Escenarios 2015

0

Probablemente estos hayan sido los tres años más largos desde la firma de los Acuerdos de Paz, el descalabro institucional y la cooptación de los poderes públicos han sido la dinámica del quehacer patriota durante este periodo. Este descalabro institucional ha tenido serias consecuencias en la cotidianidad de la población, particularmente aquella a la que la sociedad guatemalteca le adeuda años de vida digna.

Prácticamente desde el primer día del partido patriota en el ejercicio del poder hasta la fecha, han dejado una larga estela de actos de corrupción, ejecuciones extrajudiciales, represión, intervención en asuntos de otros órganos del Estado, criminalización, serios retrocesos en materia de derechos humanos y profundización de la depauperación de las condiciones de vida de la población.

Pero también habrá un pequeño grupo de la población que se sentirá muy agradecido con las acciones que el Partido Patriota ha tomado desde el Ejecutivo. Particularmente aquellos y aquellas que han sido beneficiados por los actos de corrupción, colusión y clientelismo político que han desarrollado, pero también aquellos miembros de la oligarquía guatemalteca que sigue siendo la beneficiaria final de este remedo de gobierno.

Sin embargo, si usted ha sentido que estos tres años han sido lo peor que nos ha podido ocurrir, deténgase y reflexione de nuevo, dado que el 2015 será sin lugar a dudas un año en donde pretenderán instalar los males en el país. Este año arranca con una seria crisis en cuanto a las finanzas públicas se refiere, en tanto que la perversa alianza por la impunidad gestó y aprobó un presupuesto general de la Nación a los intereses del clientelismo político y de beneficio a los intereses de los financistas de campañas electorales. Este problema con dos grandes vertientes entraña en sí mismo el desfinanciamiento del gasto e inversión pública, que luego se convierte en mayores niveles de deuda y un presupuesto que servirá para el saqueo de los hoy gobernantes.

El saqueo del erario público ha dado inicio con la compra sin licitar por parte de la Ministra de Educación Cynthia del Águila, de mochilas escolares para las y los estudiantes de primaria. Este acto a todas luces corrupto además tuvo como guinda en el pastel, un acto público de entrega con mochilas que luego fueron recogidas una vez que sirvieran para la foto presidencial, así como la manifestación de la ignorancia supina del Presidente de la República que no es capaz siquiera de conocer los colores primarios. La gravedad del asunto llega a tal nivel que lo que nos escandaliza es la frivolidad e ignorancia del accionar presidencia y no la sistemática y reiterada mentira.

Pero si su esperanza estaba puesta en que una vez fuera del poder público todos estos actos podrían ser penalmente perseguidos, vuelva de detenerse y reflexionar, en tanto que de nuevo la alianza perversa entre el Partido Patriota y Líder han puesto al amparo de negociaciones espurias al nuevo Contralor General de Cuentas, intentando que estos actos como los del futuro gobierno puedan quedar en la impunidad.

El otro proceso que sin lugar a dudas se convierte en central durante este año, es el electoral. Arrancamos el 2015 con un partido político en el ejercicio del poder suspendido por el Tribunal Supremo Electoral. Pareciera ser que todo apunta a que el Partido Patriota no logrará su inscripción dado que no es sino hasta marzo que dicha suspensión es levantada por el TSE y que por lo tanto no le daría tiempo para la elección e inscripción de sus candidaturas. Sin embargo ya se conocen de perversas intenciones, que van desde levantar campañas negras contra ciertos magistrados y magistradas del TSE, hasta la cooptación y compra de ciertos jueces que les permitan una salida de carácter legal.

Es en este escenario adverso, en que la presencia de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala –CICIG–, así como el acompañamiento de la comunidad internacional son un punto central de los sectores democráticos y progresistas del país, dado que se convertirán en contención frente al abuso de poder y arbitrariedad que deseen impulsar, debido al crecimiento del descontento y con ello el incremento de la resistencia y lucha popular.

Por último, y sin lugar a dudas, en uno de los temas que se podrían convertir en el parteaguas del débil proceso democrático en el país, lo constituye la reiterada intención de perpetuar el proyecto oligárquico militar a partir de determinadas reformas que permitan la asunción en 2016 de un instrumento político, que llamándose como se llame responda a los mismos intereses de dicho proyecto.

Share.

About Author

Jorge Santos

Hombre guatemalteco, centroamericano y profundamente latinoamericano, defensor de derechos humanos, amante de la vida, la esperanza, la humanidad y fiel creyente que otra Guatemala es posible.

Leave A Reply