Emil: carta de situación

0

Hace algunos años, tu hermana Marylena pidió a varias amigas y amigos que escribiéramos cartas para vos. De esa forma a la vez que mantenía viva tu memoria, nos planteaba un ejercicio de actualización del acontecer. Te he escrito varias. Ahora que se cumplieron 34 años de tu desaparición forzada, creo indispensable enviarte otra más.

Con esta pretendo ponerte al día de lo que se vive en la Guatemala que tanto amaste. Para empezar, como sabés porque te lo conté antes, la sentencia por genocidio sigue vigente y es condenatoria aunque, en ese intrincado laberinto que suele ser la impunidad (no la justicia) guatemalteca, resulta que unos jueces (tres hombres) de la Corte de Constitucionalidad (CC), decidieron hacer de su tribunal una máquina del tiempo. Con ello forzaron ilegalmente a retroceder el juicio a etapas que ya habían sucedido y estaban registradas en el proceso. ¿Qué te parece?

Bueno, como te digo, eso ya lo sabías. Lo nuevo es que ahora se busca que, en el reinicio del juicio se guarden las formas procesales, mismas que alegaron violadas para justificar la barbaridad jurídica del 20 de mayo de 2013. Sin embargo, no es fácil. Para empezar porque la poderosa retoña del general genocida se lo estaba tronando. Y lo hacía con la venia de su “médico tratante”, quien lejos de procurar sanar a su paciente se lo estaba mandando al otro lado. Segundo porque, pese a que al jefe de la inteligencia militar, Mauricio Rodríguez Sánchez, enjuiciado junto con José Efrań Ríos Montt, lo quieren juzgar bajo el mismo procedimiento. Eso le niega garantías de publicidad, lo que vuelve el proceso nuevamente anómalo. Galimatías totales, como te dije antes, no de justicia sino de impunidad.

Pero, aún a pesar de la enraizada que se encuentra la doña esa, la impunidad, poco a poco, hay avances. Pasitos de niño que comienza a pararse. Puros “tanes” como dicen las abuelitas. Pero caminan de a poquito. Así que, como el año anterior nos la pasamos sábado a sábado en la plaza exigiendo rendición de cuentas al otro general genocida y además ladrón, pues te cuento que se fue. Ahora está en el tambo, más o menos en su casa porque para esos generales corruptos crearon una dizque prisión dentro de un cuartel. Allí está refundido, con todas la comodidades que le robó a las y los pacientes de los hospitales y a las niñas y niños en las escuelas.

La Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), ha sido fundamental para avanzar en la lucha contra la corrupción y en el desmantelamiento de las estructuras enquistadas en el poder político. Pero también empieza a tocar a otros poderosos: los del sector económico. Empieza apenas porque al parecer ya le cayeron a un pez gordo pero aún le faltan las ballenotas que evaden, eluden y se roban impuestos. Si siguen así las cosas, habrán de caer más temprano que tarde.

En lo que se refiere a los derechos humanos, todavía tenemos mucho camino por andar aunque hay caminito empezado. ¿Te recordás que te contamos del hallazgo de fosas clandestinas en los terrenos de la zona militar de Cobán, Alta Verapaz? Fueron más de 500 osamentas que la Fundación de Antropología Forense de Guatemala (FAFG) extrajó de ese gigantesco cementerio clandestino vergonzosamente llamado Centro de Regional de Entrenamiento en Misiones y Operaciones de Paz (CREOMPAZ).

Pues por ese hallazgo, ¿qué te parece que hay por estos crímenes 14 militares capturados y 11 ya ligados a proceso penal? Al inicio, cuando se descubrieron las fosas, los militares dijeron que se trataba de un cementerio precolombino. Su mentira se vino a pique pues las personas vestían botas de hule, entre otros elementos contemporáneos. Luego aseguraron que se trataba de fallecidos durante el terremoto de 1976. Esa otra mentira también se desvaneció. Los cuerpos mostraban las manos atadas, estaban amordazados y varias persona habían sido estranguladas aplicando torniquete. La verdad fue parida por la tierra cobanera: se trataba de víctimas de la estrategia contrainsurgente del ejército. A tal grado que más de 90 han sido identificadas mediante muestra irrefutable de ADN y se trata de personas que habían sido capturadas y luego desaparecidas forzadamente.

En mayo habrá de saberse si se declara la apertura a juicio por esta barbarie que se utiliza para pretender vestir de héroes a los asesinos responsables de la misma. Antes de ello, también tendremos que conocer si los tres militares capturados y ligados a proceso por la desaparición forzada del niño Marco Antonio Molina Theissen, secuestrado y desaparecido por el ejército cuando apenas tenía 14 años.

Estas semanas, también hemos estado ante la poderosa imagen de 15 mujeres q’eqchi, quienes rompieron el silencio y denunciaron la esclavitud y violencia sexual y doméstica a que las sometió el ejército en el destacamento de Sepur Zarco, en el norte del país. Sus rostros cubiertos con los rebosos que guardan también sus penas y sus angustias, son el símbolo de su dignidad y su coraje.

Una dignidad y un coraje que también ha sostenido por 34 largos años esa mujer gigante en ternura que es tu hermana. Este año, con la tenacidad que la caracteriza logró reunir a varios artistas del canto y la poesía para recordarte. Convocó a un encuentro de 45 mil velas por igual número de vidas de las y los desparecidos de Guatemala. No estás olvidado Emil, vivís en la memoria y la lucha de cada persona que día con día se levanta para encender la vela por la vida.

Fotografía: Marylena Bustamante.

Share.

About Author

Iduvina Hernández

Defensora de Derechos Humanos, hija y nieta de gente honrada, convencida de que otro mundo es posible. Sobreviviente de la contrainsurgencia y excavadora de la verdad y la memoria. Como no sé nadar, por eso nado contra la corriente y, cómo pueden ver, no me he ahogado.

Leave A Reply