El primer contacto con la España a través de Granada

0

niix-mendezPor Niix Méndez

Granada, España

Octubre, 2016.

 

No como turista, ni como experta, sí como aprendiz, visitante y migrante pues me he movido de lugar literalmente; y es desde esos ojos que escribo el siguiente documento. Se espera que los ojos vean más allá, libres de victimización, más allá del ombligo y acercarse a la realidad de los españoles. Una mirada horizontal capaz de interpelar e intentar comprender la realidad a partir de la historia existente y cotidiana.

El suburbio de la ciudad y los “otros”: Cabe aclarar que algunos españoles hacen la diferencia entre los ciudadanos de la Unión Europea y los “otros”, los primeros, pueden llegar a ser residentes pero nunca migrantes, lo cual no es cierto. En este caso, los inmigrantes pueden ser los marroquís, rumanos, latinoamericanos, etc.  O sea, los “otros”.  Lo primero que se observa en las calles de Granada es la presencia de muchos migrantes árabes en los puestos de comida rápida y te tratan como hermano, hermana: “hola hermano, estoy para servirte”, algunas gitanas ofreciendo romero y claveles enfrente de templos religiosos, negros pidiendo limosna con un vasito, estiran el brazo para pedir y sin ningún rótulo; otros vestidos de gitanos vendiendo pañuelos en algunos semáforos. Algunas aseguran que estas personas, las que se ponen a vender en los semáforos pertenecen a las mafias. También hay españoles jóvenes o mayores de edad pidiendo limosna con rótulos que describe: “Por favor ayúdeme, tengo hijos, el banco me dejó en la calle”, “Necesito recursos, ayúdeme, por favor-gracias“, “Ayúdeme, necesito comida”; a la par un vasito plástico donde les han depositado algunos céntimos. La voz de algunos mayores reconoce esta realidad y expresan que hay tres razones: hay gente que no quiere trabajar, algunos piden para los cigarros o la droga, otros piden por la crisis que les llegó. Incluso, algunos relacionan esta crisis con los cambios sociales en Granada: se han incrementado los asaltos, “te quitan el bolso y de resistirte hasta te tiran al suelo” y con algunos robos en casas. Las mujeres mayores sugieren tomar precaución, cuidar el monedero, el bolso.

Hay también algunas personas de América Latina, gente de Cuba, Ecuador y Perú. La mayoría trabaja en los servicios de atención y cuidado de ancianos, por ejemplo bañarlos, sacarlos a pasear, alimentarlos. Prácticamente vivir con ellos. Tienen uno o dos días libres a la semana. En el caso de las mujeres que prestan los servicios hacen un acuerdo con la familia, “el afecto lo debe dar la familia”, esto para que la familia no deje de visitarlos y evitar que los abandonen. Es un servicio que la familia dispone pagar. Existen otros trabajos más comunes para los latinos como el servicio de fontaneros. Para algunos, el trabajo es duro, pero lo necesitan. Hay servicios de comunidad o limpieza de casas, eso lo hacen trabajadores españoles, hombres o mujeres, en su mayoría de 50 años en adelante.

La tercera edad: El Ayuntamiento de Granada realiza semanalmente un baile con las personas de tercera edad. Los granadinos lo ven como un evento: van a la sala de belleza, se llevan sus mejores trajes y disfrutan del baile. Asisten quienes pueden. Se vuelve un incentivo para aquellos que se sienten no queridos “es que no nos quieren”, “ya no servimos para nada”. Existen otras iniciativas para la vida social de las personas de tercera edad: labores (donde van a hacer alguna manualidad), comedores sociales y las guarderías (asilo de ancianos) que requiere de un pago mensual. No todos ven bien la existencia de guardería como María, ella prefiere su libertad. No le gusta que le dirijan todo. Ella prefiere su espacio.

