Good job, Barack

2

El jueves 20 de noviembre el presidente estadounidense anunció a través de un comunicado televisivo que aplicará acciones ejecutivas con respecto a la inmigración. Es un avance importante pero no es motivo suficiente para decirle “thank you”, con un “good job, Barack” basta, está haciendo su trabajo y cumpliendo una pequeña parte de lo que ha prometido. Esta no es una reforma, es un parche temporal y probablemente un intento de construir parte de lo que llegará a ser su legado presidencial cuando entregue cuentas a su electorado al final del período. Cabe mencionar también que este está lejos de ser un gobierno benefactor para con los inmigrantes; ha sido el que más recursos ha invertido en cerrar y resguardar la frontera y el que más deportaciones ha realizado: más de dos millones hasta la fecha. Este texto intenta explicar en qué consiste y cuáles son las posibles consecuencias de la acción anunciada.

Barack ofreció en su discurso una promesa de no-deportación con bastantes condiciones, requisitos que cualquier tipo normal y decente ya cumple de todos modos: obedecer la ley, pagar impuestos, ser productivo. Suena justo y me parece bien. El problema aparece al apreciar que –lo quiera uno o no– las sociedades no se componen únicamente de «tipos normales», hay de todo y esta promesa no aplica para todos. Esto es algo que debería haber sucedido hace muchos años y para los estándares actuales en materia de derechos es incompleta y falla a la hora de tratar a los «inmigrantes» y sus familias como seres humanos de una forma equitativa y no como objetos merecedores de beneficios especiales. Tampoco quiero restarle méritos al hecho de que se calcula que cerca de cinco millones de personas se verán beneficiadas con esta acción y podrán como dijo él en su discurso «salir de las sombras», me siento tentado a decir que «peor es nada» dado que si fuera por el bloque republicano ni siquiera esto habría sucedido, pero mi punto es que falta mucho.

¿En qué consiste la «reforma»?

No es una reforma, Obama ha emitido órdenes ejecutivas a las autoridades de inmigración para que provean mecanismos para frenar temporalmente la deportación y emitir permisos de trabajo para quienes cumplan con los requisitos. No son garantías de residencia permanente o ciudadanía, ni todos los indocumentados podrán aplicar a estos beneficios, solo aplican quienes cumplan con las condiciones de uno de estos dos escenarios

  • Hayan estado en EE.UU. ininterrumpidamente por cinco años Y tengan hijos ciudadanos o residentes permanentes (deben cumplir ambas condiciones).
  • Hayan ingresado a los EE.UU. antes de haber cumplido 16 años de edad antes del primero de enero del 2010, y hayan residido ahí ininterrumpidamente desde entonces.

Además se hará una verificación de antecedentes criminales para quienes apliquen. Todavía no es posible aplicar, la forma de solicitar este beneficio será anunciada en los próximos meses por el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés).

¿Por qué está tomado tanto tiempo producir una reforma adecuada?

La reforma migratoria lleva muchos años en el tintero y junto con la reforma sanitaria fue uno de las principales promesas de campaña de Barack especialmente durante las elecciones del 2012, cuando ganó gracias al 71% del voto hispano que obtuvo. En los últimos meses fue evidente la impaciencia de muchos con respecto a los pocos resultados en materias de inmigración, a pesar de que Obama y el bloque demócrata del congreso han impulsado la normalización del estatus de millones de indocumentados el bloque republicano ha hecho todo lo posible por bloquear cualquier voto –ni se diga la aprobación– de cualquier iniciativa de ley en ambas cámaras del congreso.

La excusa republicana para oponerse de forma tan testaruda es la supuesta ausencia de una propuesta satisfactoria, nada más demostrando falta de voluntad para construir un marco para la reforma y engavetando el proceso mientras millones de indocumentados y sus familias siguen sin tener derechos y servicios básicos por la ausencia de mecanismos legales adecuados; servicios de salud y derechos laborales por mencionar algunos. Algunos apuntan a intereses económicos, un indocumentado amedrentado por la idea de una posible deportación es capaz de soportar los peores abusos laborales sin exigir un salario o trato justos.

La inmigración es un tema que despierta muchas pasiones en el estadounidense blanco promedio y se presta para discursos populistas que pretenden manejar la opinión alrededor del tema y han llegado hasta crear pánico en algunos círculos, no para resolverlo sino con intereses electoreros. La constante desinformación de algunos medios (como Fox News) han logrado que en muchos lugares aún exista un rechazo a los inmigrantes sin papeles y hace que no sean vistos como poseedores de los mismos derechos que cualquier otro, como los miembros productivos de la sociedad y motores de la economía que son. El discurso racista y xenófobo a menudo se oculta detrás de malas interpretaciones de la constitución y las leyes o precepciones erróneas de la contribución de toda esta gente a le economía. Muchos grupos anti-inmigración vociferan consignas calificando a alguien que ha cruzado la frontera sin una visa como un criminal que ha violado la ley, pero en realidad es un delito menor penalizado con una severidad y recursos desproporcionados, en ocasiones más que los crímenes graves. Barack en su discurso hace énfasis en que los indocumentados con antecedentes criminales no podrán optar a estos beneficios como para calmar las aguas. La respuesta republicana no se hizo esperar; hay intentos desesperados de cuestionar la autoridad de Barack a pesar de que todos sus antecesores han tomado decisiones ejecutivas similares y no es nada nuevo.

