El matrimonio igualitario

7

Discutir los derechos civiles siempre ha sido un tema escabroso, en especial cuando involucra múltiples dimensiones además de la legal, como la étnica o la religiosa. El tema del matrimonio igualitario es uno de ellos y en este caso no se trata de analizar la dimensión sexual de cada individuo porque es un asunto privado. Es allá donde se vuelve público que nos interesa discutir el tema; la opción ante la ley de contraer matrimonio con alguien del mismo –o distinto– sexo por igual.

Tampoco es un asunto exclusivamente religioso porque junto con la unión espiritual –que es opcional para muchos– también es una institución social y un vínculo legal. Independiente del conjunto de reglas particulares que una religión imponga a sus practicantes, estas quedan intactas en cuanto a la unión civil interesa, excluyéndolas de esta discusión de alcance más amplio.

Involucrar equivocadamente factores sexuales y religiosos –ambos muy profundos y personales– en una discusión de carácter público han desembocado en que este sea un tema sensible y a veces escandaloso; ha tomado mucho tiempo para que se haya dado una discusión objetiva en cuanto al tema de los derechos civiles de las personas no heterosexuales en el mundo. La legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo se ha ido dando recientemente de forma gradual en varios países occidentales y EE.UU. ha sido el más reciente bajo un acalorado debate.

Tomando en cuenta que EE.UU. es un país conservador como muchos otros del área (como Guatemala) y es de esperarse que la discusión se haya dado bajo bastante rechazo y en medio de muchos argumentos religiosos, entonces ¿qué hizo avanzar el debate en este caso si no fueron las creencias religiosas laxas? Una sociedad civil empoderada y un sistema judicial sano y eficiente han demostrado ser la diferencia a lo largo de la historia de los movimientos de derechos civiles en ese país. Un suficiente (aunque no ideal) entendimiento de la separación de las religiones y el Estado también ha hecho lo suyo en el proceso. Estos factores han permitido que el activismo social trascienda al ámbito legal interponiendo demandas, perdiendo unas y ganando otras, pero siempre respaldadas por un respetable sistema judicial que razona sus dictámenes basados en factores científicos, políticos, sociales, de opinión pública y precedentes legales. Leer el veredicto razonado de la corte suprema estadounidense acerca del matrimonio igualitario es tan ilustrativo como convincente, a continuación presento algunos argumentos que respaldaron esta decisión.

A pesar de que en los últimos años la discusión acerca del matrimonio igualitario ha girado en torno a una de sus facetas –la identidad sexual– no es la única, estas batallas ya se han librado en el pasado con resultados similares. Hubo un tiempo cuando era un tabú el matrimonio entre personas de raza distinta;  ahora, a pesar de que el racismo aún existe se reconoce que es un asunto de preferencia y no puede prohibirse por ley. Hubo otro tiempo cuando de forma generalizada el matrimonio de dos individuos era un asunto arreglado previamente entre familias con propósitos financieros, políticos o religiosos; ahora, se reconoce que es una decisión personal de los involucrados y legalmente no pueden ser el resultado de coerción alguna. Antes, era adecuado pensar que el matrimonio era una institución dominada naturalmente por el hombre con la mujer siendo una especie de súbdita; ahora, es razonable decir que es una relación entre dos iguales. Entiéndase que en nuestras sociedades todos estos problemas aún existen como situaciones de carácter intolerante y discriminatorio pero puede accionarse en contra de ellos con todo respaldo legal.

Esto demuestra que el matrimonio civil es una entidad que ha evolucionado junto con las sociedades y a pesar de que ciertos elementos de ella son cambiantes, su concepto esencial es el que le da peso como una institución básica de la sociedad: la de dos personas que desean definirse en base a una relación de compromiso mutuo.

Claro que la definición en muchas ocasiones incluye el requisito de que sea exclusiva entre un hombre y entre una mujer, pero es un elemento no esencial para que sea una entidad social válida y que como familia puede tomar diversas formas. La naturaleza heterosexual de algunas definiciones de matrimonio se derivan de los roles tradicionales de crianza de una familia pero actualmente en la práctica no es un elemento exclusivo para llevar a cabo dicha tarea. Comprensión, apoyo, compañía, amor; todos estos son elementos básicos de un matrimonio. Hay familias que deciden criar hijos y dichos valores son necesarios para esta tarea y evidentemente pueden estar presentes sin importar la composición de la misma: un papá soltero, una mamá soltera, dos papás, un papá y una mamá, dos mamás, una abuelita… negar el respaldo legal a cualquiera de estas familias frente a la sociedad es lastimar el desarrollo de los niños que se encuentren creciendo en cualquiera de estas circunstancias. Es contraproducente.