Europa se caracteriza por llegar casi al final de la transición demográfica, con mayor esperanza de vida, baja tasa de mortalidad pero también de fecundidad. No se sabe qué viene después de esta transición. La esperanza de vida supera los 80 años. Tienen poca población juvenil, pero no menos que Alemania. La fuerza de trabajo en los puestos menos favorecidos lo asumen los inmigrantes y algunos españoles, dado el aumento de “paro” (desempleo). Hay granadinos, jóvenes y adultos, que emigran a otras provincias como a Sevilla y Córdoba siempre de la región de Andalucía o a otros países como Alemania e Inglaterra buscando fuentes de trabajo, algunos en puestos de camareros o meseros.

Ante estos datos, más allá de la crisis, es muy difícil explicar el fenómeno de desempleo en los países del primer mundo ya en la fase postindustrial, difícil relacionarlo con la falta de educación o personal capacitado para desempeñarse en cualquier puesto de trabajo. La era de la información y el avance de la tecnología posiblemente estén vinculados con el desempleo como lo analiza Manuel Castells en su libro La Sociedad Red. Cada vez se necesitan menos personas para la prestación de servicios, por ejemplo, en los bancos. Todos pueden revisar sus cuentas en internet, además, el servicio está disponible las 24 horas. Todo se vuelve automatizado. La revolución postindustrial está pasando del relevo de la mano de obra a la mente humana, fenómeno que cada vez está propiciando el desempleo en los países del primer mundo (Castells, 2000). Por supuesto que la tecnología beneficia a unos pero también perjudica a otros. ¿Qué significa para la humanidad el desarrollo y la civilización? ¿Qué implicaciones futuras hay que considerar?

Por otro lado, la tecnología no reduce los costes de servicios. Cada vez se incrementan los precios de pago de luz. Sin embargo, el agua es potable viene de Sierra Nevada, cualquier persona puede beber o llenar su botellita de agua en las fuentes públicas. Esto no es posible en muchos de los países de América Latina, especialmente en regiones que han sufrido las explotaciones mineras. En Granada sólo se hace un pago mensual por el servicio de agua, menor al pago de luz. El servicio en los hospitales es duro, muchos granadinos no supieron en qué momento les cerraron los dos hospitales nacionales y quedarse sólo con uno que quieren privatizar. Están disgustados e inconformes. El próximo 16 de octubre se tiene previsto una protesta en la calle principal, todos los granadinos ya están sabidos. En el servicio de salud, los ancianos son los que se ven más afectados. Creen que los servicios han cambiado, ya no los atienden como antes y se ven forzados comprar sus propias medicinas. Ante esta cruda realidad, pocos se saltan de lo cotidiano a la historia.

La crisis y sus costes, la cuestión laboral: Al nomás ubicarme, la señora de la casa me sugirió: “démole el dinero al pobre, los que lo necesitan” (los vendedores locales), por supuesto que estaba de acuerdo. Parece que la crisis ha llevado a muchos cerrar negocios en los lugares céntricos y buscar otro lugar más estratégico, dada la escasez de trabajo. En el negocio de una panadería, por ejemplo, trabaja una pareja de esposos y otro familiar para salir adelante con los compromisos. Consumir lo local no sólo se colabora con los vendedores sino también ayuda al presupuesto personal del consumidor. Por tanto, la ayuda es mutua. Las cosas salen más económicas a comparación de los supermercados, que como dice una de las señoras, “te cobran la marca o el lugar donde adquieres el producto, pero el producto es el mismo”. La diferencia está en la frescura, pueda que en un supermercado esté más fresco el producto pero por eso se dice que mejor comprar por poco y no acumular. Hay vendedores de frutas y verduras que compiten con la cadena de supermercados española La Mercadona, y en ocasiones a la par, el vendedor local compitiendo con un supermercado.

