El Salmón y su irreverencia

1

El Salmón ha sido una tribuna de la contracorriente. Sus columnistas y plumas invitadas a través de sus ideas han nadado contra el orden establecido, contra lo que se impone como cierto y único. Miles de letras y planteamientos que se han publicado en las columnas de El Salmón han tenido como objetivo analizar la realidad bajo otro cristal, el cristal de la duda y la rebeldía. No siempre se ha acertado, pero nunca se ha callado. A los columnistas de esta revista que ha desarrollado el viejo arte de llevar la contraria cuando hay que llevarla los admiraba desde antes de que fueran mis colegas.

El Salmón ha sido amplio, ha abordado problemas históricos y sucesos coyunturales. Desde la corrupción en las instituciones del Estado evidenciando sus principales actores y grupos de poder hasta las jornadas de protesta que surgieron en Abril de este año, valorando el rol de las diferentes organizaciones de la sociedad civil, que en algunos casos fue inédito como el movimiento universitario unificado. Pero sus escritores tampoco le han dado la espalda a los placeres de la vida, las columnas sobre fútbol y arte también han sido recurrentes en la revista. Siempre bajo una mirada distinta, explotando la labor de mostrar las particularidades que no siempre se observan y que constituyen la belleza de lo cotidiano y de su heterogeneidad.

La apropiación del espacio es vital para desarrollar el sentido de pertenencia, por eso me gusta apropiarme de los espacios, me gusta sentirlos míos. Eso provoca que personalmente le agradezca toda la vida al equipo de la revista que aceptó mi inclusión en la lista de columnistas y especialmente a Don Fernando Ramos por hacerme la invitación. El Salmón fiel a sus principios nunca me ha censurado y ha permitido que publique y difunda mis inquietudes, reflexiones e interpretaciones de este país en el que vivo. Nadar contra la corriente implica, necesariamente, pensar de forma diferente y analizar desde un enfoque atípico la realidad a la que nos enfrentamos día a día. Muchas veces han criticado nuestro trabajo, ¡y qué terrible seria que no existieran críticas! Y así también han cuestionado y felicitado nuestras miradas de lo que acontece. Nuestros críticos y seguidores deben tener presente que nuestras plumas nunca serán sobornadas tan solo serán irreverentes, y algunas, zafadas.

El 20 de octubre, no solo se celebra la revolución democrática burguesa que durante sus tres gobiernos mejoró las condiciones de vida de los guatemaltecos, también se celebran dos años de la fundación de El Salmón. Esta revista digital sin fronteras que vino para quedarse está de fiesta y la mejor forma de celebrar su aniversario es compartir con sus lectores. Por eso el miércoles 21 de octubre los columnistas de nuestro irreverente espacio realizaremos un conversatorio con los lectores a las siete de la noche en La Casa (3 calle 3-59 z.1). El tema será amplio y bajo la temática de la revista: nadar contra lo que se viene. Necesariamente habrá que partir preguntándonos: ¿qué se viene?, para que podamos comenzar a discutir diferentes líneas de acción y de denuncia.

Larga vida a El Salmón, y si algún día nos quedamos sin agua para nadar en contra de la corriente, nos tocará correr contra el viento. Pero siempre en contra, en contra de lo que no funciona.

Share.

About Author

Luis Guillermo Velásquez

Latinoamericano y estudiante de Ciencia Política. Concibo en la política desde su enfoque científico y filosófico, los pilares del estudio de la problemática nacional desde una perspectiva histórica y coyuntural.

1 comentario

  1. Felicitaciones Señor Guillermo Velasquez, su sentimiento lo comparto con la finalidad de EL SALMON. El pensar diferente, es un provecho para la humanidad, e ir contra la corriente es un privilegio que no todos LO TENEMOS , y lo sabemos aprovechar y controlar, para un fin positivo . Desafortunadamente las masas son la mayoria que que no tienen la capacidad de escuchar la realidad y verdad, YO NO PUEDO PERMANECER AL MONTON,pues en ese monton se hablan muchas estupideces, que no nos llevan a ningun FINAL FELIZ. Y como dice Pepe Mujica expresidente del Uruguay, el ser humano vine a la tierra para SER FELIZ.

Leave A Reply