavía no hemos aprendido a amar sanamente.
  2. “Feliz cumpleaños mi Anita”. La posesividad en las relaciones es altamente tóxica. El primer condenado por femicidio en Guatemala dijo “Pero si era MI mujer”. En el momento que nos sentimos dueños de alguien es porque no lo somos de nosotros mismos. Más interesante aún cuando se dice que en realidad Ana, porque quizá no se llame Anita y el diminutivo sea otra forma de minimizarla, no tiene una relación con José. Solamente él ha aparecido dando declaraciones. ¿Por qué ella no dice nada?
  3. “Siempre tuyo…José”. Esta amenaza de condena a cadena perpetua evidencia nuevamente lo mal que está José. ¿Quién puede garantizar una relación para siempre? Ana ni siquiera ha aparecido para corroborar que lo que él afirma sea cierto.

 

El amor romántico con sus mitos nos ha sido inoculado desde la más tierna infancia comenzando con los cuentos de hadas donde un hombre con dinero –suficiente para una valla–, marca su territorio sobre una muchacha a quien considera su propiedad y decide, como dijo José, “hacer que todo el mundo lo sepa”, para alejar a cualquier posible competidor.

“Qué lindo detalle”, he leído, con horror, escrito por muchísimas mujeres, especialmente jovencitas. No se han percatado de que están perpetuando el patriarcado que presenta al hombre con las tres P: Proveedor, Preñador y Protector. Sostienen el que un “buen partido” es el que más poder material tiene y si lo ostenta, mejor.

“Los que critican son envidiosos porque no tienen el dinero para hacer lo mismo”. Este intento de argumento suele aparecer a raíz de cualquier tema para descalificar las críticas y nos dibujan como la sociedad  aspiracional y admiradora de banalidades que somos.

“Quienes critican son unos amargados que no tienen nadie que los ame”. A lo mejor no, tal vez preferimos amar más sanamente, quizás comprendamos que el amor que necesita ser gritado está muy carenciado, acaso veamos todo el machismo que destilan mensajes vallescos como este y el de la valla anterior, aquella que decía “Quisiera ser tú para tener un esposo tan lindo como yo. Te Amo Yennifer”-.

La violencia en la pareja suele comenzar por territorialidad. El control siempre es violencia. Tiende a aumentar. Son más proclives a ser víctimas las mujeres que buscan un protector, las que no tienen independencia económica y quienes tienen baja autoestima.

La valla de José lo perfila como un hombre controlador y posesivo. Que sea ex alumno de la Escuela Politécnica no abona en positivo en este tema. Que Ana no diga nada, es sospechoso. Y que tantas personas admiren el gesto y gasto, nos hace comprender por qué somos el segundo lugar a nivel mundial en femicidios, con casi 800 al año. Por comparación, en Chile hubo 40 el año pasado y en España, 70.

Le invito a ver la valla con otros ojos. A examinar lo que le han enseñado sobre el amor romántico. A analizar su relación de pareja o la que desea. Si nos sirve para desaprender, serán unos Q15,000 bien invertidos.

Share.

About Author

Elizabeth Rojas

Mujer, feminista, irreverente apasionada de la vida, comprometida con la salud mental. Escéptica e irónica, pero creyente en el poder de las redes sociales, la herramienta ignorada.

19 comentarios

  1. Virginia Pérez on

    Entiendo a lo que usted se refiere. Lamentablemente como buenos guatemaltecos no acostumbramos a describir muy bien el concepto en determinadas situaciones.
    a) “Que lindo detalle”: Nos referimos al acto. No al contenido.
    b) “Los que critican son envidiosos porque no tienen el dinero para hacer lo mismo”: Es una forma absurda de expresar que nos gusta lo que como mujer hicieron por ella, no por Vanalidad.
    c) “Quienes critican son unos amargados que no tienen nadie que los ame”: Por naturaleza todos necesitamos amar y que se nos ame, como tambien el sentido de pertenencia que posa en ambos géneros.
    En lo personal: Me gusto el detalle de la valla, no importa su ortografía o diseño, este expresa si, la personalidad de José, pero el detalle es para mí lo que importa.
    En cuanto al femicidio le dire señora mía, que algunas mujeres se han involucrado en actos ilicitos, incluso hay mujeres homicidas, jefas de grupos no sociales, etc. entonces… cada una labra su camino. “Si no te gusta lo que cosechas, siembra otra cosa!
    Si me metí a camisa de once varas… deberé llenarla.
    Respetuosamente,

  2. La connotación patriarcal es fuerte, pero tambien le veo interes o intereses de fondo, este año es electorial, pueda que algun politico este utilizando una forma romatica para que las mujeres simplemente voten

  3. Totalmente de acuerdo. Lo primero que pensé cuando se supo que ni siquiera tienen una relación fue “OJO, acosador a la vista”. Ya es hora de abrirle los ojos a las generaciones que vienen detrás al respecto de lo que se les vende como “amor romántico”.

    • ¡En eso pensé precisamente! ¿Se tomará esto como modelo de referencia… para cuántas personas “enamoradas”?
      ¿Cortina de humo “novelera” para otros asuntos?
      Me parece que no es nada “romántico” si la historia no se sabe desde ambos lados para contar el cuento completo.
      Independientemente del lenguaje entre líneas las “sorpresas” románticas tan públicas (propuestas de matrimonio sin previo aviso, declaraciones en terrenos no estudiados, propuestas eternas en relaciones no empezadas, etc.) no terminan bien

  4. Yo tambien pense ni tienen una relación eso es acoso y publico y ademas una forma de coercion para obtener un SI. A mi me parece que pensar que es un lindo detalle es tratar de vivir por medio de la vida de los demas y no darse cuenta el porque ahora hay tantos problemas en las relaciones si todo se quiere como que fuera cuento de hada cuanto probablemente las intenciones sean otras!

