Guatecnológica

3

La tecnología avanza a pasos de gigante, la conectividad y movilidad de la información hoy tienen un rol central en nuestras vidas y la pregunta del día es si Guatemala está preparada para el futuro. Guate corre el riesgo de quedar rezagada de forma significativa en materias de tecnología si no se renueva y fortalece la infraestructura del país. Las redes de acceso móvil y fija para los usuarios finales necesitan ser verdaderamente de banda ancha y proporcionar una calidad de servicio confiable, medible, al alcance de todos y es imperante invertir seriamente en las conexiones troncales (o backbone) que nos comunican a nivel nacional e internacional. Las constantes fallas en servicios de Internet, sitios web de gobierno e instituciones privadas (sitios noticiosos por ejemplo) sugieren que no estamos preparados en materia de seguridad cibernética y que no se la da la importancia adecuada. Somos vulnerables.

Recientemente fue presentado el plan de desarrollo nacional K’atun 2032 elaborado por la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia (SEGEPLAN) el cual propone los mecanismos para impulsar el país en temas clave como infraestructura, seguridad y empleo entre otros. Me llamó la atención que el plan hace énfasis en la posición geoestratégica del país (como ellos la llaman) para aprovecharla en términos de corredor turístico, comercial, interoceánico y marítimo pero omite por completo la importancia de las telecomunicaciones. Hay una diapositiva que menciona “un territorio rural comunicado ordenado y tecnificado” sin detallar qué significa eso ni cómo se propone lograrlo. Evade tocar temas de posicionar el país como un nodo troncal de Internet o corredor tecnológico internacional, cosa que de lograrse atraería un sinfín de aplicaciones e inversiones de todo tipo hacia nuestro territorio. Es un plan poco ambicioso y superficial en toda su extensión y ausente en materia tecnológica.

Pero localmente ¿cuál es el beneficio de tener un país mejor comunicado? Por mencionar algunas de las ventajas más evidentes:

  • La descentralización de los servicios y la información.
  • Facilitación de la comunicación entre ciudadanos y funcionarios de las entidades de gobierno central y locales.
  • Reducción de costos administrativos para trámites, licencias y difusión.
  • Fomento de participación ciudadana directa y flujo de propuestas.
  • Mejoras al sistema educativo, alfabetización, acceso a capacitación técnica e innovación científica.

Estas son las bases de lo que se llama un gobierno electrónico, tendencia que ya está implementándose en varios niveles alrededor del mundo con buenos resultados. No es un lujo, es a lo que eventualmente se necesita llegar como país y para esto necesitamos empezar por mejorar cosas como

  1. Infraestructura nacional de telecomunicaciones. Tener un “100% de cobertura celular” –aunque fuera cierto– no es suficiente si no da también un servicio de internet confiable.
  2. Internet de banda ancha para todos. Sí, para todos y no solo donde es económicamente viable para los proveedores privados.
  3. Capacitación tecnológica.
  4. Mejores prácticas de seguridad cibernética para instituciones de gobierno y privadas.
  5. Innovación científica. Implementar tecnologías creadas en otras partes del mundo es importante pero adaptarla a la cultura local e innovar es un catalizador para el progreso.

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONCYT) ha propuesto algunas soluciones pero probablemente por el reducido presupuesto que se les asigna han sido difíciles de alcanzar. La apertura de la competencia en el mercado de las telecomunicaciones después de GUATEL propició avances en expansión gracias a la iniciativa privada pero no ha sido suficiente dado que la inversión para extender una red debe responder a cierta rentabilidad económica que no siempre es posible en las áreas más remotas. Es ahí donde el Estado juega un papel importante, no como proveedor de servicios sino para garantizar que el servicio llegue a todas las regiones que lo necesitan aunque el beneficio económico sea a largo plazo: verdaderamente para todos.

Share.

About Author

Alejandro Echeverría

Alejandro es ingeniero, tecnólogo, fotógrafo y montañista.

3 comentarios

  1. Abraham Barrios

    Chilero tu artículo, a ver cuándo hablás un cacho de la factibilidad concreta de una red nacional de fibra óptica e internet. Saludos

  2. Pingback: ¡Tecnología para todos!

Leave A Reply