Hablemos de sexualidad pues

0

karlaschlesingerPor Karla Schlesinger 

Como dicen que tienen que ir a estudiar la Ley de la Juventud, aquí les voy a dar un su curso para principiantes de las partes “peludas”:

  1. Los jóvenes están teniendo sexo. Todo el tiempo. Los homosexuales también. Imagínense. Bueno, no se lo imaginen. Que a ustedes les de ñáñaras no hace que deje de pasar por arte de magia. Esa es la realidad.
  2. No se puede regular la sexualidad. El Estado no puede meterse en la cama de las personas para vigilar si están haciendo algo “ilegal”. Eso suena a comunismo, chish.
  3. Eso no significa que el Estado no deba velar por la salud sexual de la población, especialmente los jóvenes. ¿Cómo se logra esto? Proporcionando toda la información disponible, de una manera científica y laica, y haciendo accesibles, si no es que gratis, métodos comprobados de anticoncepción y prevención de enfermedades de transmisión sexual (ETS).

El Estado regula por defecto la sexualidad de los jóvenes al no involucrarse o peor, al censurar estos recursos pero el impacto es negativo.

  1. No, esto no va a hacer que los jóvenes tengan más sexo (ver el numeral uno). Lo que sí va a lograr es que tengan las herramientas para prevenir embarazos no deseados y ETS.
  2. No, esto tampoco va a ocasionar más abortos. Al igual que 1+1=2, la educación sexual sumada a los métodos anticonceptivos equivale a menos abortos. Así de simple. Los datos son sólidos. Los países con mejor educación sexual tienen los índices más bajos de aborto, madres adolescentes y ETS. Ah sí, la abstinencia no funciona. Imitemos lo que funciona en otras partes.
  3. La educación sexual también es vital para combatir la epidemia de machismo y violencia sexual, alimentada por dogmas religiosos y aspectos culturales como el concepto de la virginidad, “me da pena pedirle que use preservativo”, “si sabe mucho de este tema es porque es puta”, etc.
  4. La educación sexual no les va a “meter ideas” a los jóvenes, ni va a empujarlos al “libertinaje” (a ver si alguien me explica qué significa esta palabreja). La educación sexual es como cualquier otra educación: informa, para que los jóvenes tengan las herramientas para tomar sus propias decisiones en el aspecto sexual de sus vidas. No se puede ser responsable cuando se es ignorante.
  5. Pero la “inversión extranjera”… Por favor señores, un poco de seriedad. ¿No ven que ya somos el hazmerreír del mundo, con nuestras mojigaterías y malinchismos? Lo más importante son nuestros niños y nuestros jóvenes y les estamos fallando horriblemente.

¿Qué clase de país queremos ser? ¿Ese país lleno de maras y niñas embarazadas que ya somos? ¿Ese país tan subdesarrollado en que la única inversión extranjera que vamos a atraer es la de los explotadores y expoliadores inescrupulosos sin el menor interés por nuestro desarrollo?

  1. ¿Pero de dónde va a salir el pisto? Me van a decir. Pues no sé. Hagan su trabajo. Acaben con la corrupción, las mafias y los monopolios. Pisto hay. Búsquenlo.
  2. Se me ocurre además que sería más barato poner un tonel de preservativos gratis en cada esquina de cada ciudad y cada pueblo que seguir llenándonos de niños desnutridos –que si sobreviven– en pocos años serán ciudadanos ignorantes si no es que delincuentes. Véanlo como una inversión. Estamos tardísimo, pero más vale tarde que nunca.
  3. Las Iglesias patalean y patalearán contra la educación sexual. ¿Por qué será? Sus razones tendrán, pero a lo que no tienen derecho es a incidir en las políticas públicas. Nuestro Estado es laico, no se les olvide.
  4. Una educación sexual laica y científica no es para escandalizar. Los padres que se oponen a ella bien podrían aprender algo también. La falta de comunicación sana y abierta sobre estos temas hace mucho daño. ¿Acaso no todos los padres queremos que nuestros hijos tomen buenas decisiones en sus vidas? La única manera de lograrlo es proporcionando la información, claramente y sin tabúes ni prohibiciones. Si uno ya les inculcó valores y respeto propio, no hay nada que temer.
  5. Lo que hemos venido haciendo hasta ahora no funciona. ¿No será hora de probar algo nuevo?
Share.

About Author

Firma Invitada

Autores invitados y colaboradores en la página de El Salmón

Leave A Reply