El CACIF no nos engaña

1

Como quien envía un memorándum a un subalterno, el directorio del Comité de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF), anunció que enviará al Tribunal Supremo Electoral (TSE) un informe. El mismo, contiene la opinión de abogados a quienes consultó la cúpula empresarial, y que en síntesis afirma que no se puede aplazar la fecha de elecciones. El texto, además, añade que las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEEP), solo pueden entrar en vigor a partir del próximo período electoral, o sea, dentro de cuatro años.

Y, con total desfachatez, llaman a dejar de manifestar y reclamar la renuncia del inquilino del despacho presidencial Otto Pérez Molina y a esperar pacientemente que, al Congreso, se le antoje aprobar las reformas. Pero, ¿qué se creen estos señores que gustan de vestir oscuro y poner cara de circunstancias cuando intentan somatar la mesa? ¿Acaso piensan que nos van a dar atol con el dedo? ¿Consideran ellos que obedeceremos ciegamente, bajaremos la cabeza y silenciaremos nuestra voz?

Cuán torcidos están en su patriarcal y absurda manera de entender la vida. Cuán errados se encuentran en torno a lo que de verdad acontece en las calles y, sobre todo, cuán equivocados en lo que significa la representatividad en este país.

El CACIF no nos representa, por más que en un acto usurpador del ejercicio político, hayan detentado el poder merced al tamaño de su bolsa y a la capacidad de compra del corrupto sistema político. Pero, aclaremos las cuestiones para que vean que no nos engañan con su galimatías político.

¿Se puede modificar la fecha de elecciones? Sí, es perfectamente factible. La convocatoria, realizada por medio de un Decreto del TSE puede modificarse mediante una ampliación del mismo. De manera que se pueden llevar a cabo en las mismas fechas en que se hacían al inicio de la vigencia de la Constitución actual. Es decir, noviembre primera vuelta y diciembre la segunda. Eso mantiene inalterable la fecha de toma de posesión establecida en la carta magna para el 14 de enero.

Segunda falacia del CACIF asegura que, las reformas a la LEPP solo pueden entrar en vigor para dentro de cuatro años. Primero porque, afirman, hay un artículo de la misma LEEP que indica esa circunstancia. Como si dicho artículo no fuese sujeto de reforma.

También aseguran que contravendría el principio de irretroactividad de la ley. Pero, veamos. Ese principio plantea que la ley no tiene carácter retroactivo, a menos que beneficie al reo. Es decir, si perjudica a alguien, no tiene vigencia. Pero, en realidad, no perjudica a nadie. Más bien, beneficia a la mayoría de la población, oprimida por la dictadura de los partidos políticos.

Las reformas no hacen desaparecer a partido alguno, no lo perjudica. Eso sí, abre las puertas a una participación más horizontal y democrática. Y es a eso a lo que los partidos y sus patrocinadores, o sea el CACIF, para empezar, tengan miedo y sientan que les tiemblan las canillas. Quieren evitar a toda costa la llegada del pueblo, del de verdad, del que sí paga impuestos y no evade ni se alimenta de la teta del erario.

No nos engaña el CACIF, no actúa en defensa de orden legal alguno pues siempre han retorcido la ley a su antojo. Mandan sus mensajes para proteger lo único que siempre han protegido, el mezquino interés de su bolsillo y su pacto con la impunidad. Por ello, es menester que sigamos reclamando ante el TSE y cuanta instancia corresponda, la reprogramación de los comicios pues, #EnEstasCondicionesNoQueremosElecciones.

Share.

About Author

Iduvina Hernández

Defensora de Derechos Humanos, hija y nieta de gente honrada, convencida de que otro mundo es posible. Sobreviviente de la contrainsurgencia y excavadora de la verdad y la memoria. Como no sé nadar, por eso nado contra la corriente y, cómo pueden ver, no me he ahogado.

1 comentario

  1. Belarmino Álvarez on

    los empresarios tienen miedo de un estallido social y que los negocios vayan mal. Tienen razón en el sentido que esto seria malo para el conjunto del país, pero siguen pensando que somos tontos y no lo hemos pensado, prefieren seguir con el tipo de economía que los ha llevado a su posición y no se dan cuenta que una economía más abierta como consecuencia de la transparencia les beneficiaría mas. Por otro lado piensan, con la información privilegiada de que disponen, que el accionar de la Cicig y la embajada va a poner suficientes cortapisas al próximo gobierno. Se puede comprender su agenda, pero no es nuestra agenda.

Leave A Reply