El capital, el salario y los cuentos de hadas

10

La acumulación de capital, con raras excepciones, es una actividad poco humana y muchas veces salvaje. En toda acumulación de capital siempre hay un alto factor de aprovechamiento y explotación de otros. El dueño del capital para incrementarlo necesita del trabajo y a cambio debe pagar un salario, que nunca será lo justo comparado con las ganancias que puede obtener.

Naciones y magnates han creado fortuna y poderío a partir de la explotación masiva de mano de obra. Desde la época de la esclavitud, pasando por todos los estadios posteriores hasta llegar a la época actual en donde las empresas siguen pagando a la mayoría de trabajadores salarios que no alcanzan para cubrir las necesidades básicas. Pero han sido hábiles al vender el discurso de que son los benefactores de la sociedad, los héroes que dan empleo y a quienes hay que agradecer que al menos se disponga de ingresos para malvivir.

Luego se vende la idea de que para atraer inversiones es necesario aceptar que se paguen bajos salarios, porque es mejor tener pocos ingresos a no tener nada. Y sobre ese argumento cruel se crean las bases para justificar la creación de rangos salariales por debajo de lo digno y humano.
Decir que la inversión privada busca generar empleos es de los mayores sofismas que existen -puros cuentos de hadas-. El fin último de cualquier empresario, por pequeño que sea, es crear riqueza para él. Difícilmente alguien arriesgará su dinero pensando en que va a beneficiar a otros. Es válido, el sistema así funciona. Pero sería mejor ser transparente y aceptar abiertamente que la búsqueda de lucro nada tiene qué ver con lo humano, y no darse baños de pureza pretendiendo que se hace en función social.

La generación de empleo no es el objetivo del capital privado. Las empresas serían felices si pudieran funcionar sin pagar un centavo de mano de obra. Las grandes corporaciones luchan constantemente para disminuir el número de personas que hagan trabajar sus fábricas y cuando llega la crisis lo primero que hacen es recortar la nómina y “pedir” a los empleados restantes que lleven toda la carga sin recibir aumento de sueldo a cambio, porque es la única manera en que podrán mantenerse en sus puestos. Es decir, prefieren aprovecharse de la necesidad de las personas y de ninguna manera sacrificar sus ganancias.

No solo las grandes empresas operan de esa forma, al final todas, sin importar el tamaño, utilizan los mismos métodos. Es común que cualquier “emprendedor” al planificar su pequeño negocio considere sus costos fijos y la ganancia que quiere obtener y hasta después haga cálculos de lo que puede pagar a los empleados, y casi siempre estará dispuesto a no pagar lo mínimo de ley, ni las prestaciones, porque sabe que puede aprovecharse de la necesidad de las personas.

Mal hacen, entonces, los defensores de “salarios súper mínimos” –etiquetados bajo el eufemismo de “Salario mínimo diferenciado”– cuando utilizan los medios de comunicación que dirigen y en los que dan cabida a columnistas que siguen una agenda determinada por intereses de sus anunciantes. La posición que adoptan es aberrante, porque tratan de presentar como beneficio algo que va en contra del texto constitucional y de las leyes laborales, dando el despiadado argumento de que recibir poco es mejor a nada. Cuando en realidad lo que tendrían que hacer es denunciar a quienes incumplen con el pago de los salarios mínimos y no protegerlos, bajo tales pretextos.

La solución al problema del desempleo es compleja. En países como Guatemala, en donde las remesas que llegan del exterior constituyen el principal ingreso de millones de personas, la situación se agrava, porque los empresarios son felices recibiendo el beneficio del consumo de dinero que se genera en otros países. Por eso pueden darse el lujo de pagar salarios de hambre, pues saben que el consumo está garantizado debido a que las remesas suelen ser son puntuales. No les importa que haya más empleos, prefieren provocar el desplazamiento de las personas, porque hasta ahora el dinero sigue llegando. Es decir, al capital privado no le interesa generar más puestos de trabajo. La tarea debe ser entonces del Estado, que al final de cuentas para eso existe, para procurar el bien común. Es un problema sin solución en el corto plazo, pero es necesario enfrentarlo creando leyes que promuevan la inversión estatal, no con leyes que otorguen privilegios a la inversión privada.