  5. Antes que nada, pues se respeta el derecho de hacer con el dinero lo que se venga en gana. Pero tampoco considero que se trate de un empoderamiento hacia una vida. Sin embargo, si detalla el grado de neuroticismo que puede presentar esta persona. A la larga no sabemos exactamente el por qué tuvo ese detalle (si es que se le pudo llamar detalle o simplemente un protagonismo para darse a conocer).

    Lo que queda claro es que en realidad en estos dorados tiempos hay prioridades que cubrir y si en realidad hay amor, no se necesitan más detalles que la presencia misma de la persona.

    Chocolates, flores, regalos, lo que sea no representa el amor, sino simplemente un detalle que no necesariamente indica que la persona ama o no a la susodicha. Además, este tipo de locuras incentiva más el estrés, el que una mujer quiera verse competitiva ante las demás, demostrando cuánto la aman.

    El amor es intangible, no es visto en los detalles. Aprendan a diferenciar eso

  6. Desde que te pones la etiqueta de “feminista”, descalificaste en gran medida tu artículo. Asumes demasiadas cosas… pero es por tu punto de vista “feminista”.

    La salud mental, no va de la mano con los feministas ni los machistas.

    Y por supuesto, sin necesidad de ser machista ni feminista, resulta obvio darse cuenta que la valla es un error terrible de inseguridad del tipo que tuvo la “brillante idea” de pagar por ello.

  7. Totalmente de acuerdo con usted, ese sí es un controlador posesivo muchas veces comienzan haciendo cosas “lindas” para después sacar las uñas… Muy a pesar de que mucha gente dice : yo no dije que lindo detalle por eso, si no por lo que hicieron por ella … Aja, bueno puedo pensar que estas personas viven en una situación así nada más que no hay peor ciego que el que no quiere ver … Me encantó el artículo.

  8. Destila tristeza y amargura éste artículo y extrapola a niveles ridículos una simple manifestación de afecto de un ser humano a otro por querer hacerlo encajar en una perspectiva ya de por sí torcida de género. ¡Qué viva el amor!

  9. Y si le damos vuelta, y dejamos de analizar la valla (costos y psicología) y analizamos “el acto” en mayúsculas (la realidad):
    .
    FUE UN ACTO DE “LIBERTAD IRREVERENTE”…(la valla no daña a nadie, no tiro una bomba, -todo legal-)
    .
    Independiente de las opiniones subjetivas, … ya quisieran todos tener el valor de utilizar su libertad de esa manera para cualquier acto publico… y mejor aun que todos los guatemaltecos tuvieran el valor de utilizar su libertad de manera irreverente y como ideal máximo para votar, para forjar su futuro… etc…
    .
    …….La critica esta demás, pero cuando surgen actos de esta naturaleza cuesta entenderlos y los explicamos de manera subjetiva, pero se debe a que los principios (como la libertad) son abstractos cada vez menos comprendidos… saludos…

  10. Julia Fernández on

    Si bien comparto algunos de los conceptos de este artículo (por ejemplo, que la violencia muchas veces comienza con la territorialidad), hay algunos que me parece podrían ser sometidos a revisión:
    1. No creo que el diminutivo en el nombre sea para “minimizar” a alguien, al contrario, creo que es una forma muy común de demostrar cariño;
    2. Denota un pensamiento muy limitado de parte de la autora el asegurar que el que José “sea ex alumno -sic- de la Escuela Politécnica no abona en positivo en este tema”. ¿Desde cuando es una regla el que los egresados de esta Escuela deban ser prejuzgados negativamente? ¿No hay acaso exalumnos (esta es la forma correcta de escribir la palabra) de la Escuela Politécnica cuyas acciones los lleven a ser percibidos de manera positiva?
    3. Finalmente, me sorprende que una mujer, feminista y comprometida con la salud mental, como la autora se describe, haga con la frase “vamos por partes, como dijo Jack” una clara referencia a uno de los más notables misóginos del siglo XIX. Me parece que si una feminista más perspicaz que ella llega a leer este artículo, de seguro la reprenderá por perpetuar con un chiste machista la sociedad patriarcal en la que vivimos.

  11. Julia D. Fernández on

    Si bien comparto algunas de las ideas contenidas en este artículo -como que la territorialidad es una de las formas de iniciar la violencia en la pareja- me parece que hay algunas que merecen una revisión:
    1. No creo que el usar un nombre en diminutivo sea una forma de minimizar al otro, al contrario, es una forma de expresar cariño;
    2. Denota un criterio muy limitado por parte de la autora el asegurar que el que José “sea ex alumno -sic- de la Escuela Politécnica no abona en positivo en este tema.” ¿Desde cuando es un indicativo confiable respecto a lo positivo o negativo de ciertas actitudes el lugar en el que haya estudiado? ¿No existen acaso exalumnos (esta es la manera correcta de escribir esa palabra) de toda clase no solo en esta sino en cualquier institución?
    3. Finalmente me sorprende que una mujer, feminista y comprometida con la salud mental, como se describe la autora, utilice la frase “Vamos por partes, como dijo Jack” haciendo con ello una clara referencia a uno de los misóginos más famosos del siglo XIX. Me parece que si una feminista un poco más perspicaz que ella leyese este post, de seguro la reprendería, por utilizar un chiste machista que perpetúa el patriarcado en el que vive nuestra sociedad.

Leave A Reply