El valor en la defensa del TSE

2

La amenaza continúa latente. Pese al retroceso inicial, no todo está dicho. Si bien la Corte Suprema de Justicia (CSJ) afirmó no haber dado trámite a las solicitudes de antejuicio en contra de tres magistrados del Tribunal Supremo Electoral (TSE), el tema no es cosa juzgada. Y no lo es porque, simplemente, los magistrados del TSE no han seguido el libreto que el pacto de impunidad pretende hacerles montar.

Durante la pasada administración del TSE las cosas fueron distintas. El ente encargado de velar por la pureza de las elecciones –ese remedo de ceremonia electoral que se asocia automática e ingenuamente con la democracia–, se prestó a los caprichos del hoy partido oficial. El llamado Partido Patriota (PP), ahora en el poder, aseguró en la integración del TSE tener el control de las decisiones. La magistrada presidenta, María Eugenia Villagrán de León, consorte de Roberto Letona Hora, compañero y hermano de filas del presidente Otto Pérez Molina, fue la pieza clave.

De ahí que ese tribunal nunca sancionó la doble función de la vicepresidenta Roxana Baldetti Elías de Paz como segunda del Presidente y Secretaria General del partido gobernante. De tal suerte que la señora vicepresidenta afirmó incluso que su horario de trabajo gubernamental concluía a las cuatro de la tarde y que después de esa hora trabajaba como secretaria de su partido. Poco investigó el TSE de ese entonces las acciones de propaganda encubierta realizadas por los patriotas. Nunca fue secreto que el hoy ex ministro de Comunicaciones, Alejandro Sinibaldi, usaba el cargo para promover su imagen como aspirante a la candidatura presidencial. El mega mitin realizado en la plaza de la Constitución no dejó lugar a dudas sobre el uso abusivo de ambas posiciones por parte de la vicemandataria y los funcionarios de turno.

Con el cambio de magistrados y magistradas del TSE las cosas fueron distintas y el llamado de atención no se hizo esperar. Sanción que intentaron negociar a cambio de magistraturas, tanto el diputado Gudy Rivera como el mandatario legal del PP, Vernon González. La firmeza del tribunal y el respaldo posterior con resoluciones de la Corte de Constitucionalidad (CC) dejó al PP, a su candidato y a la vice, con las quijadas destempladas.

Por lo tanto, buscaron el camino de pasar la factura. Para ello tocaron las puertas de la CSJ, integrada en función y en favor de los intereses del PP y de los integrantes del pacto de impunidad. Sin embargo, la presión ciudadana de diversa índole ha hecho retroceder por el momento la intentona de golpear al TSE y quebrantar de esa manera la única institución todavía fuera del control total de la entente formada por el PP y su falso opositor Libertad Democrática Renovada (LIDER).

La defensa del TSE en cuanto a su acción independiente es una necesidad. No solo por el rol que representa conduciendo los comicios. Más bien, es una defensa que trasciende o debe trascender el mero instante de la votación, la que ya de por sí representa muy, pero muy poco de valía democrática. En todo caso, la defensa del TSE es una necesidad por cuanto representa arrancarle de las manos tenebrosas de quienes han socavado hasta las raíces la poca institucionalidad vigente.

Pero hay que tener claro que tan solo es un primer paso. Que la movilización en torno a las instituciones no puede culminar en este espacio. Es menester avanzar en la reconstrucción de la arquitectura democrática en su conjunto. Algo que pasa por considerar y evaluar la posibilidad de revocar los mandatos de entidades del sistema de justicia que incumplen sus deberes y alteran sus mandatos al actuar en función de intereses particulares y mandar por el retrete la independencia que nos deben.

Tiempo es ya de lanzar el llamado a la demanda de independencia o proceder por los medios que la Constitución garantiza, a cancelar los contratos de quienes violan el juramento planteado al tomar posesión de sus cargos.

Share.

About Author

Iduvina Hernández

Defensora de Derechos Humanos, hija y nieta de gente honrada, convencida de que otro mundo es posible. Sobreviviente de la contrainsurgencia y excavadora de la verdad y la memoria. Como no sé nadar, por eso nado contra la corriente y, cómo pueden ver, no me he ahogado.

2 comentarios

  1. Muy buen articulo, corto y nada aburrido, una sugerencia ahora habría que dar a conocer a los magistrados uno por uno; para que todos sepamos a quienes debemos agradecer su pocision ante este gobierno, éxitos.

Leave A Reply