Share.

About Author

Fernando Ramos

Me he ganado la vida desempeñando la prosaica profesión de la contabilidad y la auditoría; sí, soy de esos tipos cuadrados a quienes todo mundo teme, porque encuentran descuadres y faltantes. Pero también escribo poesía, y otras cosas por ahí; de eso trata este espacio, de las cuentas que hago con las palabras.

10 comentarios

  1. Juan Carlos Carrera
    Juan Carlos Carrera on

    Sin lugar a dudas esto de los salarios mínimos diferenciados es un acto inmoral, criminal e ilegal. Los funcionarios que han promovido esta estafa al pueblo merecen el destierro y el escarnio público. Lucran con la miseria ajena, la de sus votantes.

  2. Bonito artículo, sólo que creo conveniente deberían de agregar a su post las ONG’s de DH que promueven la libertad y el equilibrio y la lucha contra la explotación y sin embargo no aportan mucho a sus trabajadores, sueldos digamos medio bien, pero sin ninguna garantía, sin ninguna prestación y aparte facturados (que uno mire cómo se las arregle con la SAT, si bien le va a uno….que todavía queda para pagarle a un buen contador). Digo ésto pues como le tiran a las empresas privadas que de mala manera proveen empleo al menos para los frijoles (aunque suene conformista o pesimista…al menos para eso). Pero si lo vemos en perspectiva la misma vaina son aquellos que defiende esa postura de tirarle M. a los capitalistas y empresarios sin ver que del lado de los sociales y humanitarios son las misma onda. Sólo aquellos reconocidos del medio son los que se andan moviendo de lado a lado en las instituciones, luego los simples mortales (no populares o no de la foto) pues no les queda más que comer de la migajas de los buenos luchadores del bien popular…..Es increíble pero lo he vivido en carne propia y en experiencias muy cercanas con varios compañeros, que al igual que yo, terminan decepcionados de creer que uno está haciendo bien trabajando para organizaciones dizque humanitarias y lo único que hacen es hacer sus “apartaditos” con los proyectos que les financían agencias internacionales llevando un estilo de vida de glamour sólo que a lo bohemio, no trajeados y encorbatados (para disimular). Al final vienen siendo la misma onda. Yo creo que el cuento de hadas es parejo (y pajero) para aquellos que con la inocencia y la rebeldia a flor de piel de recien egresados de la universidad empiezan su camino laboral en organizaciones que ni si quieran garantizan un seguro de vida ante tanta visita a la comunidad (porque como a todo aprendiz, le toca lo duro), y los dirigentes o coordinadores de éstos son estáticos años de años sin soltar el hueso…ni modo….si saben lo jodido que es afuera el chance, y ya se saben el discurso filosofico y humanista de memoria….y por eso vienen generaciones y generaciones de inocentes jóvenes que les han vendido la idea que trabajar para ellos sera cambiar el mundo….si pues…el mundo de quién….sería la incógnita profunda…porque de a quienes “coadyuvan” con sus proyectos….siempre siguen en la misma situación…(ah sí se me olvidaba…es culpa del pinche gobierno) entonces….para quién será el cuento de hadas?

    • Fernando Ramos
      Fernando Ramos on

      El gobierno, al final, solo ejecuta las órdenes de sus financistas.

      Tiene razón en señalar a las ONGs. Desde que los empleadores se las ingeniaron para no pagar prestaciones y para eliminar la relación laboral por medio de figuras que a la larga son ilegales, la situación ha ido de mal en peor.

      El problema es que la necesidad de percibir ingresos obliga a las personas a aceptar condiciones que riñen con la ley, y no hay quién defienda a los trabajadores, sea quien sea su empleador.

      Gracias por el comentario.

