Ideologías, repúblicas y la mujer de rojo

5

En el marco del 1er Parlamento iberoamericano de la juventud, organizado por la Red Iberoamericana Líder –a quién tardíamente escribí para saber cuáles eran los criterios para definir alianzas con universidades y si tenían una ideología asumida, y que transcribiré su respuesta si ésta llega–, existió representación de Guatemala. Este parlamente, al igual que la Red tiene como intención acercar organizaciones juveniles de Latinoamérica y España con el afán de contribuir a los procesos democráticos, a la defensa de los derechos humanos y a la pluralidad de pensamientos políticos.

Escuché con atención la intervención de la delegada de Guatemala. Más allá de lo que piense personalmente y comparta (o no) con la exponente, me gustaría limitarme a la reflexión política que me surge. Esto no es personal, sino un debate de ideas como ella motiva a que exista, que pueda, desde otra perspectiva, sumar a lo que con sentido crítico mi generación puede comenzar a formarse como opinión ciudadana responsable. Hecha la salvedad, entrémosle a lo importante.

Me interesan los conceptos políticos de los que se echa mano en la exposición de la Licda. Álvarez. Más allá de la propuesta de combatir el “populismo” con tecnología, me quisiera restringir a hablar de dos cosas: ideología,  y  populismo / república, capital que se dibuja como la propuesta electoral del Movimiento Cívico Nacional de cara a las próximas elecciones.

La ideología es como llamamos a ese “conjunto de representaciones imaginarias que el sujeto establece entre él  sus condiciones de existencia”, dice Mario Roberto Morales. Es decir, la ideología existe aunque no estemos muy cómodos con ella, y es necesaria para entendernos en el plano político, cómo entendemos que debemos organizarnos para vivir en sociedad, cuáles son los valores que deben regir  una sociedad, dando vida a una sociedad. Decir que el debate de las ideologías se debe suprimir, es decir que el debate de las ideas no debe darse. De hecho la ponente hace gala de su ideología para argumentar su reflexión, promueve la libertad y la propiedad privada como valores supremos que el Estado de Guatemala debe defender, y que de hecho ya defiende.

Hay quienes creemos que estos no son los valores que se deben poner como prioridad en la realidad guatemalteca. No hay propiedad privada que en Guatemala no sea producto del trabajo y la apropiación barata del esfuerzo de muchos trabajadores, por ejemplo.  La ideología tiene que ver con cómo pensamos. Decir que no debemos hablar de ideología, no solo es contradictorio, sino que supondría que aceptáramos sin cuestionar la ideología de alguien más. A eso no estoy dispuesta, espero que seamos muchos, porque en este país siempre ha existido una ideología conservadora, que le pela la vida de los otros, que no contextualiza en la historia, que mantiene la manera en cómo se hace país.

El populismo es normalmente ligado a líderes políticos que solo actúan como el pueblo quiere, sin realmente transformar las condiciones estructurales de las condiciones que mantienen a una sociedad tal y como es. De eso conocemos cada cuatro años. Sin embargo, República somos desde 1847, como una forma de gobierno, muy lejana a la que hablaban los griegos como Platón y que está más cercano a lo que hoy llamamos comunismo que la sociedad que la que la exponente busca construir en Guatemala. Así lo dice la historia y por lo que veo desde ese tiempo para acá la república poco ha hecho en resolver los problemas desde su raíz. Entiendo que de la república seduce también lo que se entiende por el gobierno de la ley –en contraposición con la democracia, en tiempos antiguos, que era el gobierno del pueblo–, pero hoy es anacrónico hablar de que le república no se ha complementado con la democracia. República, hoy, no es contradictorio con la democracia, ambos conceptos comparten principios y mecanismos.

Al escuchar a la representante del Movimiento Cívico Nacional, más allá de la propuesta que lanza sobre tecnología, creo que hay que contextualizar política e históricamente los conceptos políticos básicos. Si no lo hacemos, estamos en riesgo de que nos den, otra vez, atol con el dedo.

Share.

About Author

Gabriela Carrera

Siempre es difícil decir quién es una. Soy la más pequeña de tres hermanos (un abogado, un agrónomo y un cura) y soy la única mujer (que duda de las leyes, no le gusta la berenjena y su vida espiritual es un reto). Estudié Ciencias Políticas y todavía pienso que tengo pendiente estudiar la literatura y todos sus secretos. Me gusta pensar en que se puede construir, poco a poco y con mucha paciencia, una Guatemala diferente y esa es mi mayor motivación para escribir en El Salmón. Agradezco las muestras pequeñas de la vida que me hacen seguir creyendo en la humanidad, y por eso busco en el fondo de la Cajita de Pandora muy seguido.

