Historias al vapor IV (Micro relatos al final de este año)

0

El año concluye pero la vida mantiene su curso entre contradicciones y limitaciones, entre retos y desafíos cotidianos, producto de una sociedad como la guatemalteca en la que todo puede pasar y nada puede pasar. El fin de año marca el final de doce meses pero el tiempo no existe fuera de la noción de los humanos, y siendo así les comparto tres pequeños mini relatos, de esos que recojo entre el vapor de la sala de sauna, que invisibiliza los rostros de sus autores. Las tres pequeñas historias sintetizan la decrepitud y la impunidad de una sociedad que sobrevive con un Estado que apenas existe.

Feliz año desde esta corriente que trata de ser contraria al orden establecido, al pensamiento hegemónico, al consumismo que nos consume, a la uniformización del modelo cultural que se impone, al inmenso vacío que produce un lugar sin Estado; a lo privado que se hace norma; a la crítica facilona y ecualizada para que todo quepa y nada quepa; a la mediocridad y al doblemoralismo religioso que se cuela por todos lados.
Relato I

–¿Vos por qué crees que los policías de la PMT no aceptan mordida? ¿Será que tan bien les pagan vos?

–No creo, yo pienso que se los tienen bien terapiados vos.

–Los que sí aceptan son los de la nacional. Tengo un amigo que es cadete de ese cuerpo y me dijo el otro día que está contento porque al graduarse empezará a hacer su casita a base de puras mordidas vos.

–¿…vieron el video que anda en las redes sobre el tira de la PMT? Resulta que un policía de tránsito le hizo el alto a un carro y este se quiso escapar para evitar la multa. Al verse retado el policía, este lo empezó a torear pero el carro lo embistió y el policía terminó agarrado del capó del carro y se lo llevó carroceado por varios metros hasta que el policía le empezó a golpear el vidrio.

–A ese chavo seguro le clavaron una multa de varios miles vos.

–…es que los de tránsito son lo peor vos.

–Mucha es que la calle es una selva.
Relato II

–Mirá, yo creo que la actitud es la de “machete estate en tu vaina”; les contaré un hecho que me pasó en la calle: iba yo conduciendo carretera al Salvador, la misma que va a Barberena pues, y en eso me alcanza un carro de esos modificados para correr, en el carro iban dos chavos rapados y acelerando para que los dejara pasar.
Yo iba con mi mujer y tuve un mal presentimiento y los dejé pasar, seguro esos chavos tienen cuete, pensé. Luego esos trataron de hacer lo mismo con un pick up grande manejado por un sombrerudo que solo les sacó la mano y les dijo con señas “pasá encima”. Muchá, a la tercera insistencia de los chavos, los del pick up sacan tremendas armas, se detienen en seco y yo solo pensé: “ya tronaron los tiros y alguno me va a caer”. Para no hacer largo el cuento, los sombrerudos golpearon a los rapados y les hicieron quitarse el pantalón y les quitaron la llave de su nave.

Yo solo pasé frente a ellos y pensé, “de la que me salvé”, vos.

Relato III

–Tiene razón aquel muchá, uno ya no está para fajarse con cualquiera, ya hay que pensárselo y hay que aceptar que uno ya no es joven pues. Yo boxeaba y hacía kun fú y me rompía la cara con cualquiera cuando era chavo, pero hoy ya me la pienso y creo que hay que aceptarlo con humildad muchá. El otro día un ladrón le robó el celular a mi mujer y yo que salgo disparado corriendo tras él. Luego de varias cuadras ya no me daba el aire ni las piernas y pensé qué mula… Hasta mi mujer me dijo, “como sos de bruto”, si el ladrón se dedica a eso, vos no.

Share.

About Author

Julio Donis

Guatemalteco, nací en Xela en la primavera del 68´y desde los cuatro años me llevaron a la capital. El consumismo es la principal actividad del ser humano moderno, y es la que nos llevará a la extinción como especie. Propongo romper lo establecido, no conformarse con las respuestas porque son mejores las preguntas. La realidad impone buscar las raíces de todo, hay que radicalizarnos. Soy sociólogo de formación y mi experiencia profesional ha sido en programas de fortalecimiento y reforma a la institucionalidad del sistema de partidos políticos, del sistema electoral y del sistema parlamentario. Me expulsaron del único periódico vespertino que existe por escribir contra corriente, y ahora escribo en El Salmón.

Leave A Reply