  3. Pingback: El capital, el salario y los cuentos de hadas | tengoderechogt

  4. Excelente artículo. Y muy bien complementado por el comentario de David Pérez. Por lo que únicamente resta incluir a los políticos y funcionarios de gobierno tanto como sus secuaces: es decir, sindicalistas y funcionarios de nómina. De tal suerte, no sólo magnates y naciones han creado fortuna de tal manera, sino también líderes sindicales, políticos populistas, mercaderes de la fe y tantos más como rostros tenga el ser humano. La discapacidad, si se quiere llamársele así por su salvajismo, no es exclusiva del empresario. Es bastante general, y con muy pocas excepciones. Podrá argumentarse que no se explota la mano de obra,sin embargo, en todo caso, se explota algo peor: el sueño de las víctimas.

    • Fernando Ramos
      Fernando Ramos on

      El sistema corrupto tiene varios actores, entre esos están, por supuesto, los políticos y funcionarios y los que usted menciona. De acuerdo con su comentario.

  5. En efecto, yo creo que no sólo es exclusivo de empresario, quizá hasta puede uno entender que esa mara así es, algunos, en algunas empresas dónde he trabajado pues…al menos tratan de ser medio justos, con rollos de clima y cultura organizacional y pues la mara se siente tranquila y contenta y al menos se les da su su lugar y se los llevan a los campos a distraerse con el rollo subsconsciente de hacerlos pertenecientes a la empresa, o sea les lavan el coco pues…y hay cierta competitivdad salarial con respecto a otros puestos, pero qué decir de las maquilas y donde la mano de obra es más sufrida, ahi si que hijos de su madre, pero a lo que iba es que uno puede como…ni aceptar pero entender que su rollo es ese, lo que me preocupa y lo que entristece y emputa…por qué no….es que algunas organizaciones de DH (de las cuales fui testigo por haber trabajado ahi), tiene el menor cuidado por sus empleados y hablan de justicia y un discurso desgastado de tirarle M al gobierno, lo que lo pone trompudo a uno es la hipocresía, eso es lo peor….lobos queriendo estar vestidos de oveja. Siga Adelante Fernando Ramos.

  6. Sofisma… el estado no es un negocio… fácil, no se puede poner mas dinero en las manos de las “ratas del estado” suena ilógico su planteamiento “de inversión estatal”…
    .
    Lo del salario diferenciado, la verdad es que la restricción del Salario Mínimo, no debería existir, inmoral dirá usted.. pero, observemos la realidad, cuando nos preguntamos cual es el salario ideal para un humano:
    .
    Es bastante subjetivo: mire pues, alguien puede ganar 10 mil quetzales y no alcanzarle ni siquiera para hartar, otra persona puede ganar 2 mil quetzales -hartar y ahorrar todavía- (me entiende, pura realidad aumentada)… ahora bien cuanto es que necesita ganar una persona, pues la verdad no lo sabemos, si a ciencia cierta desconocemos sus necesidades y su forma de manejar el dinero (no somos robots).. podemos decir que el que gana 10 mil quetzales necesita ganar mas porque no “le alcanza”, y el de 2 mil no necesita aumentos (le alcanza y ahorra)…o de revés…contradicciones. La realidad indica que la única forma es la libertad de negociación, cada quien sabe lo que necesita y lo que puede aceptar, (el gasto no es estándar y tampoco las necesidades).. ej. muchos, necesitaran 1,000, otros 2,000, otros 10,000, otros a sus papas, otros casarse… etc.. si me entiende la ganancia -solo lo puede determinar una persona- en libertad de negociación… cada persona sabe que es lo mejor para ella… por -autodeterminación- … el tema no es explotación.. el tema es “libertad de negociación”… si usted cree que la libertad es inmoral, pues que estamos haciendo.. promovamos una dictadura… ya es tiempo que el estado se salga de los negocios y de la vida de las personas.. no se puede mas… no se puede esperar de terceros (estado), la solución de los problemas…
    .
    Post data: sobre la inversión estatal recuerde: “el dinero tiene que salir de alguna parte”, el estado no produce riqueza, se tiene que quitar ese -dinero a alguien- o a muchos, usted que es contador lo sabe muy bien.. es una “simple operación” de partidas, -quito aquí pongo allá, y todo tiene que cuadrar-.. quitemosle a los ricos, dirá usted -como muchos otros-, y los ricos a quien le quitan,…porque las partidas tienen que cuadrar, me entiende…”alguien tiene que pagar” siempre de los siempres, recordemos eso antes de plantear “inversión” del estado… NO se puede combatir la pobreza generando mas pobreza… son bonitas las intenciones, suena bonito el planteamiento, pero las emociones no resuelven problemas…