5 comentarios

  1. Ana Raquel Aquino on

    Lo más preocupante de la intervención de Gloria Álvarez es la confusión de conceptos básicos respecto a República y Democracia. No son conceptos excluyentes el uno del otro. Si bien es cierto que la República es la forma de gobierno que se basa en la soberanía de la ley, la división y control de poderes, etc. La democracia es la soberanía que radica en el pueblo a través de diferentes ejercicios donde lo legitima. Nuestra Constitución explica en el art. 140 que el sistema de Gobierno es: republicano, democrático y representativo. Entiendo el sentido amplio de la afirmación “combatir el populismo con la República”. Aun así hay un traslape en definiciones. El mismo marco legal guatemalteco (el republicano) indica que la legitimación del poder soberano recae en el pueblo pero su ejercicio está sujeto a las limitaciones constitucionales y demás leyes (art.152 CPRG). La conclusión: dejemos que personas con conceptos tergiversados y poco fundamentados nos representen a nivel internacional, transmiten ideas a medias e incorrectas. (Ojo que no quiero decir que no estoy de acuerdo, parcialmente).

    • Gabriela Carrera
      Gabriela Carrera on

      Ana Raquel,
      Agradezco tu comentario. Lo comparto, completamente. La representación en el parlamento solo lo pongo como contexto. La verdad es que si ella nos representa no me levanta ninguna pena patria, digamos. No me siento parte de esa idea país que ella representa. En fin… es amplio ese tema.

      Pero, lo que si me preocupa es la propuesta que comienza a tomar vuelo en Guatemala. EStoy casi segura, que esta propuesta será parte de la propuesta electoral del MCN. La confusión de conceptos, sobre todo el de la república que no es tan “sonado” ni comprendido por la ciudadanía, puede verse como algo novedoso. Creo que no tener claridad política en los conceptos, puede ser un mecanismo muy facilón para venderse (a nivel urbano en donde parecer omnisapiente es una fachada intelectualoide que hace parte de muchos).

      Dejemos que nos “representen” hacia afuera, pero no dejemos que hacia adentro eso determine ideologicamente que pensamos ni qué haremos en las próximas elecciones

    • Del dicho al hecho hay mucho trecho, Un gobierno republicano, es el basado en el imperio de la ley, limitando la democracia, en defensa de las minorías, siendo la minoría mas pequeña el individuo, pero en el primer articulo de nuestra constitución plantea “el bien común”, como fin… y luego mas adelante plantea que el interés social es sobre interés individual (punto)… y lo demás es solo adorno,…como que somos un país “republicano”… cuando se prima el derecho social (colectivista) o democrático… en si se puede decir que contrario a que se limite la democracia, se limita la republica… y wala ahí tienes el caos, vacíos legales,…etc..etc..

      Republica y democracia, no son excluyentes, en si la democracia sola se convierte en dictadura, para evitar esto surge la republica, o sea que la “republica existe porque hay democracia”, pero la democracia en si puede existir sin republica, pero es algo muy peligroso, eso lo descubrieron los griegos hace muchos siglos…

      Yo creo que tus conceptos son muy poco profundos… con muy poca validez… pero buen intento…

      Que sigan las citas de las constitución…

  2. NO, No y no… La idea de la Republica surgió en la antigua Grecia para limitar la Democracia, la republica no elimina la democracia, pero evita que en nombre del pueblo se cometan atrocidades,… o sea que la Republica es el imperio de la Ley, si, pero surge para defender a las minorías de las mayorías (democracias), y la minoría mas pequeña que existe es el Individuo… sencillo, no se porque tanto pero… los Griegos se dieron cuenta de eso, la democracia sin limitaciones es causante de dictaduras (el gobierno de las mayorías)… por eso es importante la republica, no para que desaparezca la democracia, sino para guiarla y limitarla a los hechos en que sea necesaria.

  3. Aquí -Argentina- también ha tenido cierto moderado éxito fugaz la dama de rojo, particularmente entre la clase media, poco dada a tomarse los conceptos de otro modo que no sea superficialmente y gustosos más del efecto que de la sustancia. Que de eso abunda en los panfletitos de la sra., sofisticados artefactos de fácil digestión. En el más literal sentido de la palabra sofisticado.

Leave A Reply