Fratti querido

0

Yo puedo decir que soy una persona maravillosa, pero la mayoría de gente conocida puede considerarme un ser despreciable. Puedo titular una columna como “Fratti querido” refiriéndome a Giovanni Fratti, pero puede ser que sea una forma irónica de tratarlo y en realidad piense cosas de él que por decencia no escribiría…

Viene al caso porque recientemente el Centro de Medios Independientes publicó una nota en la que encuentra que el querido Giovanni Fratti está recibiendo algunos lenes (unos Q.200, 000.00) por asesorar a Blanquita Stalling, la magistrada señalada en varias denuncias.

Fratti es un abogado egresado de la UFM, universidad conocida por sus ideas liberales (o neoliberales). Escuché de él por primera vez debido a una denuncia que hizo pública Marielos Monzón, respecto a las amenazas que profirió Fratti en un restaurante contra ella y la gente de izquierda.

Es de la mara que vive hablando que la libertad esto y aquello (la libertad tal y como la entienden los neoliberales), pero que en realidad hacen otra cosa, como se puede sospechar tras la lectura del artículo de CMI, de recibir fafa…

Lo importante, más allá de lo anecdótico del caso, es que en este país el discurso neoliberal se ha ido transformando en ideología común, pero las prácticas de los que lo generan, son todo, menos liberales. A la hora de la hora, lo que mandan son los privilegios, los intereses protegidos por la corrupción y la impunidad (como en el caso de los monopolios) de los empresarios y no el ideario liberal (o neoliberal) que dicen defender.

Así que no habría que perder mucho tiempo en discutir con ellos (imaginen una discusión inteligente con Gloria Álvarez…difícil, ¿no?), sino el análisis de las prácticas de las élites, el análisis de lo que hacen efectivamente, sería mucho más beneficioso.

Fratti es el ejemplo: dicen muchas cosas como liberal (o neoliberal), pero lo que hace es otra cosa. Y lo que hace es a lo que se le debe dar la atención debida.

 

Share.

About Author

Mariano González

Psicólogo errante por otros campos y quizás errado. Ha llegado aquí por azares del destino y haber recibido privilegios inmerecidos, como comer los tres tiempos. Perpetra algunos artículos y ensayos. Fascinado con la imagen del ángel de la historia de Walter Benjamin, intenta (sin saber si bien), seguir la exhortación de "pasar por la historia el cepillo a contrapelo".

Leave A Reply