¿Existe el neoliberalismo?

1

Usualmente cuando se discute sobre el modelo económico que ha prevalecido en Guatemala y en América Latina desde los años noventa hasta nuestros días, aparecen en la escena del debate guatemalteco dos partes encontradas que no puedo asegurar que existan en otros países de la región, principalmente porque tienden a irse por las ramas de las ideologías políticas antes que por las de la academia. Una parte que dice que es un modelo mercantilista y otra parte asegura que es un modelo económico neoliberal que no tenía precedentes hasta la instalación del Consenso de Washington en 1989.

En la literatura sobre los modelos de desarrollo que se han establecido en América Latina, usualmente se excluye al mercantilismo y los dividen en tres modelos: Modelo primario exportador, modelo de modernización, diversificación productiva e industrialización y el modelo ortodoxo neoliberal. No se puede escapar del análisis que todos estos modelos económicos son facetas internas al modo de producción capitalista, base económica que impera en el sistema internacional y en la mayoría de países del mundo. Para contribuir y dar continuidad al debate entre el mercantilismo y el neoliberalismo en el intento de descifrar cuál es el modelo económico actual del país, no me concentrare en esa división de modelos de desarrollo que se utiliza en muchos espacios académicos para comprender la realidad económica y su trayectoria histórica en Guatemala y América Latina.

El mercantilismo es la fase que gestó al capitalismo, caracterizado por un Estado fuerte que regulaba la economía para que existiera acumulación de riquezas privadas y estatales. Surge una lógica de monopolio y balanza comercial (el intento del Estado de equilibrar las importaciones y exportaciones) que es motivada por la aparición de nuevas rutas comerciales y la apertura de nuevos y amplios mercados. Son los inicios de los bancos, la expansión del empleo remunerado y el control del circuito de exportación. El Estado y el emergente sector privado organizado comienzan a experimentar con el lucro y el aumento de la riqueza mediante la reglamentación de las actividades económicas.

En esencia, esta es una experiencia completamente europea que tiene algunas características en común con lo que sucedió en América Latina y en Guatemala cuando iniciaron con la construcción de sus Estados. Algunas de estas características son las que se han incorporado al modelo explicativo de la fase primaria exportadora. Los Estados latinoamericanos en vez de adoptar una política de intervención del Estado en la economía, adoptaron una política concesionaria que hizo a privados y a Estados hegemónicos los dueños y controladores de las actividades económicas, las importaciones y las exportaciones. Una tradición concesionaria que sigue vigente en el país. Además es una realidad que hoy en día existen resabios mercantilistas (como herencia occidental) y de la exportación primaria, pero no significa que sea esa forma de comercializar la que impera en todo su esplendor en la actualidad.

El neoliberalismo por su parte, se caracteriza por la implementación en los Estados de políticas de ajuste y reformas estructurales. Las políticas de ajuste priorizan el pago de la deuda a través de mecanismos de ahorro por divisas, reducción de importaciones, devaluación de la moneda y crecimiento de las exportaciones. Implementan políticas monetarias restrictivas, reduciendo la cantidad de dinero en circulación y elevando las tasas de interés para incentivar el ahorro. Existe un control salarial para incentivar a emprendedores y proteger el ahorro y la inversión del sector privado; Y busca eliminar el endeudamiento público reduciendo inversiones, gastos corrientes y transferencias públicas. Las reformas estructurales implementan una liberalización de los mercados (bienes, trabajo, capitales, etc.), una liberalización comercial externa profunda y generalizada que es impulsada por la inversión extranjera directa, el mercado de capitales y la protección a la propiedad intelectual; e impulsa la privatización de la mayoría del aparato público, especialmente las instituciones productoras de bienes y otorgadoras de servicios públicos (transporte, energía, sector financiero, etc.)

En función de las características del mercantilismo y el neoliberalismo se puede concluir que el modelo económico que se ha establecido en Guatemala a partir de los años noventa como parte de la política exterior norteamericana en varios países del mundo es el neoliberal. Pues desde el gobierno de Álvaro Arzú, el Estado de Guatemala ha implementado y experimentado las políticas neoliberales con la privatización de áreas claves como las telecomunicaciones y la energía eléctrica; Y la estructuración de la deuda, planificada y dirigida desde el Fondo Monetario Internacional conjuntamente con tratados de libre comercio que consisten en condicionar el financiamiento a sectores productivos privados a cambio de que el Estado asuma la responsabilidad de pagar la deuda privada en el caso de que una empresa se declaré insolvente y que se suma a la que adquiere el Estado para financiar cuestiones públicas.

Share.

About Author

Luis Guillermo Velásquez

Latinoamericano y estudiante de Ciencia Política. Concibo en la política desde su enfoque científico y filosófico, los pilares del estudio de la problemática nacional desde una perspectiva histórica y coyuntural.

1 comentario

  1. Pingback: El neoliberalismo más allá del discurso

Leave A Reply