Incitar al odio no es libertad de expresión

1

El 26 de agosto de 2013, el Procurador de los Derechos Humanos, luego de una exhaustiva investigación, concluye declarar violador de derechos humanos a Ricardo Méndez Ruíz porque sus publicaciones, declaraciones y alusiones en distintas redes sociales, de manera personal y a titulo de presidente de la mal denominada Fundación contra el Terrorismo incitan al odio y promueven la violencia contra organizaciones sociales, populares, comunitarias y defensores, defensoras de derechos humanos en el país.

En esta importante resolución del Procurador de los Derechos Humanos plantea que la difusión de mensajes en redes sociales, declaraciones publicadas en diversos medios de comunicación, pasquines o libelos insertos en un medio de comunicación escrita por parte de Méndez Ruíz y la Fundación en cuestión, “forman parte de una estrategia articulada para difundir un discurso de odio que pretende degradar, intimidar, promover prejuicios o incitar a la violencia contra individuos por motivos de su pertenencia a un sexo, edad, grupo étnico, nacionalidad, religión, orientación sexual, identidad de género, opiniones y posiciones políticas e ideológicas, estatus socioeconómico, ocupación, apariencia o imagen.” (1)

Es evidente que las y los que presentamos la denuncia contra Méndez Ruíz y la mal llamada Fundación, lo hicimos conscientes de que el Estado guatemalteco ha ratificado todo un instrumental legal y derechos humanos que protege, reconoce y garantiza el libre ejercicio a la libre emisión del pensamiento y de expresión. Sin embargo, también lo hicimos consientes de que este fundamental derecho y libertad tiene límites en la medida que la generación de opinión o los argumentos vertidos no dañen, ni provoquen vulneración alguna a la dignidad de las personas. De esa cuenta y luego de una larga lista de publicaciones por parte del señor en cuestión, recurrimos a la instancia rectora en materia de derechos humanos, para que según su mandato pudiera realizar la investigación pertinente y de considerar resolviera condenando moralmente a los implicados en la violación a los derechos humanos.

Aun y cuando la resolución del Defensor del Pueblo es clara en cuanto a los hechos y los responsables de la violación de Derechos Humanos, Méndez Ruíz apela la misma frente a la Corte Suprema de Justicia, misma que resuelve el 17 de diciembre del 2014 y establece que no procede su amparo en la medida que: “Al analizar los hechos contenidos en las denuncias presentadas por las personas y organizaciones protectoras de los derechos humanos en Guatemala…se determina que el Procurador de los Derechos Humanos al emitir la resolución…actuó conforme sus facultades legales y cumplió con su finalidad de defender los derechos humanos … “ (2) Por dichas razones expuestas la Corte Suprema de Justicia –CSJ– estimó que la acción de amparo por parte de Méndez Ruíz no era procedente y por ende la rechaza.

A su vez, la CSJ al emitir su resolución contraria al hoy violador de derechos Humanos Méndez Ruíz, decide condenarle al pago de costas judiciales y le impone una multa al abogado Moisés Galindo, en tanto le auxilió en esta improcedente acción.

Ahora no conforme con la resolución de la CSJ que deja en firme la resolución del PDH, el Violador de Derechos Humanos Ricardo Méndez Ruíz recurre a la Corte de Constitucionalidad. Es importante señalar que la próxima semana estará presente en el país el Relator sobre la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos –CIDH– y por lo tanto darle a conocer las acciones que esta Fundación y el personaje en cuestión realizan para incitar al odio.

Esperemos que estas acciones emprendidas por defensores y defensoras de derechos humanos tendientes a que se respete el Estado de Derecho y que las ideas puedan expresarse con responsabilidad, con argumentos científicamente válidos o posiciones políticas e ideológicas de altura puedan ser vertidas en plena libertad e ir poniendo coto a quienes con violencia y odio pretenden vulnerar la dignidad de las personas. Sirvan también estas acciones para impedir que este tipo de asociaciones, tales como la “Fundación contra el Terrorismo” y/o la recién constituida “Fundación contra el Terrorismo Mediático” puedan desarrollar su trabajo contrario a cualquier aspiración democrática.

La defensa de la resolución del PDH significa comprender que la incitación al odio siempre ha estado detrás de las grandes crisis que la humanidad ha atestiguado, tales como los genocidios en Alemania, Ruanda y Guatemala, entre otros.
(1) Expediente REF.EXP.ORD.GUA.8184-2012/DCP. Acumulados: REF.EXP.ORD.GUA.2061-2013/DCP; REF.EXP.ORD.GUA.2433-2013/DCP; REF.EXP.ORD.GUA.3554-2013/DCP; REF.EXP.ORD.GUA.3632-2013/DCP.

( 2) Corte Suprema de Justicia No. 1493-2013.

Share.

About Author

Jorge Santos

Hombre guatemalteco, centroamericano y profundamente latinoamericano, defensor de derechos humanos, amante de la vida, la esperanza, la humanidad y fiel creyente que otra Guatemala es posible.

1 comentario

  1. Qué pena da todo esto, bueno hace un rato comentaba.. que el único limite de un derecho es otro derecho… en todo caso un acto es considerado delito cuando atenta contra un derecho, principalmente contra estos tres: Libertad, Propiedad y la vida… y la dignidad se mide con esos tres derechos principales, o sea cuando alguien goza plenamente de la libertad, de su propiedad y su vida…
    ..
    La libertad de expresión sea cual sea la opinión vertida (nos guste o no) debe de ser defendida, si esta no limito otro derecho, no puede ser perseguida legalmente.. o sea, si mi opinión no violento: la libertad, propiedad y vida de nadie.. sigue siendo una opinión que entra dentro de la libertad de expresión, no se puede condenar “bajo supuestos”.. como dice la secretaria de los derechos humanos, lo cual constituye una violación al derecho de Méndez Ruiz (hay que ser honestos)… y si esta condena sigue en pie, imagina a cuanta gente se puede condenar.. empezando por el Salmón cuando incitan al odio (en mi opinión) contra los Capitalistas… da miedo, esta resolución violatoria del debido proceso y del derecho, es síntoma de violaciones a la ley…(y en todo caso si fueran publicaciones difamatorias, el debido proceso indica que tiene que ir a un tribunal de prensa -creo-)…
    .
    Saludos cada vez da mas asco el sistema de justicia de Guatemala…y dan mas asco los que no RAZONAN y no pueden ser HONESTOS por su ceguera intelectual… justicia es justicia…

Leave A Reply