La religión, la política y la economía, tres vertientes: A simple vista se puede ver que los granadinos son profundamente religiosos, con predominancia católica, tal vez los mayores. Hay muchos templos religiosos similares a las estructuras del Estado como el Ayuntamiento o el Tribunal Superior de Justicia en Andalucía que tiene su sede en Granada. Tal parece que la religión y la política siguen casados. Lo mismo vemos en las actividades religiosas católicas. El pasado 25 de septiembre fue la procesión de la Virgen de Las Angustias, patrona de Granada. La fe ferviente no se hizo esperar en las calles, grandes filas de personas con candelas. Detrás de la procesión iban todos los funcionarios del Ayuntamiento: Alcalde y su Corporación, policía local y militares resguardando a los primeros. Algunos ancianos les gritaban: ladrones, ladrones, ladrones, esos del PP (Partido Popular) partido oficial, y con voces más bajas: “joder, la madre que los parió”. Los más jóvenes no decían nada y sin saber que horas más tarde los gallegos (región de Galicia) le iban a dar la victoria al Partido Popular, excepto en el País Vasco donde ganó el Partido Nacional Vasco (PNV). Entre llanto de conmoción al ver a la virgen y el enojo hacia los funcionarios públicos se muestra la contradicción de sentimientos y de la misma realidad que viven los granadinos.

Por otro lado los jóvenes que no quieren saber de religión, del sistema actual y buscan otros espacios de expresión, por ejemplo, a través de la poesía. Se atreven a escribir versos y lo recitan en espacios donde se sienten libres como en la velada de poema Poetry Slam del pasado 29 de septiembre en Granada. La fase eliminatoria de poemas consistió en recitar los versos propios en tres minutos, con un jurado del mismo público. Muy interesante. En su mayoría jóvenes disgustados con la sociedad, la religión y el sistema. De los 14 poemas recitados sólo uno fue dedicado al amor, los demás al dios usurero, a los clichés impuestos por los hombres, los amigos, la familia y el Estado.

 

Conclusión

No sé si las miradas de hoy sean las mismas de hace 20 años. Es muy posible que no. Lo cierto es que mi estadía está justamente situada con la crisis del sistema económico de la cual se sostiene Europa. Pensar en un país del primer mundo, no debemos olvidar que ese crecimiento económico está construido bajo estructuras de desigualdad, si no, no crece. Afecta a América Latina, África y a muchos españoles que no pertenecen a la élite con poder económico fuerte. Al igual que en otros países. Esta vieja estructura económica que quiere renovarse y subsistir con las políticas de austeridad afecta directamente a los ancianos, a los más pobres de cada país y también a los más vulnerables económicamente, como a los inmigrantes. No podemos pensar en España o en el primer mundo como si todos tuvieran las mismas oportunidades, hay clases sociales también en el primer mundo, estratificación social muy fuerte. Hay también diferencias entre las mismas regiones españolas: norte, centro o sur de España. La ironía de estar en un país primermundista y encontrarse con gente que pide limosna, mendiga, en su mayoría inmigrantes y algunos españoles afectados directamente por los bancos sigue siendo una realidad que no hay que evadir. El modelo económico sigue produciendo desigualdad. Ser geográficamente del primer mundo no significa que todos vivan como del “primer mundo” con todas las posibilidades y comodidades como aparenta serlo. Existen estilos de vida también burgueses y con aires primermundistas en muchos países pobres y en ambos lados, todos bajo los costes de desigualdad e injusticia. De este otro lado del río a lo que alcanzo leer es que la humanidad está en crisis, el planeta absorto y absorbido por el capitalismo neoliberal. Que quienes estaban acostumbrados de acumular bienes, dinero y oro, quieren seguir haciéndolo ya no a costa del consumismo porque la gente ya no puede hacerlo, sino bajo los costes de austeridad. Algunos amortiguan esta crisis con los servicios sociales del Estado, por eso se oponen a la privatización de la salud y educación. Realidad muy distinta de la mayoría de países de América Latina. Mucho cuidado entonces con esos discursos de querer ser del primer mundo o de vincular el desarrollo con los avances tecnológicos garantizando la vida para todos, pero al parecer sólo es para unos cuantos. Vale repensarlo ¿Cuáles serían las implicaciones y qué significaría para la vida de la gente más desfavorecida?

Bibliografía

Castells, Manuel. (2000). La era de la información: economía, sociedad y cultura. Vol I. La Sociedad Red. Madrid, España. Alianza Editorial, S. A.  628pps.

Share.

About Author

Firma Invitada

Autores invitados y colaboradores en la página de El Salmón

Leave A Reply