El papel del Papa Francisco en América Latina

0

El Papa Francisco lidera una recuperación de los espacios que ha perdido la Iglesia Católica en América Latina. Su agenda para la región se enfoca en unir el discurso de la lucha contra la corrupción y las miserables condiciones de vida, con el ejercicio cotidiano de ser un buen cristiano católico que practica la transparencia en todo momento. A continuación se presentan cuatro escenarios con la intención de prever qué resultados podría tener esta expedición del Vaticano por medio de la gestión del Papa Francisco en la región.

Para armar los escenarios se parte de interpretar el discurso y la agenda del Papa Francisco en América Latina como anti-neoliberal, pero no anticapitalista. Por tanto, si bien no es un actor que busca mediante el poder político, cultural y económico de la Iglesia Católica transformar el orden establecido en su sentido más amplio,  sí es un actor que puede aportar con su influencia social y política en la implementación de un modelo económico capitalista más heterodoxo que rompa con las estructuras neoliberales que han profundizado la desigualdad, el clientelismo y la debilidad de la institucionalidad del Estado que se ha organizado alrededor de encarecer sus recursos, evitando así que otorgue servicios básicos de calidad a las grandes mayorías.

 Escenario normal: El Papa fortalece el discurso anti-neoliberal, se da una revitalización de la identidad católica en América Latina y se logran cambios importantes pero aún no determinantes para la transformación completa del modelo neoliberal en América Latina y el mundo. Se mantiene el pensamiento hegemónico con importantes variaciones, menos autoritario y conservador en una lógica de respaldar los deseos de cambiar el modelo económico dentro del sistema capitalista en la región.

 Escenario posible: El Papa no logra conectar el discurso anti-neoliberal con la permanencia de creyentes dentro de la religión católica y se mantiene la migración hacia otras religiones que se está comenzando a elevar en América Latina (región en la que se concentra más del 40% de católicos en el mundo), reduciéndose de esta manera el poder político de la Iglesia Católica. El modelo neoliberal en su forma más ortodoxa sigue permaneciendo por largo tiempo y se reactiva lo más conservador y autoritario del pensamiento hegemónico en América Latina.

 Escenario deseable: La disputa entre la Iglesia Católica y el Cristianismo Evangélico y el resto de religiones pasa a un segundo plano en América Latina e inicia una amplia secularización del Estado, a la vez que se establecen medidas cualitativas para implementar un modelo económico heterodoxo. Las religiones pierden cuotas de poder político y el pensamiento hegemónico se transforma, se configura una cultura política más democrática y se establece un sistema de toma de decisiones que permite la participación política directa de los ciudadanos sobre los temas y problemas de sus sectores inmediatos.

Escenarios utópicos: El Papa Francisco conjuntamente con la Iglesia Católica retoma el monopolio del pensamiento hegemónico y cultural. Y vuelve a establecer una hegemonía que permite ser actores determinantes para los cambios o la consolidación de procesos políticos en América Latina. O bien, en un segundo escenario utópico, el clamor anti-neoliberal se convierte en una avanzada anticapitalista que organiza el capital alrededor de la sociedad, estableciendo medidas que secularizan la vida y convierten a las personas en sujetos políticos y sociales independientes y alejados del pensamiento religioso, autoritario, conservador e imperialista.

Share.

About Author

Luis Guillermo Velásquez

Latinoamericano y estudiante de Ciencia Política. Concibo en la política desde su enfoque científico y filosófico, los pilares del estudio de la problemática nacional desde una perspectiva histórica y coyuntural.

Leave A Reply