¿Golpe de Estado?

0

Sofía FuentesPor Sofía Fuentes

Hay una guerra en muchos frentes. No es paranóico decir que hay una crisis política, o que nos acercamos a un golpe de Estado.

Para empezar, hay iniciativas de ley muy polémicas en el Congreso que, aunque importantes en cuanto a derechos humanos, parecen ser cortinas de humo. Mientras tanto, se discute el antejuicio en el Congreso, una garantía de la división de poderes y el gobierno republicano. Y al presidente se le ocurre no renovar a la CICIG, a pesar de que está siendo investigado por ella (un poquitito sospechoso, ¿no?). Polémico fue, también, que Jimmy saliera rodeado de militares para dar la noticia… y que en su discurso asegurara que no acataría ‘órdenes ilegales’ de la Corte de Constitucionalidad.

Pero la cereza del pastel fue haber prohibido la entrada del Comisionado Iván Velásquez al territorio nacional.

El problema no es la Comunidad Internacional. Seguro, se pasó llevando muchos principios del Derecho Internacional y tratados internacionales fundamentales. Posiblemente se perderán cooperación y ¿quién querría invertir en un país tan convulso como Guatemala?

Aun así, la Comunidad Internacional no es la verdadera amenaza.

Había una resolución de la Corte de Constitucionalidad que ordenaba al presidente resolver pacíficamente cualquier controversia con la ONU por motivo de la CICIG. Pacíficamente y por medio del diálogo. Negar el ingreso al comisionado al país no es un mecanismo pacífico.

Entonces, el problema es que el presidente desacató una orden de la Corte de Constitucionalidad. Merece decirse dos veces: el presidente de la República desacató una orden de la Corte de Constitucionalidad.

No importa si usted está en contra o a favor de la CICIG. Esto ya no es sobre la CICIG, ni sobre Iván Velásquez. No importa si usted se identifica como de izquierda o de derecha. Esto no es un tema ideológico. Es esto –desacatar a la más alta Corte del país, que protege el orden constitucional, supeditando así al Organismo Judicial a los caprichos del Organismo Ejecutivo, rompiendo el esquema democrático y republicano de poderes– lo que atenta contra la democracia en el país.

Justo así se llega al punto del golpe de Estado. Por lo general, con el término ‘golpe de Estado’ imaginamos militares entrando en edificios gubernamentales, y armas y amenazas y renuncias forzosas. Esto no necesariamente es así; puede haber golpes de Estado pacíficos, y pueden hacerse de forma relativamente sutil.

Así que, ¿estamos frente a un golpe de Estado? Y, ¿qué, exactamente, es un golpe de Estado?

Tres elementos lo caracterizan. Primero, que es diseñado y ejecutado desde la cúpula de poder. Esto sí se cumple, en nuestro caso. El tipo será payaso, pero también presidente. Segundo, la intención del golpista es preservar o reforzar su poder, o tomarlo de forma ilegítima. Sí se cumple dado que al prohibir el reingreso de Velásquez se blinda, de cierta forma, contra la justicia: una forma de preservar y reforzar su poder. Tercero, en su intento por hacerse con el poder, usurpa o desconoce las atribuciones de otro Organismo o institución del Estado. Algo así como desobedecer el mandato de la CC. Pero esta característica no se cumple completamente; no todavía. Aún hay vuelta atrás para Jimmy y los suyos.

Hay que mantenerse vigilantes y críticos, y no tragarnos discursillo alguno. Debemos considerar lo que ocurrió y lo que podría ocurrir como una amenaza real al orden constitucional. Nuestros gobernantes no son ni tan inteligentes como creen ni tan babosos como creemos. Miren que cuando el río suena, piedras lleva.

Share.

About Author

En Paralela

Somos cuatro mujeres con mucha consciencia de género. Nos une la voluntad de hacer escuchar aquella forma de pensar nuestra realidad que corre en paralela a la opinión hegemónica y que frecuentemente es subestimada o ignorada. Queremos reivindicarnos como mujeres, como estudiantes universitarias y como ciudadanas guatemaltecas. Bienvenidos y bienvenidas a nuestro espacio. Primera semana: Celeste Guzmán Jugando a la vida, respetando sus respectivas reglas, algunas de ellas difíciles. Me encuentro en un momento desafiante: se está moviendo al mundo, con evoluciones y revoluciones de generaciones que al igual que yo están en la búsqueda de aquello que llaman democracia. Segunda Semana: Jaqui González Nací en el extranjero pero crecí en el oriente del país. Soy estudiante de relaciones internacionales, abierta a la verdad y optimista sin remedio. Convencida de la reconstrucción de una mejor Guatemala, me uno a la lucha contra la conformidad y exclusión. Tercera Semana: Sofía Fuentes Futura internacionalista. Idealista frustrada. Columnista amateur. Me gusta el sarcasmo, la literatura y toda conversación inteligente. Detesto la corrupción, la discriminación y los pelos en la lengua. Creo en que el diálogo y el disenso son el camino al progreso, en que el cambio se realiza con acciones y en que las redes sociales son aún un pozo inexplorado de imaginación política. Cuarta semana: Alejandra Escobar Mujer aprendiz de la vida, consciente del ahora y creyente de un mejor mañana. Soy amante de la igualdad, la justicia y la tolerancia en la sociedad. Estudiante de Relaciones Internacionales empeñada a buscar y dar lo mejor para Guatemala. Busco expresarme para crear reflexiones positivas con la esperanza de crear un cambio.

Leave A Reply