Entre la razón y el corazón

0

FBPor Fernando Barillas Santa Cruz

Con valentía, Guatemala está derrotando a los demonios que parecía la condenaban a permanecer en la noche oscura. A base de resistencia, dignidad y paz, logró poner en tribunales a un binomio presidencial que hizo piñata los recursos públicos y con un órgano electoral que resolvía y actuaba en su contra, venció al candidato que el podrido sistema político le quiso imponer, y al abstencionismo que muchos promovimos.

Pero estas victorias no significan necesariamente que vaya a amanecer. Sandra Torres ha logrado colocarse agónicamente en segunda vuelta, no sólo gracias a su voto duro sino al voto “estratégico” o de defensa que muchos ciudadanos decidieron realizar, inspirado por el miedo –fundado en la mayoría de razones– a Manuel Baldizón. Y encabezó la elección Jimmy Morales, un carismático pero inexperto ciudadano en la cosa pública, que apoyado por el voto antisistema de las zonas urbanas influenciadas mediáticamente y su efectiva campaña emocional, logró persuadir a la mayoría de la población, incluso en departamentos que seguramente ni él mismo esperaba.

Quedan en la palestra dos candidatos diametralmente distintos, y que motivarán razones diferentes al momento de que se emita el sufragio en segunda vuelta. Al comediante lo respalda el beneficio de la duda y apelará a argumentos netamente emocionales y que, comprobado está, cuajan muy bien en las zonas urbanas conservadoras y religiosas.

Ya escuché, por ejemplo, que Jimmy Morales debe ser presidente porque “es como el rey Samuel, que no sabía ni tenía conocimientos pero Dios lo guió para restaurar la ley y el orden en Israel”.

“La familia es la base de la sociedad, por lo mismo no podemos confiar en alguien como Sandra, que sacrificó su matrimonio para alcanzar el poder. Además, ella ya gobernó”, me dicen otros.

Discursos como los mencionados se antepondrán ante hechos prácticamente comprobables, como la cercana relación del partido de Morales con la siniestra Asociación de Veteranos Militares de Guatemala, AVEMILGUA. Convenientemente, esta masa electoral obviará que han sido los militares los principales saqueadores del Estado, y que muy probablemente el destino nos depare, con Jimmy en la presidencia, escenarios similares a los recientes con Otto Pérez Molina.

Por su lado, la ex primera dama recibirá el respaldo de grupos intelectuales y personas con una mayor cultura política, y valorarán en ella su experiencia en el gobierno, su equipo y su plan de Gobierno. Preferiría ver en el Ejecutivo a personas como Carlos Menocal, Ronaldo Robles, Lorena Guerra, Julio Melgar y José Carlos Fortuny, entre otros, que tienen comprobada honestidad y compromiso genuino con el país. Asimismo, puede atraer el voto flotante que dejará LIDER, pues al final forma parte de la misma población objetivo.

Pero Sandra Torres corre el riesgo de perder el voto de defensa que emitieron algunos ciudadanos a su favor, e inclinarse por su contendiente. Su imagen negativa sigue siendo fuerte en zonas urbanas, y de ahí provienen mucho de estos votos “estratégicos”. Sin contar que, inevitablemente, resurgirán las fobias y recelos de la población urbana a causa de su fallida elección pasada, su divorcio y su rol al frente de los programas sociales.

Tampoco puede dejar de mencionarse que Sandra es similar a Manuel Baldizón en narcisismo y ambición de poder. Con un partido alejado de la ideología que dice abanderar, un vicepresidenciable que fue mano derecha del hoy ex mandatario convicto, y con puerta abierta para los tránsfugas puesto que privilegia el pragmatismo útil, no resultará extraño que se generen mayores rechazos en torno a su figura.

Así el panorama, Guatemala decidirá entre un voto emocional y un voto inteligente. No sé qué pueda pasar en los próximos días, pero ojalá el pueblo sea capaz de seguir corrigiendo su rumbo y alcanzar el tan anhelado amanecer. Guatemala ya demostró que puede, a pesar de todo y de todos.

Share.

About Author

Firma Invitada

Autores invitados y colaboradores en la página de El Salmón

Leave A Reply