El fútbol a sol y sombra

0

El fútbol, ese fenómeno de masas denostado por alguno y amado por la mayoría, es el deporte menos comprendido, incluso aquellos que lo siguen no atinan a definir con claridad por qué lo hacen.

Entre los escritores, los de verdad, son pocos quienes se han ocupado de una actividad que eleva a niveles de ídolos a algunos tipos que lo único que saben hacer es correr detrás de una pelota y cuando los entrevistan apenas balbucean y son incapaces de hilar tres frases.

Para entender el deporte de los goles y las lesiones sobreactuadas, es necesario leer el libro “El fútbol a sol y sombra”, de Eduardo Galeano (Montevideo, 1940). Resulta que el uruguayo, quien ha publicado textos fundamentales para entender la realidad latinoamericana, es un gran hincha, y con todo el oficio de su pluma escribió un volumen que constituye un hermoso homenaje al fútbol.

Galeano hace un recorrido desde los orígenes hasta la actualidad. En pequeños textos, algunos de no más de diez líneas, el escritor combina anécdotas con información histórica y los convierte en trozos capaces de emocionar a cualquiera que lea, sea o no sea aficionado.

Habla del crack y logra interpretar la frustración de pasar del juego por diversión al juego por obligación.

Menciona el estadio y le da vida propia, explica como el cemento tiene memoria, y dice: “No hay nada menos vacío que un estadio vacío. No hay nada menos mudo que las gradas sin nadie”. La evocación es una especie de cápsula del tiempo, que logra transportar al lector a las noches gloriosas del Maracaná, del antiguo Wembley, del Azteca.

Describe goles de Pelé, de Maradona, y de otros grandes, y en la lectura se puede ver a los jugadores zigzagueando. Hace mofa de los “doctores” del fútbol, de los comentaristas, de quienes trabajan describiendo, pero no entienden lo que ven.

Es un libro imprescindible.

Share.

About Author

Fernando Ramos

Me he ganado la vida desempeñando la prosaica profesión de la contabilidad y la auditoría; sí, soy de esos tipos cuadrados a quienes todo mundo teme, porque encuentran descuadres y faltantes. Pero también escribo poesía, y otras cosas por ahí; de eso trata este espacio, de las cuentas que hago con las palabras.

Leave A Reply