  7. ahmed Blanco on

    Considero que la dicha de haber salido del proletariado como ustedes pueden llamarle, y poder haber arriesgado algo de dinero que preste, logre emprender algunos proyectos, en casi todos perdi. Criticar sin haber podido medir el grado de riesgo que una persona asume (ustedes deben odiar el término “emprendedor”) creo que no es justo. Definitivamente existen malos empresarios, pésimos gobernantes, así como también una increíble cantidad de pésimos trabajadores.

    La naturaleza humana nos segmenta y nos divide en buenas personas y malas. No quisiera entrar en polémicas, tuve la dicha de salir del Rafael Aqueche, de la gloriosa Escuela de Comercio, ví caer martíres, amigos en la década de los 70’s e inicios de los 80′, estuve en la Universidad de San Carlos, donde vi como muchas personas, lograban salir en sus estudios y miles sólo pasar por las aulas sin lograr llegar a un título.

    No quiero presumir donde más estudie, pues obviamente eso hizo cambiar mi visión de la vida, como existía una forma diferente de pensar. Labore en el sistema bancario e incluso en el ente fiscalizador del mismo, tengo una Licenciatura en Auditoria (que tuve por necesidad que estudiar, más no era mi vocación), y logre sacar estudios superiores en Administración y Finanzas.

    Por cosas del destino y de Dios (sí, soy creyente, aunque en los tiempos de la Escuela de Comercio y de la USAC, me hicieron desistir de mi idea de Dios, pero regrese y creo que eso me hizo mejor persona), términe siendo un trabajador en el comercio, logre prosperar y hoy Gracias a Dios, soy un emprendedor que comparte el trabajo con más de 700 colaboradores, no soy millonario, me resulta insultante la afirmación que primero se cálcula los costos fijos y después el precio que se pretende vender, para determinar lo que se quiere ganar……. y por último determinar lo que se quiere pagar de salario, no quiero ofender, ni polemizar, pero definitivamente pienso que si me afecta tal grado de desconocimiento.

    Que fácil sería hacer una empresa si ese fuera el caso, y si así fuera, por qué no la hacen todos los trabajadores y ustedes mismos?. No quiero atacar a todos los politicos, pero si existe una mayoría del pasado y del presente contaminada. Así como existen empresarios, deportistas, trabajadores, religiosos, poetas, auditores y demás profesionales que solo ven sus intereses o son aprovechados o corruptos o mal ser humano.

    Pienso que mucha ideología no nos hace crecer. Tengo la dicha de poder ir a China desde hace 15 años y hablo de la Comunista, vi su extrema pobreza (generalizada), vi solo la riqueza de los dirigentes del Partido Comunista Chino. Hoy en día basado en un sistema capitalista dirigido, veo como sigue disminuyendo la pobreza, sin embargo, sigo viendo aún más ricos a sus dirigentes y muchos ciudadanos chinos sacando a sus hijos a vivir al mundo libre.

    Naturaleza humana!! Ojalá no borren los comentarios adversos. Ojalá algún día nuestros hijos vean un país democrático y progresista. Que nuestra forma de ver las cosas del mundo sean positivas y tolerantes, que podamos ver que existe el blanco y el negro, y mejor si podemos ver y apreciar que existe una gran diversidad de colores y formas de ver las cosas.

Leave A Reply