El proactivo hijo de Jimmy

0

Juan Manuel Morales en su declaración sobre su participación en el caso Botín Registro de la Propiedad, dijo algo que evidencia hasta donde la corrupción se sustenta no solo en intereses por alcanzar y mantener poder, riqueza o privilegios, sino en un sentido común que está fuertemente extendido (y que ha sido históricamente construido).

El joven Morales fue cuestionado por la jueza por qué prestó las facturas que lo involucran en el caso y responde: “Como soy un joven o una persona proactiva, no vi nada de malo en eso” y luego continúa: “No le vi mayor problema”.

Además de ingenuo (u otro adjetivo que parezca más adecuado), lo que muestra es que prácticas y valores que sustentan la corrupción son parte del sentido común de los habitantes de este país.

¿Qué tiene de malo prestar una factura a otra persona? Nada. ¡Sobre todo si es la novia la que me la pide! Es decir, no hay apreciación de lo que se está haciendo pueda ser algo malo. Porque todo el mundo lo hace, es una práctica común. Es normal.

Es normal que si se llega a un puesto público uno se enriquezca, ¿acaso uno es mula pues? Si no lo hace uno, lo hace el otro. Todo el mundo lo hace. Es parte de las condiciones que existen al llegar uno a un hueso.

Claro que estos elementos históricamente construidos y fuertemente extendidos también se refuncionalizan. Es por ello que Juan Manuel Morales es un joven o una persona proactiva. Lo proactivo está de moda. Es lo que piden en las empresas a sus “colaboradores” (antes pedían patojos chispudos, pero parece que esa expresión ya no está “in”).

Es por ello que en una respuesta tan corta como la que da el “proactivo” se evidencia una mezcla de elementos nuevos y antiguos que son el soporte de la corrupción.

Hasta que no pensemos (y actuemos en consecuencia) que esas prácticas-valores son corruptos, la corrupción, sencillamente no desaparecerá.

Share.

About Author

Mariano González

Psicólogo errante por otros campos y quizás errado. Ha llegado aquí por azares del destino y haber recibido privilegios inmerecidos, como comer los tres tiempos. Perpetra algunos artículos y ensayos. Fascinado con la imagen del ángel de la historia de Walter Benjamin, intenta (sin saber si bien), seguir la exhortación de "pasar por la historia el cepillo a contrapelo".

Leave A Reply