¿Se extendió Barack más allá de sus poderes ejecutivos?

No. Actúa acorde con los poderes que le asigna la constitución, crea una comisión especial para ejecutar acciones específicas en cuanto a la integración de «nuevos estadounidenses» a sus comunidades y a la modernización de los sistemas migratorios sugiriendo controles aún más estrictos en la frontera. En su discurso ha hecho un llamado a quienes en el congreso cuestionan su decisión para que se pongan de acuerdo y «pasen una ley» con una solución permanente al problema.

¿Qué gana EE.UU. con normalizar la situación legal de todas estas personas?

“There’s no free lunch” dice el popular proverbio estadounidense; se creará una base de datos con todos estos indocumentados (que ahora tendrían un permiso temporal de trabajo) unificando lo que hasta la fecha es un registro disperso e incompleto de las autoridades de migración. También toda esta gente ahora tendrá que pagar impuestos, un considerable ingreso adicional para las arcas del gobierno federal.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés) advierte en un comunicado que es una solución incompleta y que puede dañar a los seis millones de inmigrantes que han quedado fuera del alcance de la propuesta, también se incrementaría la presencia militar en la frontera dando lugar a más abusos.

Desde una perspectiva humana, este tipo de acciones –como explicó Barack en su comunicado– solo responden a los valores fundamentales sobre los que se ha construido la sociedad estadounidense

“We are and always will be a nation of immigrants”

“Our history and the facts show that immigrants are a net plus for our economy and our society”

Después de todo un poco de coherencia serviría para consolidar un sistema basado constitucionalmente en la igualdad, dándole una oportunidad a esta gente que hasta la fecha vive en las sombras y con miedo de ser deportados para que conozca el principio de la libertad, uno de los pilares fundamentales del país en donde viven

“Are we a nation that tolerates the hypocrisy of a system where workers who pick our fruit and make our beds never have a chance to get right with the law? Or are we a nation that gives them a chance to make amends, take responsibility, and give their kids a better future?”

Buen trabajo, Barack, pero se necesita una reforma migratoria formal, inclusiva y con el congreso a bordo. El bloque republicano tiene la responsabilidad de proponer una reforma digna conforme a los valores que presumen defender y dejar de entorpecer el proceso con fines electorales. Ya basta de contradicciones e hipocresías, todos son humanos, inmigrantes de los cinco continentes, desde los que llegaron a bordo del Mayflower hasta los que cruzaron la frontera anoche con una botella de agua en la mano, todos están en EE.UU. con un mismo propósito: construir, emprender, crear.

“What makes us Americans is our shared commitment to an ideal – that all of us are created equal”

¿Qué significa esto para Guatemala?

Probablemente más deportaciones ya que las fronteras estarán mejor custodiadas y se perseguirá a los que han ingresado ilegalmente después del 2010. Los guatemaltecos que cumplan con los requisitos podrán quedarse y optarán a algunos beneficios laborales y tal vez con menos dinero disponible para remesas ya que pagarán impuestos. Barack ha sido muy claro en su discurso que les interesa conservar gente calificada, al estilo de Canadá y Australia, los que llegan a EE.UU. a estudiar y vuelven a su país de origen (mermar la fuga de cerebros) quieren retenerlos en aras de la competitividad pero antes hay que limpiar la casa y asegurar las puertas.

Share.

About Author

Alejandro Echeverría

Alejandro es ingeniero, tecnólogo, fotógrafo y montañista.

2 comentarios

  1. Me habia quedado pensando en este discurso. Por un lado, no resuelve la situacion de muchos pero me lleva a preguntar…Es un tema de USA resolver el problema de todos esos emigrantes? Mi punto es que debido a la falta de oportunidades de sus paises de origen se ven obligados a partir. Estoy segura que muchos de ellos siguen alli, no por el gusto de vivir en USA, si no porque saben que si regresan hacer lo poco que ya tienen alla, sera una tarea de muchos años y de mucho mas esfuerzo.

    Como lo indicas en tu texto el “salir de las sombras”, tiene un beneficio economico implicito para USA, lo cual al final…es como “deberia de ser” no?

    A paises como Guatemala, esta “reforma” que no es reforma…les trae un impacto negativo enorme economicamente. Los ingresos por remesas van en crecimiento y representan un % importante en el PIB. Esta modificacion, hará que losingresos disminuyan por el pago de impuestos y por que muchos seran deportados. Guatemala va tarde para tomar acciones. Guatemala necesita hacerse responsable y poder ofrecerle a estas personas y a quienes aun no las tienen oportunidades de empleo y desarrollo. Es este el problema a resolver no?

    Buen articulo cuetio!

    • Alejandro Echeverría

      Tenés razón Kiki, en realidad la intención de EEUU es resolver un problema interno, quiere deshacerse de esa ‘papa caliente’ que tiene en las manos que son los inmigrantes que ya están dentro y no dejar que entren más. Desde un punto de vista racional no les interesa resolver la causa de la migración; los problemas de Guatemala (y Latinoamérica). Esta gente ya tiene una vida en EEUU y es inhumano expulsarlos o dejarlos como están sin derechos.

      Resolver el porqué la gente se va nos toca a nosotros, lo que decís del empleo y el desarrollo.

Leave A Reply