El ciclo del cine en Guatemala

1

Por la proximidad de Estados Unidos y la carencia de producción nacional de cine, la mayor cantidad de películas que llegan a las carteleras locales son “Made in USA”, y de esas un alto porcentaje es de las que persiguen principalmente entretener y reventar las taquillas, aunque no todas lo consigan.

La oferta de películas en las salas del país está regida por el ciclo del cine estadounidense, que empieza, por así decirlo, con la llegado del verano, meses en los que se estrenan la mayoría de películas que pretenden atraer a millones de personas, por lo que la mayoría de cintas son de acción, comedia o animadas. Muchas de las súper producciones se estrenan en esta temporada, que es en la que usualmente los habitantes del gigante del norte tienen vacaciones y gastan más en entretenimiento. Los distribuidores del mercado nacional adquieren los filmes que se supone serán taquilleros en Estados Unidos, prefieren ir a lo seguro y es comprensible; el problema es que se disminuye la oferta de títulos y resulta que todas las cadenas de salas de cine terminan ofreciendo los mismos.

El fin del verano en Estados Unidos da un breve respiro; la parafernalia de las grandes producciones termina y deja el paso a las películas que pretenden obtener reconocimiento en las premiaciones anuales.

La temporada de premios, que culmina con la entrega del Oscar, incluye las premiaciones que hacen los gremios de críticos, periodistas, asociaciones fílmicas, los actores, directores, guionistas; en fin, todas las agrupaciones que de alguna manera están relacionadas con la industria del cine y que reconocen a lo que consideran lo mejor del año.

Dudo mucho que los grandes directores de cine hagan una película pensando en que ganarán tal o cual premio, pero quienes ponen el dinero para la producción sí se interesan en que las cintas sean nominadas, porque los galardones también dan impulso en taquilla y ayudan a recuperar lo invertido.

De cualquier forma, salvo algunas excepciones, quienes intervienen en la producción de un filme ven con buenos ojos que su trabajo sea reconocido, porque eleva su cotización.

Las cintas que compiten por los premios son estrenadas, la mayoría, entre octubre y enero. Son pocas las que llegan a las carteleras en los meses anteriores, porque la idea es que estén frescas en la mente de los votantes cuando llegue el momento de decidir a cuál elegirán. Quiere decir que el fin y el inicio de año es la mejor temporada para los amantes del buen cine. No es que los premios garanticen calidad al 100%, pero sí en un buen porcentaje.
Finalizada la temporada de premios, de marzo a mayo se registra la época más pobre para los estrenos. Quizá en marzo todavía se puedan ver algunas de las películas nominadas, pero luego de eso quedan los títulos que no llegaron a calificar para los premios y que tampoco compiten por la taquilla, son los meses en los que a las carteleras llegan los filmes de relleno, los que nadie quiso premiar y los que pocos quieren ver.

El ciclo del cine en Guatemla se divide, entonces, en tres lapsos: cine de entretenimiento, cine que compite por los premios y cine de relleno.

En otros países el ciclo es distinto. Por ejemplo, en México, que tiene un mercado enorme, hay mayor oferta de títulos, porque incluso una sala dedicada a proyectar cine alternativo tiene posibilidades de atraer un buen número de personas a sus taquillas. En Guatemala el mercado es pequeño y las cadenas de cine pocas y tienen que asegurar el retorno de la inversión. Es común que cuando programan algunas cintas alternativas estén solamente una semana en cartelera porque atraen a poco público.

Share.

About Author

Fernando Ramos

Me he ganado la vida desempeñando la prosaica profesión de la contabilidad y la auditoría; sí, soy de esos tipos cuadrados a quienes todo mundo teme, porque encuentran descuadres y faltantes. Pero también escribo poesía, y otras cosas por ahí; de eso trata este espacio, de las cuentas que hago con las palabras.

1 comentario

  1. carmen lemus valenzuela on

    Igual para la cinematografia o en la politica -venderse- a través del voto no es un derecho!
    Si decimos recuperar territorio guatemalteco sobre lo vendido y espoleado que ya se encuentra, será innegable la decolonización; Y primordialmente la decolonización de competitividades y jerarquias sobre la diversidad de competencias, más lo que matemáticamente dice la palabra de Octavio Paz ; antes de la desigualdad; y ( más temprano que nunca) en su decurso histórico escuchamos a Mariategui cuando escribió para un antiguo escenario social…” los verdaderos repiten el espiritú” .

Leave A Reply