Golpear a los cuelludos (oligarquía, empresarios, CACIF…) *

3

La CICIG y el MP, con apoyo de la embajada y la cooperación, empezaron a golpear a los pesos pesados históricos del país. Podríamos llamarlos de varias formas: empresarios, oligarquía, CACIF… Independientemente de cómo les llamemos, sabemos quiénes son. No son los dueños de la tienda de la esquina o de pequeñas empresas. Son los que han sido dueños del país y lo han configurado en buena medida.

De seguro no se lo esperaban. Hay razones históricas que lo permiten suponer.

La corrupción y la impunidad no vienen del gobierno recién pasado del Partido Patriota. Viene de siglos atrás. Viene de la forma en que las élites criollas configuraron al estado y al país.

Estas élites han adquirido maneras de pensar, reflejos, hábitos, expectativas, que duran siglos, incluyendo la impunidad y la corrupción. Una expresión lo condensa muy bien y ubica su origen histórico: “Tener cuello”, “ser cuelludo” ha formado parte del hablar cotidiano y significa “tener conectes”, “ser intocable”, “las cosas se harán según quiero”. Viene de los funcionarios españoles que venían al país con un enorme cuello de encaje en su tocado y a los que rápidamente les hablaron las élites criollas para no pagar impuestos a la corona. Para, esta expresión es más moderna, ir mitad y mitad.

Pocas veces en la historia guatemalteca se han tocado sus intereses: modernamente, la Revolución de Octubre, el conflicto armado y hay que parar de contar.  Siendo pocas veces, lo asumieron con pánico y se apoyaron en el fantasma del anticomunismo para conjurar sus peores temores. Seguramente no calcularon que entes de investigación criminal llegaran a tocarlos. Pero calcularon mal.

Tampoco hay que ser ingenuos. Lo que se está jugando aquí proviene en una medida importante de la preocupación de Estados Unidos por un asunto de su interés: la amenaza percibida a su seguridad nacional debido al flujo de migrantes a ese país. Diagnosticaron que los estados de esta región del mundo no pueden garantizar el “desarrollo” de sus poblaciones debido a la voracidad de sus élites y la corrupción de sus gobernantes. Por tanto, hay que resolver este problema. La mara del PP se achuchó al punto que puso en peligro la viabilidad institucional. Pero tras los gobernantes había muchos. Incluso ellos.

Evidentemente que los intereses de la embajada no son nuestros intereses. Pero en un raro momento histórico parecen estar confluyendo en cierta medida. Hay que participar y entrar a esta coyuntura con la debida precaución.

Mientras, las élites que se han visto amenazadas parecen dispuestas a contraatacar. Seguramente no se van a quedar de brazos cruzados mientras tocan a los “suyos”. Es una amenaza importante para su “estilo de vida”, para los hábitos hondamente arraigados en su corazoncito finquero. Es imperdonable que se les capture, se les “enchache”, se les muestre ante las cámaras como ladrones, se les lleve a la prisión como si fueran parte del “vulgo”. Si sus intereses se ven amenazados alguna respuesta estarán buscando para preservarlos y continuar como hasta hace unos momentos se encontraban.

Lucha de clases que le decían antes.

*Este artículo forma parte, de nuevo, de las discusiones en el Grupo de Estudios del Almuerzo, GEA.

Share.

About Author

Mariano González

Psicólogo errante por otros campos y quizás errado. Ha llegado aquí por azares del destino y haber recibido privilegios inmerecidos, como comer los tres tiempos. Perpetra algunos artículos y ensayos. Fascinado con la imagen del ángel de la historia de Walter Benjamin, intenta (sin saber si bien), seguir la exhortación de "pasar por la historia el cepillo a contrapelo".

3 comentarios

  1. César Antonio Estrada on

    Por lo que se ve, ese “tanque de pensamiento” GEA, sí es muy sabio y atinado: nada que ver con el CIEN, Fundesa, la UFM y otros. Ojalá que la pequeña burguesía -disculpen el uso de estos términos proscritos por las modas actuales- se dé cuenta de que los intereses del poder económico son contrarios a los suyos, es más, van en contra de los derechos del pueblo guatemalteco, y busque la comunicación y la unión con la Guatemala rural y la población originaria que son quienes más viven y conocen nuestra realidad. Esto sí que haría temblar a los señorones de cuello amplio y elegante.

    • Walter Adrián Ruiz Pérez on

      Es que así es, ahí como decía un mi ex compañero de trabajo “no hay por donde perderse”. Todo está bien claro. Los dueños de la finca han actuado como viles encomenderos y ahora están asustados e indignados porque la criada les salió respondona.

  2. Mariano González
    Mariano González on

    Los miembros del GEA se sienten verdaderamente conmovidos por el comentario.
    Y entrando al tema, es realmente interesante este ejercicio de rastrear los orígenes históricos de ciertas conductas. No por la ejecución del artículo, sino por las posibilidades que se tienen allí.

Leave A Reply