En base a este análisis se concluye que el matrimonio entre personas del mismo sexo no provee un derecho nuevo sino que permite uno que se ha estado negando por mucho tiempo. Tampoco puede considerarse que es una deshonra para dicha unión ya que permite que más personas busquen los ideales que representa y gocen de la dignidad que garantiza ante la ley.

 

Share.

About Author

Alejandro Echeverría

Alejandro es ingeniero, tecnólogo, fotógrafo y montañista.

7 comentarios

  1. Ernesto Jiménez on

    Como dice, al final lo que se busca es que la parejas gay, reciban el beneficio que su unión ante la ley sea digna. Me parece interesante la propuesta, pero considera que antes de discutirla en Guatemala, debemos parchar otros problemas, de mayor envergadura social, por ejemplo el racismo que se maneja, el resentimiento que se maneja, y refundar nuestro estado, para que una propuesta de esta envergadura sea aceptada o rechazada con argumentaciones sólidas, me pongo a pensar que se declara el matrimonio igualitario y seguimos cerrando espacios a los indígenas, por ejemplo no discutiendo los problemas que afectan a todos y que generan conflitividad social, hasta para luchas sociales hay minorías y minorías. Ojo, que creo que una pareja gay tiene derecho a un matrimonio reconocido ante la ley, pongo un ejemplo muere un miembro de la pareja, legalmente como podría ser el beneficiario de la pensión por viudez el miembro sobreviviente, si no existe un reglamento o un artículo de un código, que regule su unión ante la ley, y creo que no es justo que se niegue este derecho; pero creo que antes debemos lograr acuerdos en temas más generales que nos atañen como nación.

    • Alejandro Echeverría

      Gracias por su comentario Ernesto. Estoy de acuerdo con que hay muchos más problemas sociales en el país y algunos afectan a mucha más gente, por supuesto. También creo que todos los temas de derechos civiles están íntimamente asociados y de una u otra forma tienen la misma causa, a veces resolviendo unos se crean precedentes para otros.

  2. Solo tengo algo que decir: HIPOCRITAS… en el salmón todos son eso HIPOCRITAS…!!!! maldita doble moral…
    .
    Alaban que el matrimonio es una decisión personal (individual) y se la pasan hablado que el individualismo es el origen del mal… HIPOCRITAS… que convenientes…
    .
    Alaban que el matrimonio es una decisión “libre” y que cada quien tiene “la libertad” de acostarse y casarse con quien se le de la gana… HIPOCRITAS… pero atacan a los que en “libre” asociación quieren producir en “libertad” y consumir en “libertad”… no me vengan a decir que no es lo mismo… la libertad se apoya en todo sentido, sino es doble moral…

    • Alejandro Echeverría

      Buen día, primero le recuerdo que esta es mi opinión personal y no de “El Salmón” como colectivo. Ahora bien, yo apoyo la libertad en todo sentido (en realidad no conozco a nadie que no quiera ser libre) ¿Podría explicarse un poco mejor a qué doble moral se refiere? ¿Un ejemplo talvez? Gracias por leer.

      • Eres libre de acostarte con quien quieras… pero NO eres libre de comprar y producir lo que quieras…
        .
        Me vas a decir que aquí en el Salmón, todos, no hablan del “problema del consumismo” y llenan la pantalla de letras “solucionando el problema”, … adivina!!!, eso es un ataque a la “libertad de consumo”….. sigo… pero te lo resumo: “libre mercado”…
        .
        Me vas a decir que no existe doble moral…. Santa Hipocresía…!!!! …No que libertad en todo sentido..!!!

        • Alejandro Echeverría

          Está fuera del alcance de este texto discutir lo que usted llama “libre mercado” y esos conceptos pero con gusto lo discutimos por otro medio.

          Ahora por lo que entiendo en lo que respecta a la igualdad de derechos civiles sí estamos de acuerdo ¿verdad?

          • Estar en contra de los derechos civiles es una locura… pero se debe entender que si se esta de acuerdo con una idea, debemos de ser congruentes en todo, incluso en las cosas que no nos gustan (lo importante es la idea y respetarla, defenderla)… no se puede tener derechos a medias… ni el alcance de estos es a medias… si tus ideas contradicen los derechos en lo mas mínimo, es que no aceptas la idea…
            .
            Libertad en todo sentido… libre mercado que no se entiende, libertad de producir, ahorrar, emplearse, vender y consumir como mejor le convenga al individuo… limitado siempre por el derecho ajeno… y ese es mi punto, es mi derecho y la libertad me tiene que garantizar y proteger..la libertad de producir, ahorrar, emplearme, vender y consumir como mejor me convenga… la pregunta defenderías mi derecho ¿?… (bueno, en otro lugar lo discutimos)…

Leave A Reply