El respeto se gana

1

Llevaba como diez minutos escuchando un ruido como de motosierra afuera de mi casa. Por un momento pensé que algún camión de los que tiran arena en el asfalto previo a las nevadas andaba por mi calle, pero no, era un desfile enorme de policías en motos, cada moto tenía el nombre del condado al que pertenecían, muchos de New Jersey que no tenían nada que estar haciendo en lado metropolitano de New York.
Seguí viendo por la ventana y muchísima gente estaba con celulares filmando la caravana, algunos aplaudiendo y otros riéndose mientras como dije, grababan el desfile. De pronto una ambulancia de primeros auxilios seguido de una camioneta negra adornada con flores para dar paso a al carro de la funeraria donde iba el cuerpo de Wenjian Liu, policía asesinado junto a su compañero Rafael Ramos.

Muchas personas que supongo, como yo, no lo sabían dejaron de filmar y haciendo un saludo patrio dejaban escapar el llanto. Otros siguieron filmando y riéndose, –no sé de qué– mientras miles de policías seguían pasando acompañando a su compañero en su funeral.

Confieso que me conmoví, por un momento sentí ese respeto por los policías, esa solidaridad con los demás estadounidenses que han aprendido a respetar a sus autoridades como íconos de protección. Parezco disco rayado pero una de las frases que atesoré de una entrevista a Fidel Castro fue cuando dijo que él respetaba al pueblo estadounidense por la educación y el respeto a sus autoridades.

Yo lo sentí y fue para mí un sentimiento desconocido porque no fui educada para respetar a los policías, porque donde crecí ser policía significaba ser un ignorante portando un arma.

¿Cuántos policías casi analfabetos portan armas y cuidan las calles? Mi pregunta va hacia Guatemala, tengo un tío que fue kaibil y cuando llegaba a la casa con sus amigos me sorprendía sobremanera que ellos no supieran leer ni escribir. Es decir, vestían un uniforme camuflado, condecoraciones de paracaidistas y eran unos muchachos ignorantes “educados” para matar. ¡Esto es el horror!

En Estados Unidos se vive tensión por la muerte de los policías, temen más ataques pero la unidad entre los cuerpos policiales es fuerte, sin contar que muchos ciudadanos condenan el asesinato de sus autoridades. Esto es el respeto.

Más allá de la frontera de un país del primer mundo los policías son lacras que cualquiera desafía, chantajea, extorsiona y compra. Basta con decirle amablemente “usted no sabe quién soy yo” para intimidarlos, basta con llamarlos choleros e ignorantes para ver en sus miradas esa humillación. Somos un pueblo de bárbaros que aparentamos ser mejor unos que otros. Si alguna vez ser militar fue señal de gallardía y respeto, todo eso se ha ido por el caño cuando ellos mismos masacraron a los ciudadanos que debieron proteger.

La vía para la comunión del ciudadano y autoridad es un túnel oscuro donde se encuentra el abuso y la ignorancia. Ninguno está dispuesto a cruzar, falta la sabiduría de un líder que logre unir lo negro con lo blanco, como el yin y el yang, un equilibrio entre dos cuerpos que se necesitan para formar una sociedad por lo menos digna y donde se pueda vivir. Solo existe un cristal de desaprobación cuando se trata de ver a la policía y es totalmente válido, al menos en Guatemala.

Si alguna vez se trabajó por un ejército ejemplar, si alguna vez se soñó con policías decentes cuidando las banquetas de las colonias, y si alguna vez el ciudadano se sintió protegido, de alguna estoy segura, no fue en mi época. Vivimos en un aviso de muerte anunciada y para eso cito a Gabriel G. Márquez: “Y padeció la certidumbre espantosa de que no volvería a dormir el resto de su vida”.

Y eso, que hoy viví un episodio extraño de solidaridad y respeto sentí una envidia encabronada quise llevarme este paisaje funerario y ponerlo en una de las calles de mi patria para tener por un momento ese sentimiento de orgullo por enterrar a alguien que muere cumpliendo el deber sagrado de proteger vidas.

A manera de posdata al inicio la imagen de un policía rumano, sosteniendo un globo en forma de corazón entregado por un niño.

7.10

Share.

About Author

Brenda Marcos

Nací en la ciudad de Guatemala, emigré a Estados Unidos. Por ahora estudio y trabajo para obtener mi licencia como maestra de lenguaje de señas. Estoy sentada junto al camino que conduce al sueño americano, quizá un día me levante y siga a otros que he visto pasar. Contribuyo escribiendo mis observaciones y me hago los quites con el racismo que pega tan duro por estos lados.

1 comentario

  1. Respeto a las autoridades que irónico… realmente es el RESPETO A LA LEY,… si bloqueas una calle, es un delito, no una protesta.. me entiendes.. aquí en Guatemala muchas cosas suceden convenientemente… y de forma extraña… y lo que tienen que aplicar la ley están atados a ciertas entidades no gubernamentales, como a la desaprobación de ciertos grupos que manipulan lo correcto por “hacerse escuchar”, arbitrariedades morales diría yo…pisto o conveniencia (Pascual sabe mucho de eso).. o talvez encontremos que muchos se han cagado en el país pidiendo leyes o entidades que causan vacíos legales…
    .
    Le pongo por ejemplo una entidad que causa vacíos legales, la procuradoria de los Derechos Humanos (no brinque zurdos, que es cierto).. De por si la SEGURIDAD es garantizar los derechos individuales o humanos por así decirlo, y eso es función del ESTADO con sus respectivas instituciones dedicadas a tal caso…y nuestras leyes ya tienen los sistemas jurídicos (no perfectos) que se encargan de velar por la seguridad o PROTECCION DE LOS DERECHOS HUMANOS, pero… si existe una procuradoria de los derechos humanos, ¿quien? se encarga de brindarnos seguridad… entonces nace un vacio legal… como quien dice quien manda a quien.. o el dilema del huevo y la gallina… cagadales pero así es… nuestra autoridades encargadas de seguridad están atadas de manos.. pero nuestro amigos zurditos defienden esa cagada a capa y espada, pero en su inocencia no se darán cuenta de lo que causa… pero bueno al fin es otra entidad inútil para sacarnos billete a los guatemaltecos y mantener un montón de vagos…
    .
    Y como existen vacíos legales… nuestras autoridades, no tienen certeza para actuar… y como usted bien lo dice cualquiera les falta el respeto, porque no saben que esta bien y que esta mal… no se pueden dar a respetar… o muchos menos actuar para bien… lo único que les queda es fingir…
    .
    *Seguridad es la garantía: de que no te robaran (derecho a la propiedad), de que seras libre, que nadie de secuestrara, nadie impedirá tu libre locomoción, nadie te callara (derecho a la libertad), que estarás vivo (derecho a la vida)… básicamente garantizar los derechos humanos…

Leave A Reply